Akane Shimizu y Ediciones Babylon nos llevan en un viaje por el interior del cuerpo humano gracias a la obra Cells at Work!

Lejos quedan esos años en los que Érase una vez el cuerpo humano era considerada una de las series de dibujos de mayor calidad del momento, no por su animación, sino por la información y conocimientos que se impartían en cada uno de sus capítulos y que ayudaban, tanto a niños como a adultos, a familiarizarse con términos como células, tejidos, bacterias y demás elementos que entran en contacto dentro del cuerpo humano y que son indispensables para explicar y entender la salud del mismo. Ahora esta historia regresa en un formato más actual y atrayente para el público del momento, con una narrativa y con un diseño de cómic japonés que pone de manifiesto que aprender y divertirse no están reñidos, sino que se puede buscar una fórmula que aúne ambos conceptos para dar lugar a una obra que se devora sola y que sumerge al lector en una historia de lucha, supervivencia y convivencia de lo más atípica pero que, no obstante, no se diferencia mucho de otros títulos del género shōnen del momento. Una obra con billones y billones de personajes que habitan en un espacio reducido que, sin embargo, no deja de darles trabajo y llevarles a situaciones límite (a veces de manera involuntaria y otras aposta). Hoy nos adentramos en uno de los títulos más originales y singulares que nutren el catálogo manga que está a disposición de los lectores en castellano gracias a Ediciones Babylon. Un manga firmado por Akane Shimizu que nos adentra en los misterios del cuerpo humano a través de un guión ágil y ameno en el que el drama y el humor se entrelazan con mucho acierto en una historia más humana y verídica de lo que algunos se imaginan. Hoy hablamos de Cells at Work!

«El mundo de las células no es tan sencillo»

Cells at Work

Cells at Work! nos transporta al interior de un cuerpo humano en el que viven billones de células antropomórficas. Estas se encargan de proteger dicho cuerpo y mantenerlo a salvo de infecciones, dolores y malestares provocados por bacterias, gérmenes, virus y demás alérgenos y patógenos que ponen en peligro el bienestar y la salud de su huésped. De esta manera los protagonistas, la glóbulo rojo AE3803 y el glóbulo blanco U-1146, junto a otras células con las que comparten la carga argumental, llevan al lector a través del cuerpo humano para mostrarles el difícil día a día que tienen, con sus múltiples y variadas tareas, en las que se encargan de mantener el cuerpo en funcionamiento y protegerle de cualquier invasión o ataque inesperado.

Creado por Akane Shimizu, el shōnen Cells at Work! (Hataraku Saibō) nació en las páginas de la revista Monthly Shōnen Sirius en enero de 2015, donde ha permanecido en activo hasta enero de 2021, dejando en su haber seis tomos recopilatorios. Su mezcla de acción, comedia y cierto slice of life celular han hecho que esta serie goce de gran popularidad no sólo entre el público consumidor de manga, sino también entre expertos del campo de la medicina y la salud por la precisión y naturalidad con la que describe (siempre dentro de las características del cómic japonés y del público generalista al que se dirige) la labor de las células y las tipologías de ciertas infecciones, dolencias y afecciones que atacan al sistema inmunitario o a los órganos y tejidos del cuerpo, poniendo en peligro su bienestar y su buen funcionamiento.

Cells at Work! y su mundo

Partiendo de la obra original, Cells at Work! (Hataraku Saibō), esta historia cuenta con diversos spin-offs que han ido apareciendo con el tiempo dada la repercusión y la aceptación del manga de Akane Shimizu. El primero de ellos, fue Cells at Work!: Bacteria! (Hataraku Saikin), dibujado por Haruyuki Yoshida y publicado en la revista Nakayoshi entre mayo de 2017 y julio de 2020 (7 volúmenes recopilatorios) y que aborda la vida de los distintos tipos de bacterias en los intestinos. Esta dio lugar a Cells at Work! Neo Bacteria, que comenzó en febrero de 2021 en la revista Nakayoshi y en la app Palcy.

Poco después, en septiembre de 2017, daba comienzo Cells NOT at Work!, título firmado por Moe Sugimoto que narra la vida de eritroblastos (glóbulos rojos inmaduros o precursoras de los eritrocitos) que no tienen ganas de trabajar. Este finalizó en noviembre de 2021 en la revista Monthly Shōnen Sirius.

Cells at Work

En junio de 2018 dio comienzo en la Weekly Morning Cells at Work! Code Black, manga firmado por Shigemitsu Harada (guión) y Issei Hatsuyoshi (dibujo) con supervisión de Shimizu. Este aborda el tema desde el interior de un cuerpo que lleva un estilo de vida insano. Cells at Work and Friends!, spinoff de Kanna Kurono (guión) y Mio Izumi (dibujo). Publicada en la Bessatsu Friend entre enero de 2019 y abril de 2021, este se centra en una célula asesina T estricta consigo misma y con los demás en el trabajo, pero que desea divertirse y hacer amigos (sin destruir su reputación) en su tiempo libre. Kurono e Izumi también firman Cells at Work!: Platelets!, que se pudo leer entre mayo de 2019 y abril de 2021 en la Monthly Shōnen Sirius. Como su nombre indica, las protagonistas de esta historia son las plaquetas.

Cells at Work!: Baby! es otro spin-off realizado por Yasuhiro Fukuda que fue publicado en la Weekly Morning entre octubre de 2019 y octubre de 2021. Este aborda cómo es el interior del cuerpecito de un bebé de cuarenta semanas de gestación y próximo a su nacimiento. Por otro lado, Cells at Work!: Lady! narra cómo es el interior del cuerpo de una mujer adulta. Harada (historia) y Akari Otokawa (dibujo) iniciaron esta historia en la Monthly Morning Two en enero de 2020, donde aún sigue en activo. Cells at Work!: White Brigade es el penúltimo spin-off de la franquicia. Creado por Tetsuji Kanie este comenzó a publicarse en la Monthly Shōnen Sirius en octubre de 2020 y tiene por protagonistas a los glóbulos blancos. Finalmente, Kae Hashimoto firma Cells at Work!: Illegal, un título que dio inicio en febrero de 2022 en la web Young Magazine.

También existe una adaptación a novela titulada Shōsetsu Hataraku Saibō que fue escrita por Yui Tokiumi e ilustrada por Akane Shimizu. La editorial Kodansha la publicó en julio de 2018. Entre otras producciones destaca una obra teatral titulada Tainai Katsugeki Hataraku Saibō que se representó en el Theatre 1010 de Tokio en noviembre de 2018. Esta estuvo dirigida por Tsuyoshi Kida con guiones de Keita Kawajiri. La franquicia también cuenta con un juego para móvil.

Cells at Work! en la pequeña pantalla

La popularidad de este manga y de todas sus obras derivadas hizo que este fuese llevado a la pequeña pantalla con bastante acierto. Dirigido por Kenichi Suzuki y animado por el estudio David Production el anime se emitió entre julio y septiembre de 2018, contando con un total de 13 episodios. Los guiones de Suzuki y Yūko Kakihara adaptan con mucha fidelidad lo narrado en el manga, mientras que Takahiko Yoshida adaptó con mucha gracia a los personajes originales para la animación. El opening, «Mission! Ken – Kō – Dai – Ichi”, fue interpretado por Kana Hanazawa, Tomoaki Maeno, Daisuke Ono y Kikuko Inoue, mientras que ClariS puso su voz al ending, «CheerS». En diciembre de 2018 se emitió un capítulo especial que continúa con la historia del manga. En España, la primera temporada del anime fue licencia por Coalise Estudio.

La segunda temporada, Hataraku Saibõ!!, se emitió entre enero y febrero de 2021 y estuvo dirigida por Hirofumi Ogura (quien reemplazó a Kenichi Suzuki en el puesto) para el estudio David Production. El cast principal interpretó el opening, «Go! Go! Saibō Festa!», y ClariS hizo lo propio con el ending, «Fight!!».

Finalmente, el estudio David Production también llevó a la gran pantalla la adaptación de la obra en la película Hataraku Saibō!! Saikyō no Teki, Futatabi. Karada no Naka wa ‘Chō’ Ōsawagi! (que abarca los episodios 4-8 de la segunda temporada). Esta se estrenó en septiembre de 2020 y le acompañó el corto animado Kesshouban: Eigakan e Iku.

Cells at Work

Edición en castellano de Cells at Work!

A pesar de lo arriesgado de esta historia, Ediciones Babylon anunció en abril de 2020 que había licenciado esta obra tan peculiar que, hasta la fecha, tiene publicados en castellano cinco de sus seis tomos recopilatorios originales. Todos los volúmenes cuentan con una edición de tapa blanda con sobrecubiertas y un tamaño de 12,8×18,2cm y a un precio de 8,95 euros los cuatro primeros tomos y 9,95 euros el quinto (debido a la subida derivada de la crisis del papel). En cuanto a la propia edición en sí, esta esta con una página a color y una calidad de impresión buena, con páginas de alto gramaje y textos justificados que facilitan la legibilidad y dan una buena calidad y terminación al producto final.

En el quinto volumen de la obra, que es el último que ha salido a la venta en castellano, el lector se encuentra con nuevos personajes que se suman a la acción: las lactobacterias, un tipo de bacterias beneficiosas para el cuerpo. Ellas serán las encargadas de llevar la mayor parte del peso argumental del tomo, además de ser la solución a muchos de los problemas y peligros que se presentan. De igual manera, reaparece uno de los personajes que más problemas dio a los protagonistas, la célula cancerosa, y que regresa con nuevos aliados para someter a aquellos que una vez le vencieron.

La traducción corre a cargo de Alejandra Pérez y C. Esper (Shinyuden), quienes hacen un gran trabajo de adecuación de términos con los que no solemos estar familiarizados (salvo en la forma más simple posible). A ellos se deben los numerosos textos en los que, con vocabularios sencillo y comprensible, se explican los variados términos y conceptos específicos de la historia.

Cells at Work

“¡Muere, maldita bacteria!”

Antes de entrar en el análisis de la obra en sí, uno de los aspectos fundamentales de esta que debe destacarse es su capacidad educativa y divulgativa. De hecho, la precisión y realidad con la que describe (a su manera) las funciones diarias de las células, las enfermedades, todos los imprevistos de salud y seguridad a los que se enfrentan los personajes de la obra, así como su resolución y la manera en que estos se explican desde sus inicios hasta su conclusión han sido reconocidos por expertos del campo de la sanidad y la salud. De hecho, la obra ayuda al lector a familiarizarse con las células del cuerpo (en todos sus estados de desarrollo y dentro de todas sus variables), exponiendo de manera cercana términos como células de memoria, células B (o anticuerpos), mastocitos linfocito citotóxico, macrófago, linfocito T coordinador, eosinófilo, Célula NK, linfocitos reguladores y linfocitos colaboradores, células dendríticas, lactobacterias; Virus, estafilococo aurerus, estreptococo pyogenes, parásito, anisakis, helicobacter pylori, bacillus cereus, células cancerígenas; al igual que ARN, fagocitosis, vasoconstricción, insolación, termorregulación, rehidratación intravenosa, choque hiperbólico, o placas de peyer, entre muchos otros. Todos ellos vocablos que no sólo se exponen, sino que se explican a la vez que se muestra de manera visual su funcionamiento, su labor, sus principales ataques, su funcionamiento o su capacidad sanadora o regenerativa.

Teniendo presente ese punto divulgativo, otro aspecto que hay que destacar de la obra y que supone su mayor atractivo es, indudablemente, su formato de manga shōnen. Descubrir a las células del cuerpo y a los virus, gérmenes y bacterias que tratan de invadir una vez tras otras el cuerpo humano como personajes de una buena historia de lucha es una genialidad que le da puntos extra a la obra, ya que no se limita a exponer la actividad diaria de dichas células, sino que las pone en escenarios que resultan mucho más atrayentes y amenos para lectores de todo género y edad, lo que contribuye a la difusión de los contenidos de la obra. De igual manera, esas luchas y actividad hacen que el guion fluya con naturalidad y agilidad, dando origen a un título que termina siendo adictivo y en el que, de tiempo en tiempo, se repiten tanto los “buenos” como los “malos” de turno con su respectiva definición, haciendo que este conocimiento recurrente cale con mayor facilidad en el lector.

Claro está que esto no podría ser posible si no fuese por la decisión de personificar a las células como seres antropomórficos que, además e cuerpo humano, sienten y padecen con una humanidad que se hace cercana a los lectores. Resulta extraño decir que el lector pueda llegar a empatizar con células cuya misión es ayudar al cuerpo a realizar sus funciones básicas para mantener la vida. Sin embargo, las vicisitudes a las que se enfrentan día tras día sí que hace que sientas “algo” por ellas, especialmente por el neutrófilo protagonista de la obra, ya que está metido en todos los líos, siempre acaba en peligro y , a fin de cuentas, se presenta como el personaje más humanizado de todos, manteniendo un equilibrio oscilante entre su misión como protector del cuerpo humano y defensor de los débiles, a quienes no duda en ayudar sea cual sea la situación, aunque ello le ponga en peligro o le pueda causar algún que otro inconveniente. A esta humanización hay que sumarle el marcado carácter de cada uno de los personajes, que encaja con su función para con el cuerpo humano, lo que les aporta una profundidad mayor.

En definitiva, Cells at Work! es uno de esos mangas que cuando empiezas no sabes muy bien lo que esperar de él, pero cuya historia te lleva a una inmersión total por los tejidos y vías circulatorias del cuerpo humano para ilustrarte sobre ellos. Una aventura apasionante llena de peligros y humor que acaba enganchando y que abarca un mundo inmenso que se presenta de una manera reducida pero muy significativa. Una historia de las que hay pocas y en la que la divulgación científica y la acción hacen un combo inmejorable.