Ediciones Odaiba y Keito Yoshikawa nos traen el segundo volumen de Diario de nuestra vida entre gatos en Kamakura. ¡Cuidado con los spoilers!

Estamos en la recta final del año, un mes en el que las luces de colores, los adornos navideños, los villancicos y dulces típicos de esta época nos recuerdan que estamos a tan solo unos días de despedir este año para dar la bienvenida al siguiente. Unas fechas en las que nos inunda la felicidad y los buenos propósitos, en las que nos apetece estar en compañía y compartir momentos con nuestros seres queridos. Y, especialmente, una época en la que echamos la vista atrás para hacer balance de los últimos doce meses con la intención de poner en valor todo lo bueno que nos ha ocurrido en el año y proponernos mejorar todo lo negativo de cara al próximo año. Aprovechando esa mirada atrás hoy os hablamos del nuevo tomo de una historia que se nos descubrió en mayo de este año de la mano de Ediciones Odaiba. Una obra quenos transporta a Kamakura, concretamente al seno de una familia compuesta por dos humanos y cinco gatos. Una convivencia que no siempre es fácil, que tiene sus pros y contras, pero en la que cada uno ocupa un lugar importante e insustituible. Hoy nos alegramos de volver con Ryûta y Mihoko Katagiri y con HatsuGiaraMinoYukke y Sanchu para hablar del segundo volumen de Diario de nuestra vida entre gatos en Kamakura, de Keito Yoshikawa.

“No dejar pasar las cosas para que todos podamos convivir a gusto es muy importante”

El tiempo avanza y el matrimonio formado por Ryûta y Mihoko Katagiri aún sigue en proceso de formación. A pesar del amor que se profesan (y que le profesan a sus cinco gatos), aún hay muchas manías y costumbres que el uno desconoce del otro y viceversa, motivo por el cuál siguen adaptándose a la vida en común al tiempo que se amoldan a su compañero/a de vida. Esa hazaña diaria no les impide, de igual manera, tratar de comprender las rarezas de sus cinco gatos, los cuales no dejan de sorprenderles tanto para bien como para mal, especialmente a Miho. Pero con la llegada del frío otoño también pueden surgir problemas e inconvenientes imprevistos a los que deberán hacer frente con su mejor cara. Aunque mientras los siete permanezcan unidos, no habrá nada que no puedan afrontar.

Diario de nuestra vida entre gatos en Kamakura

Diario de nuestra vida entre gatos en Kamakura (Neko to futari no Kamakura techo) es un manga dibujado y creado por Keito Yoshikawa que se publicó en la revista Comic@Bunch entre enero de 2014 y noviembre de 2017. Se trata de la continuación de Katagiri-kun Chi ni Neko ga Iru, una comedia slice of life protagonizada por un soltero amante de los gatos que fue publicada en la revista Comic@Bunch entre diciembre de 2008 y noviembre de 2013 y que se compone de siete volúmenes. Fue en octubre de 2020 cuando Odaiba Ediciones anunció que se había hecho con los derechos de publicación de esta comedia de cuatro volúmenes cuyo primer tomo vio la luz en abril de este año. Ahora, coincidiendo con el ecuador del mes de diciembre, ya podemos encontrar en librerías especializadas y en la tienda de Japan Weekend el segundo tomo de esta historia que nos presenta el día a día de una familia muy peculiar en el que el amor por los gatos es el motor de su vida. Y al igual que su primer volumen, el segundo se puede conseguir por 7,50 euros, por lo que supone una de las novedades con mejor precio del mercado.

Sobre la autora

Keito Yoshikawa debutó en el manga en el año 2007 con su obra 24 Jikan Sunshine!, un seinen de tomo único publicado por Houbunsha. Especializada en las comedias y las historias de estilo slice of life, entre sus obras se encuentran los títulos Katagiri-kun Chi ni Neko ga Iru (2008-2013), (A) Bu! – Hazakura Chuugaku Animal Bu (2012), Hula Danshi! (2010) y 2-hiki Kurashi (2010). También ha tocado el género histórico, de misterio y sobrenatural con sus obras Kodomo to Juujika – Tenshou Kenou Shounen Shisetsu (2012), Oneko Doushin Torimono (2012), Soushiki Tantei Mozu (2012), Oni o Kau (2014), Mozu – Soushiki Tantei no Aisatsu (2014), Neko to Futari no Kamakura Techou (Diario de nuestra vida entre gatos en Kamakura, 2014-2015) y Mozu – Soushiki Tantei no Yuuutsu (2015), entre otros. También ha colaborado en antologías como Neko Supe (2008) y Shabake Manga (2014).

Diario de nuestra vida entre gatos en Kamakura

Edición de Diario de nuestra vida entre gatos en Kamakura Vol.2 por Odaiba Ediciones

Tras la publicación del primer tomo, Odaiba Ediciones nos trae la continuación del manga Diario de nuestra vida entre gatos en Kamakura con idénticas especificaciones técnicas, es decir, en formato rústica con sobrecubierta. Este volumen está compuesto por otras casi 200 páginas, al igual que el primer tomo. En ellas se encuentran los siguientes dieciocho capítulos de la obra, es decir, del diecisiete al treinta y cuatro, en los que el lector avanza en el establecimiento de la familia Katagiri en Kamakura y en su nueva estabilidad familiar. Entre algunos capítulos podemos encontrar breves 4-K en los que se narra una anécdota más de la convivencia con estos revoltosos gatos que hacen las delicias de sus dueños y de los lectores. A estos breves se les suman breves anotaciones y aportes curiosos sobre Kamakura, como su gastronomía, sus rutas para senderistas, sus tradiciones de cara a la Navidad o su tiempo otoñal, entre otras cosas. Además, el tomo incluye un epílogo final sobre la propia experiencia personal de Keito Yoshikawa con sus gatos y un breve avance del tercer volumen de la historia.

Diario de nuestra vida entre gatos en Kamakura

En cuanto a la traducción del volumen, esta está nuevamente firmada por Elena Diez, por lo que el lector puede volver a disfrutar de una edición con un vocabulario sencillo con algún que otro giro coloquial, lo que lo hace mucho más cercano y entretenido. Así pues, este segundo tomo destaca por la agilidad con la que se devoran sus breves capítulos. Igual que en sus inicios, esta continuación alterna la narración por parte de los dos protagonistas humanos para conocer cómo es la vida en Kamakura desde su particular punto de vista, e incluso se intercalan los comentarios y ocurrencias de los cinco gatos, lo cual le da un punto divertido a la obra.

Impresiones de la obra

Tras haber leído el primer volumen de Diario de nuestra vida entre gatos en Kamakura, poco podemos añadir de este segundo tomo que sigue la estela de su antecesor tanto en narración como en estilo de dibujo. En esta nueva entrega el lector se reencuentra con este matrimonio y su familia gatuna para abordar temas tan variados como las manías de cada uno (y que los gatos también tienen), el sistema de castas o las pequeñas batallas dentro de la familia (en la que los gatos tienen prioridad o suelen salir vencedores, obviamente), o la educación de los mininos (imprescindible para mantener una convivencia acorde entre todos, aunque a veces resulte imposible predecir sus comportamientos), o las enfermedades gatunas que nos privan de su compañía durante un breve periodo de tiempo, sumiéndonos en una tristeza inmensa por su ausencia, entre otras muchas cosas. Además, en este tomo se presenta a un nuevo personaje, Ren Ôshima, nieto de su vecino Ôtori y que resulta ser otro amante empedernido de los gatos. Un personaje que pone de manifiesto la manera en que la familia Katagiri se va asentando en su nuevo hogar y va interactuando con su nuevo entorno, prestando especial atención a la relación con los vecinos.

Diario de nuestra vida entre gatos en Kamakura

Más allá de los temas que plantean los personajes humanos, una vez más podemos volver a disfrutar con las genialidades y maldades de estos cinco gatos: con el mal genio y el fuerte carácter de Mino, el revanchismo de Giara, la espontaneidad de Hatsu, la felicidad de Yukke o la pasividad de Sanchi. Cinco elementos sin los que la obra no sería la misma, que dan sentido a la vida de Ryûta y Miho y que juntos conforman un grupito de lo más variopinto, alocado y perfecto.

Diario de nuestra vida entre gatos en Kamakura

En este segundo tomo también podemos reencontrarnos de nuevo con el hermoso y sencillo dibujo de Yoshikawa-sensei. Un estilo que destaca por su simpleza y sus trazos suaves y curvos. Un dibujo proporcionado en el que los espacios vuelven a quedar en un segundo plano para dar prioridad a los personajes humanos y gatunos de la historia.

Si ya disfrutaste con el primer tomo de Diario de nuestra vida entre gatos en Kamakura, no esperes más para seguir descubriendo cómo es la vida en familia de Ryûta, Mihoko, Hatsu, Giara, Mino, Yukke y Sanchu. Una aventura trepidante, llena de inconvenientes, pero satisfactoria y que siempre deja un buen sabor de boca. Una obra con la que disfrutar y compartir el amor por los gatos y cuyo tercer tomo estamos esperando como agua de mayo. ¿Vosotros no?

Diario de nuestra vida entre gatos en Kamakura