Uncharted 4: A Thief’s End estará disponible durante el 2016 en exclusiva para PlayStation 4.

A Thief’s End

Había mucha expectación por verlo y no defraudó. Uncharted 4: A Thief’s End se presentó como colofón final a una fantástica conferencia de Sony plagada de sorpresas, remakes esperados y algún problemilla técnico más que perdonable. Yo, que no soy precisamente fan de la saga, he de reconocer que esta cuarta parte consigue sorprender y explota los momentos de acción de forma brillante.

Quizás lo más llamativo de Uncharted 4: A Thief’s End se encuentra en los pequeños detalles. En los más de siete minutos de vídeo se nos presenta una ciudad que respira viveza, con gente interactuando de forma diferente y respondiendo a las acciones de Nathan. Nos podrá gustar más o menos su forma jugable (a mí la saga me parece poco equilibrada en cuanto a momentos de acción, investigación y plataformas se refiere), pero es indudable que en este juego hay mucho mimo y trabajo.

Por lo visto, en Uncharted 4: A Thief’s End, Nathan lleva un tiempo retirado de su profesión como cazador de fortunas, aunque como es de esperar, algo le sacará forzosamente de su jubilación (y no creemos que sean los recortes en pensiones del gobierno de turno). En su viaje, tendrá que desenmascarar una conspiración histórica que se ha creado alrededor de un tesoro pirata.

Si os ha gustado Uncharted 4: A Thief’s End tendréis que tener un poco de paciencia, ya que el título de Naughty Dog no llegará hasta el 2016. Como siempre decimos en estos casos: que se tomen el tiempo que haga falta y que lo aprovechen para hacer un juegazo.