Citizens of Earth es el RPG más delirante que hemos tenido el gusto de jugar en años. ¡Y aquí está nuestro análisis!

citizens-of-earth

¡A sus órdenes, Vicepresidente!

Kickstarter no es el final. Eso es justo lo que debieron pensar en Eden Industries al ver que, pese a su fallida campaña de crowfunding, lograron convencer a una compañía como Atlus para financiar Citizens of Earth, editarlo y causar cierto revuelo entre los fans de los RPG clásicos de consola y amantes de lo absurdo. Pero antes de continuar es preciso dejar bien clara una cosa: ¿qué demonios es Citizens of Earth?

Pues ni más ni menos que un señor homenaje a esa saga de culto que es Earthbound, aderezada con un humor absurdo no apto para todos los paladares y una sátira política que llega en el mejor momento posible. Poca cosa, vaya.

Nosotros encarnamos al recién electo Vicepresidente del mundo (VP para los amigos), que encarna a la perfección el ideal de todo buen burócrata: encantador, carismático, pero totalmente inútil.

Así pues, nuestro engominado y trajeado protagonista empieza su dura jornada laboral en… casa de su madre, en un apacible pueblecito en el que es querido por todos (¿quién dijo Pokémon?). ¿Querido por todos? ¡No! Porque el irreductible líder de la oposición ha convocado a una horda de furiosos manifestantes para que acaben con nuestro ineficaz héroe. Y esto es solo el principio.

Citizens-of-Earth-VP-House

A lo largo de su aventura, el VP tendrá que ir reclutando todo tipo de aliados para su causa, desfaciendo entuertos para ganarse la confianza de los ciudadanos, y resolver misterios de los más disparatados que incluyen enemigos del calibre de boy-scouts, mosquitos asesinos adictos al champú o cyborgs dispensadores de café. Entre los citados idiotas ciudadanos que confiarán su voto a nosotros se encuentra la madre del protagonista, su hermano (el cartero del pueblo), un aguerrido vendedor de shushi con antepasados samuráis, un mendigo, una niña loca por los gatos, la maloliente mascota de la escuela, un pirata, la superheroína en silla de ruedas local, y así hasta llegar los 40 ciudadanos que darán nuestra vida por el VP. ¡Porque no hay que olvidar que los políticos nunca se ensucian las manos!

Eso es justo lo que ocurre a la hora de combatir en Citizens of Earth. Durante la aventura nos movemos con el VP y sus aliados (podemos formar hasta un grupo de 4 personas) desde una vista cenital, hablando con la gente, comprando objetos en las tiendas, dejando en la escuela a los más inútiles para que suban de nivel tranquilamente… y luchando en descacharrantes combates por turnos.

Tal y como dijimos antes, el VP se quedará en un segundo plano animando (o maldiciendo) a sus «ciudadanos», mientras que estos tendrán dejarse la piel en el combate. Es una lástima que debido al ajustado presupuesto con el que ha contado Eden Industries a la hora de desarrollar el juego no se haya podido contar con más animaciones en los combates, porque hubiera sido apoteósico ver en todo su esplendor a la citada madre del protagonista luchando a modo de sermones y aburriendo al personal, ver al panadero con obesidad mórbida lanzando pasteles o que el típico chalado conspiranoico amigo nuestro enseñe todas sus vergüenzas tras quitarse la gabardina. Aún así, los no muy complicados combates os sacarán más de una carcajada gracias a los textos que narran el combate y la sucesión de acciones. ¿Lo mejor de todo? Vienen con textos en perfecto castellano (algo que para ser un juego de Atlus es digno de alabar), mientras que las voces están en un excelente y divertidísimo inglés. Y es que aunque un servidor no es nada puntilloso con el tema del idioma, en un juego como Citizens of Earth, repleto de comentarios mordaces y localismos, la traducción a nuestro idioma resulta ser una decisión más que acertada.

citizens combat

Para gestionar a nuestros aliados contamos con una señora tableta a través de la cual seleccionar el grupo de personajes, vestirles de la forma más ridícula posible, aprender diferentes talentos o conocer el descacharrante «bestiario» del juego, para conocer a fondo a todos los habitantes de este mundo tan atípico como entrañable.

Completar la aventura principal de Citizens of Earth no debería llevarnos demasiado tiempo (10-12 horas máximo), pero donde la propuesta de Eden Industries triunfa es en la cantidad de personajes que conocer, lugares que visitar, encargos que delegar a nuestros subordinados y jefes ocultos que derrotar, pudiendo triplicar su duración fácilmente. Y creedme cuando os decimos que querréis seguir disfrutando del juego tras convertir al VP en el individuo más ilustre del mundo. Además, si os gustan los desafíos, siempre podéis pedir a la mascota del colegio que aumente el nivel de dificultad de la aventura. ¡Recomendado solo para auténticos masocas!

citizens coffee

Siendo un poco puntillosos, a la citada escasez de animaciones habría que sumar una banda sonora muy escueta y psicodélica, que amaréis u odiaréis según el día. También nos gustaría señalar el hecho de que pese a ver la luz en los sistemas de descarga de varias plataformas (PC, Playstation 4, PS Vita, Wii U y Nintendo 3DS), Atlus no ha llegado a ningún acuerdo con Nintendo y Sony para ofrecer el título con la opción cross-buy, algo que le habría sentado de fábula a un juego como este, ideal para disfrutar fuera de casa. Contamos con ofertas tanto si se adquiere tanto en Wii U y Nintendo 3DS (esta última trae «de regalo» tiempos de carga mayores de lo esperado), así como en Playstation 4 o PS Vita, pero toca pasar por caja nuevamente. (Sí, somos unos peseteros, no lo vamos a negar).

Pese a estos detalles, Citizens of Earth es una pequeña joya que debería disfrutar cualquier amante ya no solo del rol de la vieja escuela, sino que disfrute de propuetas tan delirantes y poco habituales como las que nos gustan en Tallon4. Es extraño, se salta mil y un convenciones, y demuestra al igual que Jazzpunk, que la unión entre comedia y videojuegos no está ni mucho menos muerta. En definitiva, ¡jugad a Citizens of Earth, por Tutatis!

A favor:

  • El sentido del humor del que hace gala el título nada más empezar. Impagable.
  • Muy accesible y adictivo. ¡Lo disfrutarán hasta los que tienen alergia al rol por turnos!
  • Gran cantidad de contenido jugable a bajo precio.
  • La traducción al castellano es sencillamente magistral.

En contra:

  • Escasez de animaciones en los combates y apartado musical que raya la psicodelia.
  • Los tiempos de carga en Nintendo 3DS son ligeramente superiores frente a las otras versiones.
  • Que seas una persona rancia de narices y sin sentido del humor ni aprecio por la vida.

Nota-Talion-8

*Este análisis ha sido realizado utilizando la versión de Citizens of Earth para PC y Nintendo 3DS.