La distribuidora noruega Bergsala afirma que entre marzo y abril llegará la última remesa de la consola.

Nadie esperaba que NES Classic Mini lograra agotarse en todas partes. Ni siquiera la propia Nintendo. Y aunque el jefazo Tatsumi Kimishima ha afirmado por activa y por pasiva que van a seguir reponiendo las existencias de la consola, la distribuidora noruega Bersgala afirma que NES Classic Mini tiene los días contados.

Al parecer, entre abril y mayo llegarían las últimas remesas de NES Classic Mini, para posteriormente poner fin a su stock y cesar la fabricación del sistema, algo que  Bersgala lamenta enormemente, ya que en palabras de su portavoz Nintendo “no quiere cumplir el pedido realizado en julio de 2016”. De hecho, si esta información es cierta, es posible que muchas personas que reservaron la consola no puedan hacerse con ella.

De momento Nintendo no se ha pronunciado ante las declaraciones de Bersgala.

Fuente: My Nintendo News