Odin Sphere ya está en las tiendas de todo el mundo…. y en mi casa. El juego de Atlus y VanillaWare parece un cuento jugable que hace inundar de magia y fantasía tu televisor y uno se queda embobado con los acabados, los personajes… ¡y con las comidas que se sirven! Madre mía, menudos festines se pegan los personajes del juego con cuatro guindillas, un bote de leche y un trozo de queso. ¡Ni una fusión de Arguiñano con Macgyver conseguiría cocinar así con tan poco, oiga!

Bueno, yo en la cocina no es que sea muy ducho -tengo otros talentos, como usar los dedos de los pies como los de las manos- y no puedo emular unos platos tan exquisitos, pero parece que algunos trabajadores de Atlus sí se han atrevido a ello. Por lo visto, la compañía de videojuegos ha montado un pequeño concurso entre los empleados más cocinitas para que traten de emular algunos platos del juego, siendo este el resultado.