Desde Resident Evil 4 que no estaba tan emocionado por catar una nueva entrega de la saga de terror. Y es que seamos realistas: después del detritus cósmico que supuso Resident Evil 6, mis esperanzas en Capcom y Resident Evil no eran optimistas. La demo de Resident Evil 7 lanzada hace unos meses y actualizada hace poco ya me dejó un sabor de boca inmejorable, pero ahora, después de ver estos tres nuevo vídeos del juego final, estoy deseando poder tenerlo en mis manos en enero.

Quizás, lo que más me gusta del juego es la sensación de agobio que te da el no sentirte nunca a salvo. He visto como el lunático de turno rompe paredes para después partirnos la crisma, a una vieja chalada que te lanza enjambres de insectos chungos y a unos enemigos viscosos que son más duros que una erección matutina de Nacho Vidal. ¡Todo está a punto, señores! Enero es el mes señalado para pasar miedo.