Si pensabas que Dugtrio eran tres clases de topos inocentes y enclenques será mejor que os atéis los machos, ya que lo que vais a ver a continuación os va a dejar en estado de shock.

¡TACHAN!

Obviamente, esta versión de Dugtrio no es la oficial de Nintendo, ya que la compañía de Kioto habría censurado indiscriminadamente esos pezones rosas y ese tangazo. El mérito lo tiene Lai Sen, un desarrollador de juegos de Signapur que realizó un estudio sobre la anatomía humana tomando como modelo al susodicho pokémon.

Talonianos amantes del gimnasio, cuidado con los ciclos sanos, no os vayáis a poner así de fuertes y sepsis.