Norma Editorial, Kanehito Yamada y Tsukasa Abe nos traen Frieren, la historia de una elfa maga a la que le queda mucha vida por vivir y un gran pasado que recordar.

Los héroes y heroínas suelen ser personajes con una gran fortaleza tanto física (aunque no siempre se demuestre visualmente) como mental y unos valores y convicciones férreos y siempre acertados, ubicados por lo general en el lado del bien. Son personajes que despiertan interés, con los que suele ser sencillo empatizar, a los que consciente o inconscientemente das tu apoyo silencioso mientras devoras su historia, siempre única, aunque en un análisis más pormenorizado se pueda mostrar parte de la esencia original de obras precedentes. Sin embargo, ¿qué queda de estos personajes cuando han cumplido su misión y pueden empezar a disfrutar de la vida y de la paz que han logrado con su sacrificio y esfuerzo? Este es precisamente el punto de partida de la obra que analizamos en esta entrada. Una historia diferente, mucho más tranquila y sosegada, en la que se explora el estilo de vida que le espera a alguien que ha salvado el mundo y que puede dedicarse a disfrutar de la paz lograda. Con una trama en la que destaca el slice of life y con un dibujo hermoso, equilibrado y dentro de los cánones habituales, Kanehito Yamada (guión) y Tsukasa Abe (dibujo) exploran una vía poco conocida en los shonen de acción para dar visibilidad a lo que hacen los protagonistas de los mismos una vez cumplida su misión. Con un tono desenfadado en el que cobran peso elementos como la mortalidad, el paso del tiempo, la nostalgia o la huella que dejamos tras nosotros una vez desaparecemos de este mundo, estos dos autores dan forma a una obra en la que la magia está presente en cada una de sus páginas. Hoy nos adentramos en los pormenores del primer volumen de Frieren.

“Me alegro de haber vivido esta aventura junto a vosotros”

Frieren

El héroe Himmel, el guerrero enano Eisen, el clérigo Heiter y la maga elfa Frieren han pasado diez años en una expedición que ha concluido satisfactoriamente con la muerte del Rey Demonio. Gracias a su proeza, los cuatro han sido reconocidos como los salvadores del mundo que han dado paso a una nueva era de paz. Pero, ¿qué harán una vez que la misión ha concluido? Los humanos Himmel y Heiter tienen claro que su tiempo es escaso y más limitado que el de sus compañeros. Por su parte, Frieren quiere seguir investigando y aprendiendo acerca de la magia que tanto le gusta, pero ¿qué son 50 años para un ser casi inmortal? Así comienza una historia en la que una elfa con grandes poderes iniciará un viaje para conocer mejor a esos seres tan efímeros conocidos como seres humanos y entender lo que significa realmente “vivir”.

Frieren (Soso no Frieren) es un manga creado por Kanehito Yamada (guión) y Tsukasa Abe (dibujo) que comenzó a publicarse en las páginas de la revista Shuukan Shounen Sunday (Shogakukan) en el año 2020. Actualmente sigue abierto en Japón y con ocho volúmenes recopilatorios en el mercado. En el caso de España, Norma Editorial aprovechó su presentación de novedades y nuevas licencias en el 27 Manga Barcelona para comunicar que tenía los derechos de publicación de esta historia que se inicia donde la mayoría de obras se dan por concluidas. Tras varios meses de espera en mayo de 2022 se puso a la venta el primer tomo de esta historia que podemos encontrar en tiendas especializadas y en la web de Norma Editorial a un precio de 9 euros.

Sobre los autores

Kanehito Yamada inició su carrera profesional como guionista de mangas en 2013 con la obra Nanashi wa Ittai Dare Deshou?, un drama de misterio compuesto por cinco tomos que se publicó en la revista Shounen Sunday S (Shogakukan) y que realizó en colaboración con Kousuke Okazaki. En 2016 llegaría la comedia de ciencia-ficción Bocchi Hakase to Robot Shoujo no Zetsubou Teki Utopia, realizada en solitario y compuesta por dos tomos recopilatorios que anteriormente se publicaron en la Sunday Web Every. Finalmente, en 2020 dio inicio al slice of life de fantasía Frieren (Soso no Frieren) en colaboración con Tsukasa Abe. En cuanto a Tsukasa Abe, su trabajo más destacado como ilustrador es, precisamente, Frieren.

Frieren

Edición de Frieren Vol.1 por Norma Editorial

Norma Editorial ha sacado al mercado el primer volumen de este manga de fantasía y aventuras en formato rústica con sobrecubierta y un tamaño de 11,5 x 17,5cm. La portada llama la atención por presentar a los cuatro héroes que derrotaron al Rey Demonio, aunque la obra se va a centrar única y exclusivamente en una de ellos. El tomo se compone de casi 200 páginas en blanco y negro, aunque incluye 10 páginas a todo color tanto al inicio como intercaladas a lo largo del mismo.

El volumen en sí está formado por siete capítulos en los que se presenta a los personajes principales, prestando especial atención a la elfa maga Frieren, que es quien va a llevar en adelante el peso de la trama. En este primer tomo no solo se presenta a los cuatro héroes que salvaron al mundo, sino que también se va planteando un escenario que va mostrando temas de especial sensibilidad y repercusión para el desarrollo de la personalidad de Frieren, tales como lo efímero de la vida (principalmente la humana), el miedo a la muerte o la necesidad de establecer y estrechar vínculos con las personas queridas mientras estas están vivas. Todo ello temas que, a pesar de su longevidad, afectan directamente a Frieren y a su forma de ser y de interactuar con el mundo en el que vive. En este escaso espacio el lector se hace una idea de lo que se va a encontrar en los siguientes tomos y puede evaluar el rumbo que va a tomar la historia, la cual da pequeños saltos en el tiempo para mostrar cómo fue esa convivencia de los cuatro héroes y qué aportó su compañía a la actual maga elfa.

Frieren

En cuanto a la traducción al castellano, esta la firma Victor Gomà (Daruma Serveis Lingüístics, SL), quien ha realizado un trabajo más que destacable. Como ya es costumbre, la edición en castellano destaca por incorporar vocabulario sencillo y asequible para todos los públicos. Si nos centramos en el conjunto de la edición que nos presenta Norma Editorial, esta cuenta con un buen acabado final, con una alta calidad de impresión en páginas de alto gramaje y una disposición de textos claros y bien justificados que aligeran y facilitan la lectura.

Valoración personal

Estamos más que acostumbrados a leer historias en las que personajes llenos de poderes, valor y una determinación inquebrantable afrontan peligros y adversidades de todo tipo para, finalmente, salir victoriosos en su empresa, ya sea salvar el mundo o cumplir con éxito una misión concreta. No obstante, no es tan habitual encontrarse con una obra que, precisamente, obvia toda la acción y aventura del proceso para iniciarse justamente al final de este, cuando el malo de turno ha sido vencido y el mundo ha alcanzado ese momento de paz tan ansiado y necesario. Es precisamente este hecho el que supone el mayor punto a favor de esta historia que da de lado la beligerancia de la guerra para mostrarnos un día a día cotidiano de lo más normal y tranquilo, salvando las excepciones de que la protagonista va perdiendo a sus compañeros de batalla debido al inexorable paso del tiempo. Así pues, el lector encuentra en Frieren un título diferente que se toma la historia de esta maga elfa a otro ritmo mucho más pausado, menos agresivo, pero igualmente activo a su manera.

Conforme avanza la aventura se van mostrando retazos del pasado del grupo, algo que permite a los lectores conocer esos momentos de fraternidad y camaradería que dieron lugar a un equipo sólido y unido, aunque después cada uno siguiese su camino. También se muestra cómo Frieren se va haciendo más nostálgica, cómo el tiempo pasado con sus tres compañeros hizo mella en ella, cómo valora lo vivido con ellos, su confianza, y está dispuesta a cambiar su forma de ser por ellos, por su memoria y recuerdo. Es aquí donde el lector se da cuenta de ese componente humano que da vida y motiva a la protagonista. Un componente que se acentúa con el vínculo formado con Fern, su nueva aprendiz de maga, quien la va guiando por el sendero de la humanidad a través de sus cuidados, de su compañía y de su cercanía. No obstante, también es cierto que la obra peca en ocasiones de una narración un tanto brusca en la que se muestran de golpe y porrazo diversas acciones a la vez, dando a entender en poco espacio todas las cosas cotidianas que hacen las dos brujas. Sin embargo, esta técnica resulta en ocasiones poco sutil, ya que mete cortes súbitos a la historia y corta en cierta manera el ritmo narrativo para exponer diversas acciones que no casan con lo anterior ni con lo posterior en la trama.

Frieren

En lo referente a los personajes, el lector conoce brevemente a Himmel, (quien muestra tener un gran corazón y estar dispuesto a ayudar a quien lo necesite sea cual sea el caso y sea cual sea el momento), a Heiter (un bebedor empedernido que, no obstante, quiere proteger los valiosos valores de vida que le inculcó Himmel en sus años de aventura para que no se pierdan en el olvido) y a Eisen (un enano callado pero que siempre está en el lugar idóneo y en el momento preciso, junto a sus compañeros). Por su parte, como ya se ha mencionado Frieren va mostrando poco a poco cómo su personalidad va cambiando de una más fría y distante, propia de un ser casi inmortal, a una más cálida, próxima y humana, en la que los sentimientos y las emociones se van apoderando de ella para dar paso a una nueva versión de sí misma mucho más cercana y humana con el entorno en el que vive. Ella es la última del grupo que encarna los valores más positivos del conjunto de héroes, siendo la única capaz de mantener vivo, con nostalgia, ese espíritu de ayuda altruista y de visión humanitaria que alguna vez demostraron sus compañeros de aventura.

En cuanto al estilo de dibujo, este cuenta con un trazo ágil, fino y muy detallado, en el que predominan las líneas curvas y juveniles (o de edad en el caso de Himmel y Heiter, quienes están muy bien caracterizados conforme pasa el tiempo). Además, Tsukasa Abe demuestra un gran dominio de las proporciones y de la estética, haciendo que sus personajes resulten atractivos a la vista y el espacio en el que se mueven, pueblos medievales sacados de cualquier historia de fantasía que se precie. Es precisamente este estilo de dibujo tan directo y hermoso el que casa perfectamente con ese guión de Kanehito Yamada en el que, como ya se ha señalado, se da visibilidad e importancia a lo efímero de la vida, al miedo a la muerte, a la flaqueza de la voluntad humana cuando esta se acerca y a la nostalgia que queda en nosotros al perder a seres queridos. Aspectos que hacen a los personajes más humanos y que suelen obviarse en las historias en las que las batallas y las heroicidades suelen tener más peso, dejando de lado el bienestar y los miedos de los protagonistas en pro de regalar al lector un despliegue visual de técnicas y escenas de lo más elaboradas e impactantes.

Así pues, Frieren no ofrece una historia con batallas épicas (al menos de momento, quien sabe si un flashback atacará ese momento) y una acción vertiginosa, pero sí que nos ofrece una historia bien formada en la que el lector va descubriendo el pasado de la protagonista y sus compañeros con cuentagotas, es un ritmo bien dosificado que permite asimilar y disfrutar de la historia sin problemas. Una obra que se narra a un ritmo diferente, más pausado y menos caótico, algo que supone un punto a tener en cuenta a la hora de aventurarse en esta trama. Un título que nos muestra que hay vida más allá de las grandes batallas y que lo que hemos vivido sólo desaparece cuando nos permitimos olvidarlo.

Frieren