Odin Sphere: Leifthrasir sigue sorprendiéndonos con sus gráficos HD y su insuperable apartado artístico.

Odin-Sphere

Es triste, muy triste, que un juego de PlayStation 2 pueda equipararse sin despeinarse al 90% del catálogo actual de consolas de nueva generación.

Odin Sphere: Leifthrasir lo hace porque Atlus y VanillaWare son un binomio casi insuperable, ya que más que hacer videojuegos lo que representan es belleza en movimiento. ¡Sí, estoy defendiendo un refrito! Pero oye, que solo hay que ver el juego en movimiento para darse cuenta de que tiene un curro e incluso una justificación.

De hecho, hoy no os voy a enseñar un vídeo para argumentar mi defensa. ¡Os voy a enseñar dos!

El primero de ellos presenta a Mercedes, la princesa de Ringford del Reino de las Hadas. Mercedes, que será reina en el futuro, es de personalidad tímida, pero no dudará en ponerse en peligro con tal de mostrar sus habilidades de su madre.

El segundo nos introduce a Cornelius:

¡Perdonad, pero no me he podido resistir, es de mis gags favoritos de Los Simpsons!

Volviendo al juego en cuestión, Cornelius es el príncipe de Titania. Un día, Cornelius se despierta en una tierra que no había visto jamás y descubre que ha sido transformado en una animal peludo la mar de mono. Cornelius está enamorado de Velvet, una princesa de un país extranjero. Debido a su nueva forma, éste tiene miedo de que su enamorada deje de quererle.

La personalidad de Cornelius es seria y posee un fuerte sentido de la justicia.

¡Qué! ¿A que es una maldita maravilla? Pues tendremos que esperar hasta el 2016 para poderlo jugar en Playstation 3, Playstation 4 o PS Vita. Y es que ya sabéis el dicho: lo bueno se hace esperar.