Planeta Cómic y Hachi Ishie nos traen Cruella, la historia de Estella, una huérfana que pasa de robar en las calles de Londres a ser un icono de la moda de los 70 gracias a su otro yo, Cruella de Vil.

Hay obras, ya sean películas, libros o composiciones teatrales, que pueden pasar sin pena ni gloria en la historia, pero que dejan a su paso personajes que son sencillamente icónicos. Obras que se realizan con mayor o menor acierto y que el público es libre de criticar o encumbrar, en muchas ocasiones con argumentos del todo sesgados e imparciales que no siempre se ajustan a la realidad de lo que dicha obra muestra o transmite, pero que se toman de manera igualmente válida. Sin embargo, más allá de la obra, estas nos presentan héroes y villanos que nos marcan para bien o para mal, que se hacen un hueco en la historia. En el caso de los segundos, llegados el momento, pueden llegar a convertirse en protagonistas de su propia historia bajo el prisma de que todos, incluido los malos de turno, tienen su propia historia que contar, esa en la que explican sus motivos e inclinaciones para llegar a ser esos personajes malvados que todos conocemos de siempre. En el caso de hoy le ha llegado el turno a una de esas malas de película, una villana con estilo, aunque este sea peculiar y hoy día se considere un atentado contra la vida animal. Una diseñadora de moda de los pies a la cabeza, excéntrica y con las ideas muy claras, esas que la han convertido en un icono. Aunque se basa en la película live-action previa estrenada en 2021 bajo la dirección de Craig Gillespie y protagonizada por Emma Stone, lo cierto es que su versión en manga es una adaptación extremadamente libre que toma como referencia la película de Disney, pero que va más allá y explora la mentalidad de este peculiar personaje a través de vías que difieren del largometraje, incluyendo personajes y escenas nuevas que ayudan a dar forma a esta mítica diseñadora. Firmada por Hachi Ishie, Planeta Cómic nos acerca este tomo único en el que el lector se adentra en los recovecos de la mente de uno de los personajes más sádicos que ha dado la factoría de animación norteamericana. Hoy nos ponemos cómodos para adentrarnos en la historia de Estella, más conocida como Cruella de Vil.

“Si se quiere conseguir los mejores resultados posibles, nuestra ropa debe llamar al éxito”

Cruella

Estella es una joven que vive atormentada por el pasado, uno en el que la acechan perros de cuerpos blancos manchados por motas negras que se ciernen sobre ella con violencia. Junto a sus dos compañeros de fechorías, Gaspar y Horacio, se dedica a robar carteras a miembros de la alta sociedad, en la cual consiguen infiltrarse gracias a los exquisitos y sofisticados diseños de la joven, quien posee un don natural en el campo de la moda y el diseño. Sin embargo, y a pesar de su precisión a la hora de crear conjuntos que den el pego entre la élite de Londres, algo en su interior le pide ser distinta, ser transgresora, explorar una vía diferente que la haga destacar sobre la convencionalidad del resto de diseñadores. En definitiva, ser única e irrepetible en el campo de la moda gracias a su talento innato y su afán innovador. Pero, ¿cómo destacar en un mundo tan sofisticado y elitista viviendo el día a día sin recursos y sin unos estudios que la respalden? Hasta que llegue su momento de triunfar, lo único que puede hacer es seguir diseñando modelos únicos mientras lucha día tras día por seguir adelante junto a sus compañeros de aventura.

Cruella es una adaptación manga firmada por Hachi Ishie en colaboración con Disney que vio la luz en el año 2021. Fue durante su presentación de novedades y nuevas licencias del 27 Manga BCN cuando Planeta Cómic anunció que tenía en su poder los derechos de publicación de esta adaptación que amplía su colección Disney Manga. Tras medio año de espera, ya está a la venta en tiendas especializadas este tomo único que se puede adquirir por 9,95 euros.

Sobre la autora

Hachi Ishie comenzó su carrera profesional como mangaka con la obra Canis, título que sacó al mercado en 2012 bajo el seudónimo ZAKK y que también podemos encontrar en castellano en el catálogo de MilkyWay Ediciones (actualmente cuenta con cinco tomos y sigue abierta). En 2014 llegó Rojiura Brothers, un slice of life de fantasía y acción con toques de comedia que se publicó en la revista Kurofune Zero y que se compone de tres tomos. Finalmente, en el año 2021 salió al mercado el tomo único Cruella, realizado en colaboración con Disney. En 2016 también participó en Nanshoku Ookagami, antología boys love de tres volúmenes publicada por Enterbrain.

Cruella

Edición de Cruella por Planeta Cómic

Planeta Cómic ha sacado al mercado este tomo único en formato rústica sin solapas con sobrecubierta y un tamaño de 12,8 x 8cm. La portada, como no podía ser de otra manera, resulta de lo más llamativa gracias a la gran protagonista de la historia, la propia Estella, diseñada en un estilo que resulta muy del agrado de Cruella. El tomo, impreso en sentido de lectura occidental, se compone de casi 200 páginas en blanco y negro.

El volumen está formado por tres capítulos bien definidos y diferenciados que se relacionan con el subtítulo de la historia, es decir “Negro, blanco y rojo”. Así, el primer capítulo hace referencia al color negro, esa oscuridad en la que se encuentra sumergida Estella y que se relaciona con lo perdida que se siente en el mundo, donde no encuentra ni su lugar para encajar ni su propia identidad. En el capítulo “Blanco”, centrado en este color, Estella afianza su personalidad retorcida y acepta sacarla a la luz llegado el momento, sin importarle las consecuencias, mostrando el porte elegante y distinguido que aporta este color. Finalmente, en “Rojo”, la muchacha da ese último empujón para ser Cruella, aceptándose por completo tal y como es y dando paso a esa terrible diva del diseño que todos conocen como Cruella de Vil, quien se distingue por mostrar los tres colores mencionados en sus atuendos habituales.

Cruella

La traducción al castellano del volumen está firmada por Andrea Bernal, quien ha realizado un trabajo muy bueno y digno de admiración, alternando en numerosos puntos de la obra las personalidades de Estella y Cruella a través de sus distintas formas de hablar y expresarse. Como suele ser habitual, la edición en castellano destaca por incorporar vocabulario sencillo para todos los públicos. Si nos centramos en el conjunto de la edición que nos presenta Planeta Cómic, esta cuenta con un buen acabado final, con una alta calidad de impresión en páginas de alto gramaje y una disposición de textos claros y bien justificados que facilitan la lectura.

Valoración personal

Aunque al inicio he mencionado que es una adaptación de la película live-action de Disney estrenada en 2021, lo cierto es que se trata de una reinterpretación libre de la historia de Estella y su otro “yo”, Cruella, que en gran parte de las páginas no tiene mucho que ver con el largometraje original. De hecho, esta se puede leer de manera individual sin haber visto la citada película sin problemas, aunque sí que conviene tener cierto conocimiento previo del personaje, aunque sólo sea a través de la historia original a la que pertenece, 101 Dálmatas. Así pues, en este manga se aborda algo más en profundidad la etapa juvenil de este personaje, más concretamente su vida entre los 19 y 23 años, periodo en el que vivía con Horacio y Gaspar en un piso y sobrevivía con los robos que cometían y teniendo algún trabajo temporal en el frío periodo invernal. Unos años difíciles en los que su afán por ocultar quién es realmente (representado con su cabello bicolor) y de mostrarse al mundo tal y como es (esa genio irreverente de la moda) compiten a diario, haciéndola mostrarse en determinadas ocasiones con una debilidad mental que poco tiene que ver con la soberbia Cruella de Vil. Cabe destacar que, aunque se hace mención a su dura infancia (que en el argumento de la película tiene un peso fundamental), esta se muestra en algún esbozo mínimo, sin darle mayor carga para la trama y, por tanto, quedando bastante difusa para el lector que se adentre en el personaje sin conocer previamente la película, algo que resulta llamativo dada la importancia de ese momento de su niñez para su desarrollo posterior, el cual justifica su obsesión con los dálmatas.

Cruella

Aun así, lo que más llama la atención de este volumen es que presenta al personaje de Cruella a través de su mentalidad y personalidad. Con esto quiero decir que tanto peso tienen sus acciones como Estella como las punzadas de definición de su identidad que provienen de su interior, de su parte creativa y sin complejos, de ese “yo” interior que se cree superior al resto (al menos en el campo de la moda) y que no se amilana ante las tendencias y lo formal. De esa Cruella que lucha por abrirse paso al exterior para mostrarse tal y como es, con todas sus virtudes, sus defectos y sus vicios, sin complejos ni temores. Un personaje con una dualidad pasmosa que, no obstante, congenia bastante bien y sabe amoldarse al entorno, sea cual sea, para encajar en este sin perder su propia identidad. Es así como el lector va conociendo poco a poco a un personaje de múltiples facetas, con múltiples vicios y con un carácter que en ocasiones llega a ser tóxico, pero sin el cual no sería la Cruella que conocemos. De hecho, el subtítulo de “Negro, blanco y rojo” hace referencia no sólo a los tres capítulos que conforman el volumen, sino a las fases por las que va pasando Estella hasta aceptarse como Cruella. Un punto de originalidad a favor de la obra que ayuda a explorar con más detenimiento a este personaje tan atípico pero adictivo, mostrando conversaciones internas consigo misma que dan mayor volumen a un personaje del que hasta hace poco se conocía poco, a excepción de su obsesión con los cachorros de dálmata.

Otro punto a destacar que explora la obra es, precisamente, la relación de Estella con Horacio y Gaspar, sus dos compañeros de vida y de fechorías. Ellos son los pilares más importantes para la chica, esos que la animan en sus peores momentos, que la ayudan cuando está a punto de perderse en sí misma, esos que alaban su creatividad y su saber hacer con la máquina de coser, esos que la mantiene unida al mundo real al tiempo que la animan a que no pierda esa esencia única que la hace destacar sobre los demás. En definitiva, son la familia con la que Estella ha crecido y que mantienen en ella una confianza ciega. Dos personajes cuyo origen conocemos en la película live-action y que aquí se abren un poco más al lector, mostrando cómo es su convivencia y su trato personal diario. De igual manera aparecen nuevos personajes, como Emilia, la estudiante de moda que se acerca a Cruella con la intención de encontrar un estilo propio y desinhibido que la haga destacar sobre el resto y formarse un nombre, tal y como desea Estella, salvo que Emilia cuenta con los recursos económicos y materiales (a excepción de la creatividad) para conseguirlo. Ella también será fundamental para darle ese último empujón de confianza a Estella, quien aprovechará la situación para reafirmarse en su deseo y ambición de destacar por sus propios medios y a través de sus propias creaciones sin tener que doblegarse al deseo o el dinero de otros.

Cruella

En cuanto al dibujo, este se define por trazos gordos que destacan los perfiles de los personajes, especialmente de Estella. Unos trazos que se vuelven más suaves, finos y cuidados cuando se trata de mostrar los diseños de los vestidos. Porque, como es lógico, la moda y el diseño de piezas de confección textil tienen un peso muy destacado en la historia, siendo parte del hilo conductor de la historia y esencial para el desarrollo del personaje principal, calando incluso en las tramas secundarias de la obra.

Así pues, quizás Cruella no sea de los mejores títulos que podemos encontrar en la colección Disney Manga (donde destacan obras de Arina Tanemura como Frozen II), pero sí que es un tomo que se deja leer y que permite conocer los distintos recovecos de este personaje lleno de aristas. Una historia de descubrimiento y aceptación que tiene por protagonista a un personaje polifacético, pero con un carácter arrollador. Porque para destacar lo primero que tenemos que hacer es creernos lo que valemos y, a partir de ahí, trabajar duro para demostrárselo al mundo.

Cruella