Yuu Watase recuperará su obra más icónica, Fushigi Yûgi, con un nuevo one-shot original que se publicará en 2022.

El número de enero de 2022 de la revista Monthly Flowers (Shogakukan) ha confirmado que el manga Fushigi Yûgi recibirá un nuevo one-shot original creado por su autora, Yuu Watase. Este se publicará en el número de noviembre de 2022 de la revista, cuya salida al mercado está prevista para el 28 de septiembre de 2022.

En agosto de 2017 Yuu Watase comenzó la publicación de su obra Fushigi Yūgi: Byakko Senki, que entró en hiatus un año después debido a problemas de salud. La editorial Shogakukan puso a la venta su primer tomo recopilatorio en abril de 2018. Según su autora, esta será la última historia de la línea temporal de los ‘Cuatro Dioses’ de Fushigi Yūgi.

Fushigi Yûgi

Fushigi Yūgi: el juego misterioso es obra de la mangaka Yuu Watase que comenzó a publicarse en 1992 en la revista Shōjo Comic propiedad de la editorial Shōgakukan. Cuatro años después y tras dieciocho tomos, el manga acabó el 26 de julio. La historia principal termina en el tomo número trece, los cinco siguientes tratan de los sucesos acontecidos tras el final de la primera parte. En 1998 apareció una novela ligera de trece volúmenes en la que Megumi Nishizaki creó la historia situada al final del manga y la propia Yuu Watase se encargó de las diferentes ilustraciones que completaban cada tomo. En España, la serie fue publicada por la editorial Glénat a un precio de 7’50€ cada tomo. En Cataluña, la editorial también publicó la edición integral de la serie que contaba con páginas a color, muchos extras y editada en catalán.

Miaka Yuki es una joven divertida, jovial, muy glotona, sentimental y malísima estudiante que está intentando por todos los medios entrar en un prestigioso instituto a través de los diferentes exámenes de acceso. Un día, su gran amiga de la infancia llamada Yui le pide que si la puede acompañar a la biblioteca a por un libro que necesita y Miaka acepta encantada. Una vez allí, la protagonista decide comprarse una bebida en una máquina expendedora y, al caérsele una de las monedas, vislumbra un reluciente pájaro rojo que se dirige a una sala escondida, como si intentara guiarla. Intrigada, la chica sigue el camino marcado hasta que Yui la sorprende. Al final, las dos chicas acceden a una parte prohibida de la biblioteca en la que hay un libro tirado en el suelo titulado El Universo de los Cuatro Dioses. El libro está escrito en chino y Yui, que sabe leerlo, comienza a traducírselo a Miaka. Al instante una fuerte luz roja emana del libro y las dos muchachas son absorbidas dentro de él. Desconcertadas, miran a su alrededor y ven que están en una especie de camino escarpado, nada que ver con la oscura sala en la que se encontraban antes. En ese momento, unos maleantes las intentan atracar, pero son salvadas por un muchacho que tiene en su frente el signo de «demonio». Cuando se van a presentar y agradecerle al chico su ayuda, la luz roja vuelve y Yui regresa a la biblioteca, pero Miaka se ha quedado dentro del libro. Así, la muchacha comienza su periplo por El Universo de los Cuatro Dioses mientras que su amiga es la que lee todo lo que le ocurre.

Dentro del libro, Miaka intenta por todos los medios pegarse a Tamahome, el chico que la ha salvado al principio de su aventura. Aunque él dice que prefiere estar solo, al final termina protegiéndola, porque la muchacha es tan inquieta que se mete en todos los líos habidos y por haber. Así, acaban encerrados en las celdas del palacio real al intentar robar el tesoro de su majestad. Cuando logran escapar se encuentran con un muchacho tremendamente guapo y simpático llamado Hotohori quien resultar ser el emperador de Hōkkan, la región en la que Miaka se encuentra dentro de la obra. El emperador le cuenta la profecía de que algún día una muchacha llegaría de un lugar lejano para convertirse en la sacerdotisa del dios Suzaku para invocarlo y pedirle tres deseos. De esta manera, Hotori nombra a Miaka la sacerdotisa de Suzaku, dotándola de todo tipo de privilegios reales. Además, para poder invocar al dios, deberá encontrar a las siete estrellas de Suzaku, por lo que deberá embarcarse en un peligroso viaje.

Asustada, quiere marcharse de allí y cuando consigue volver al mundo real observa que su querida amiga Yui no está. Al buscarla por toda la biblioteca se da por vencida y regresa a casa, creyendo que su amiga habría vuelto a la suya, pero no es así. Por otra parte, tampoco puede olvidarse de Tamahome, de quien se ha enamorado locamente. Una vez decide su destino, Miaka vuelve al Universo de los Cuatro Dioses para ser la sacerdotisa de Suzaku, ayudar al pueblo de Hōkkan y reencontrarse con Tamahome. Lo que no sabe es lo que le esperará a su vuelta.

Fushigi Yūgi Genbu Kaiden es la precuela de Fushigi Yūgi: el juego misterioso, obra de la mangaka Yuu Watase. Empezó a publicarse en el año 2003 en la revista Sho-Comi, pero al año siguiente se trasladó a una revista propiedad de la misma, la Fushigi Yūgi Perfect World. Aquí, se publicaba de manera trimestral hasta que se canceló en junio de 2008. Ese mismo año la obra se traspasó a la revista Monthly Flowers, donde se publicaba de forma esporádica hasta que oficialmente la autora comunicó que dejaría la obra en hiatus debido a problemas de salud y a diversos compromisos personales. Dos años después, en enero 2010, Yuu Watase anunció que seguiría la historia esta vez en la revista Rinka. En España, Glénat –Editores de Tebeos– publicó las aventuras y desventuras de la sacerdotisa de Genbu.

Japón, año 1923. Era Taishō. La protagonista de esta historia, Takiko Okuda, se ha mudado hace poco al pueblo natal de su madre, quien padece de tuberculosis y quiere pasar sus últimos días allí. El padre de TakikoEinosuke Okuda, por otra parte, es una persona tremendamente ocupada debido a su trabajo de escritor y pasa muy poco tiempo en casa debido a que tiene que buscar mucha información y documentarse bien antes de escribir sus historias. Por ello, la protagonista, siente un gran odio hacia su progenitor.

Un día, tras volver de clase, Takiko se encuentra con un amigo de la familia, Takao Oosugi, que ha viajado hasta allí para poder ver al padre de la chica, pero ella le dice que lleva un año desaparecido dejándola a ella y a su madre enferma solas. Cuando están llegando a la casa familiar, el padre de la muchacha aparece por sorpresa con una agenda entre las manos en la que están escritos todos los datos necesarios para su próximo libro. En cuanto le ve, la madre de Takiko sufre una grave recaída en su dura enfermedad.

Al día siguiente, después de tomarse un café con el amigo de su padre, Takiko regresa a casa donde le comunican que su madre acaba de fallecer y corre a su lado, destrozada, para poder despedirse de ella. Takao le consuela como puede, pero no es suficiente para reconfortarla. Había perdido a su madre, la persona que más quería, mientas que su padre estaba encerrado en una habitación terminando ese libro que hizo que las abandonara.

Visiblemente enfadada y decepcionada, va a verle y le echa en cara todo lo que se estaba guardando tantísimo tiempo y en un acto de rabia, coge el libro y lo intenta romper. Justo en el instante en que rasga una de las páginas, una brillante luz aparece y Takiko desaparece, dejando tras de sí una cinta del pelo blanca. La muchacha ha sido absorbida dentro del libro titulado El universo de los Cuatro Dioses.

Allí, la joven aparece en un lugar cubierto por la nieve y decide investigar lo que puede haber en ese sitio tan poco parecido a dónde estaba hacía unos momentos. Cuando llega a una especie de plaza nevada, se encuentra con una chica encadenada a una estatua al tiempo en que unos horribles monstruos la atacan. Takiko intenta defenderse con todas sus fuerzas ayudada sólo por un palo, pero no puede con todos y la chica encadenada se libra de sus grilletes para ayudarla, salvándole la vida. Entonces, la chica cae desmayada en brazos de Takiko y se transforma en chico, confundiendo aún más a la muchacha. Pero lo que más le extraña de todo, son las últimas palabras de este antes de desmayarse: “Has venido, sacerdotisa de Genbu”.

De esta manera comienza el viaje de Takiko por el país Bei-Jia como sacerdotisa del dios Genbu buscando a las siete estrellas que la ayudarán a pedirle los diferentes deseos al dios. El más importante de ellos, volver a casa.

Fuente: ANN