Fandogamia Editorial y Maka Mochida nos presentan La brujita oficinista, una historia de crecimiento personal y profesional aderezado con un toque de romanticismo y mucha magia. ¡Cuidado con los spoilers!

El trabajo no siempre es lo que esperamos. Un ambiente monótono que muchas veces nos exige dedicarle más horas de las que se remuneran a final de mes, que nos exige esfuerzos físicos y mentales que en ocasiones nos pueden sobrepasar y que terminan siendo perjudiciales para la salud. Pero también es un espacio en el que crecer personal y profesionalmente, donde conocer a personas que pasan a formar parte de nuestras vidas y donde, quién sabe, se puede encontrar el amor. Hoy nos adentramos en una obra que rebosa magia y buenas vibraciones por los cuatro costados. Una historia de crecimiento personal y profesional protagonizada por un empleado y su encargada en la que su hermoso y cuidado dibujo te lleva flotando de una página a otra hasta que, sin darte cuenta, has devorado el tomo entero. Hoy volamos directamente hasta el primer volumen de La brujita oficinista, manga creado por Maka Mochida)

“Eres libre de sentir y hacer lo que quieras”

Shizuka es una oficinista tímida pero muy trabajadora que, además, tiene poderes de bruja. Con sus habilidades es capaz de prepararse para ir al trabajo en 3 minutos y llegar a tiempo, mover muebles, calentar bebidas o volar en su escoba para desplazarse sin sufrir las aglomeraciones del transporte público de Tokio. Es en su trabajo donde conoce a Misono, un compañero que es bastante escéptico con eso de tener a una bruja por compañera y, encima, encargada. Sin embargo, tras ayudarle en unas cuantas ocasiones, Misono comienza a ver a Shizuka como una gran personita a la que le falta un empujón para imponer sus deseos y anhelos frente a los abusos contantes de los demás, quienes ven en ella un método rápido y barato de alcanzar objetivos concretos. Con su apoyo mutuo, ambos serán capaces de encontrar su lugar y aclarar sus sentimientos mientras el ajetreado ritmo de la ciudad les ayuda a avanzar día a día.

La brujita oficinista

La brujita oficinista (Majo-senpai Nippou) es un manga firmado por Maka Mochida que comenzó a publicarse en la app Manga Cross (Akita Shoten) en 2018, finalizando en 2020 con un total de dos tomos recopilatorios. En abril de 2022 la autora inició una continuación en la propia app. En el caso de España, Fandogamia Editorial anunció que tenía esta licencia durante su conferencia en el 27 Salón del Manga de Barcelona. Tras varios meses de espera y unos cuantos cambios de fecha, por fin tenemos entre manos el primer tomo de este esperado título que ha llegado para ablandarnos el corazón y enamorarnos de la buena de Shizuka. Y todo por un precio bastante competitivo actualmente en el mercado del manga en castellano: 8 euros el tomo.

Sobre la autora

Maka Mochida es una autora de manga cuya carrera profesional no comenzó hasta el año 2018. Fue entonces cuando comenzó 13-nengo no Kimi, una historia de romance y fantasía que se compone de dos volúmenes. También en 2018 fue cuando Mochida creó la serie de la que hoy os hablamos, Majo-senpai Nippou (La brujita oficinista). Actualmente esta historia sigue abierta y tiene en Japón dos tomos a la venta. Los episodios se pueden leer en la app Manga Cross, propiedad de la editorial nipona Akita Shoten.

La brujita oficinista

Edición de La brujita oficinista Vol.1 por Fandogamia Editorial

Fandogamia Editorial ha sacado al mercado este primer volumen de La brujita oficinista dentro de la línea Yamanote en formato tankoubon B6 rústica de tapa blanda con sobrecubierta. La portada, como no podía ser de otra manera, resulta de lo más llamativa gracias a la presencia de los dos protagonistas, Shizuka y Misono, volando sobre la escoba en un ambiente de lo más íntimo y cercano. En la contraportada podemos encontrar una breve sinopsis de la obra acompañada de Komachi, la inigualable y escéptica iguana compañera de Shizuka. El tomo, impreso en sentido de lectura oriental, se compone de unas 160 páginas en blanco y negro.

El volumen está formado por cuatro apartados bien definidos y diferenciados. En primer lugar tenemos el índice, base que estructura los contenidos del tomo. A continuación nos encontramos con el grueso del volumen, es decir, la historia de La brujita oficinista. Se trata de un amplio apartado compuesto por 24 minicapítulos en los que se va narrando la historia principal de la obra y en la que el lector va conociendo a Shizuka y a Misono y la relación que se va estableciendo y afianzando entre ellos. Le sigue una publicación inédita, un minicapítulo en el que se cuenta cómo fue ese primer año de Misono en la empresa y cómo consiguió hacerse un hueco y ganarse la confianza de sus compañeros a pesar de su huraño carácter. El ejemplar lo cierra un epílogo que no es más que una hoja de agradecimientos de la autora ilustrada por una imagen de Shizuka y Misono.

La traducción al castellano del volumen está firmada por Sagoru, en lo que es un magnífico estreno para la editorial. De hecho, nos ofrece una traducción muy sencilla y fácil de seguir, captando con mucho acierto y buen tino el carácter de cada uno de los personajes, así como su evolución a lo largo de los capítulos del tomo. Si nos centramos en el conjunto de la edición que nos presenta Fandogamia Editorial, esta cuenta con un buen acabado final, con una alta calidad de impresión y una disposición de textos claros y bien justificados que facilitan la lectura. Además, el tomo viene acompañado de un marcapáginas exclusivo. Si aún no tienes claro si darle una oportunidad a la obra, la editorial ha puesto a disposición de los lectores en su página web las primeras páginas de la obra para que podamos valorar el trabajo final.

La brujita oficinista

Valoración personal

Hay que destacar que, para ser uno de sus primeros trabajos, Maka Mochida demuestra talento a raudales. La brujita oficinista es un romance lleno de fantasía que presenta al lector una historia slice of life en la que la magia está muy presente y en la que, más allá de la trama, el dibujo entra por los ojos y enamora a primera vista. La verdad es que la historia es bastante común y la hemos leído infinidad de veces en distintos formatos: oficinista conoce a su superior, la cual le parece una incompetente, y que acaba descubriendo su buen corazón y se termina enamorando de ella, sentimientos que terminan siendo correspondidos. El componente que marca la diferencia en esta historia es, precisamente, la inclusión de la magia como elemento determinante que ayuda a presentar las personalidades de los personajes y, justamente, a cambiar su forma de pensar y de actuar y a acercar posturas. Además, la magia es imprescindible para explicar las situaciones de abuso que sufre Shizuka, o los rencores personales de personajes sin magia, como es el caso de Hiwatari, el exnovio de Shizuka. Es por ello que sin la magia la obra no sería la misma, ni contaría con las mismas cargas dramáticas y humorísticas de que hace gala a lo largo de sus páginas.

En cuanto al dibujo, como ya he dicho, parece mentira que siendo una de las obras iniciales de la autora este demuestre tanto cuidado y mimo en el diseño de cada escena, lo que demuestra el talento innato de la autora y su capacidad para crear ambientes de lo más especiales. Personajes de trazos finos y mayormente curvos que resaltan su juventud y su dulzura (aunque algunos de ellos sean en realidad caramelitos envenenados), con ojos llenos de luz y expresividad. Además, muchas de las escenas más especiales e íntimas van acompañadas de una tira de estrellas que dan un toque especial y personal a la obra.

La brujita oficinista

Los personajes son otro elemento importante a tener en cuenta. Misono es un hombre con un carácter bastante arisco que, conforme pasa el tiempo y conoce mejor a Shizuka, se vuelve mucho más amable y atento, dando lugar a unos sentimientos que jamás pensó que desarrollaría por una bruja. Por su parte, Shizuka es una chica a la que le cuesta decir que no a la gente, pero que con la ayuda y los consejos de Misono consigue encontrar esa valentía para imponer sus deseos y fortalecer su carácter. De esta manera, ambos personajes se presentan como complementarios, siendo ese punto de bondad y tolerancia o esa determinación y decisión que les falta a cada uno de ellos y que se ofrecen de manera mutua con total transparencia y confianza.

En cuanto a la edición, como ya se ha mencionado, cuenta con un destacado acabado final que deja ver su calidad tanto de continente como de contenido. Una buena y cuidada edición que ofrece una traducción acorde, ajustada al contexto de la historia, a la situación cambiante de los personajes y que se deja leer con facilidad tanto de seguido como a tramos según del tiempo que dispongamos para dedicarle (aunque ya os aviso que una vez que empiezas es difícil parar hasta el final porque se lee solo).

En definitiva, La brujita oficinista es una tierna apuesta que nos llega de manos de Fandogamia Editorial y que nos presenta el saber hacer de Maka Mochida en un tomo ligero, de esos que apetece leer en épocas tan agobiantes como la actual, y que nos deja un muy buen sabor de boca y un cosquilleo agradable en el corazón. Una obra que te deja con ganas de más y que te devuelve la fe en la magia.

La brujita oficinista