¡Todos a comer anguila! Es el lema en Japón para celebrar como es debido el «Doyô no ushi no hi» o como se le conoce comúnmente el día de la anguila.

unagui-001

Muchos animes que transcurren durante la época de las vacaciones escolares tienen menciones al día de la anguila. Un festejo en pleno clímax del asfixiante calor veraniego en que a los japoneses no se les ocurre una idea mejor que comer anguila, un pez tremendamente calórico que se come a la brasa y bien calentito. Al menos esa es la tradición. ¿Se han vuelto locos los japoneses? Pues ha esa pregunta no podemos responder, pero sí que vamos a averiguar el porqué de esta tradición.

dsc_20281

El día de la anguila se celebra el 29 de julio y es un día de tremenda alegría para los restaurantes especializados en este pez, pues se llegan a consumir kilos y kilos en tan solo una jornada. Pero «Doyô no ushi no hi», no se traduce literalmente por el día de la anguila, sino que es algo más complejo que vamos a tratar de explicar a continuación.

土用の丑の日 (Doyô no ushi no hi) es la combinación de dos días en el calendario Chino, por un lado tenemos Doyô (土用) que es una palabra que se utiliza para designar un cambio de estación, equivale a un periodo de tiempo de unos 18 días, y por el otro lado tenemos Ushi (丑) que es el día que viene cada 12 días, un poco complicado de entender para los occidentales, pues en nuestro idioma en concreto no existe algo similar. Quizás lo más parecido sería el día 15 de las quincenas, aunque no es un término que solamos utilizar habitualmente. Esta combinación ocurre cuatro veces al año, sin embargo en verano coincide además con la canícula, que son los días del año en que las temperaturas suelen ser más elevadas.

unagi_web

Ahora que ya sabemos la razón por la que el 29 de julio es un día especial para los japoneses miremos de averiguar su obsesión por la anguila.

La tradición no tiene un origen claro, pero todo parece indicar que fue una estrategia de marketing muy bien llevada por uno o varios restaurantes de Unagi (鰻 –anguila), que popularizaron la tradición de comer este pez por sus propiedades tónicas, para dar así el empujoncito que el cuerpo necesita en estas épocas de declive energético.

¿Estáis acalorados? ¿Os faltan las fuerzas por el calor? Ya sabéis, un par de anguilas a la brasa para cargar las pilas y… ¡a comerse el veranito!

… Y si el pescado no os va, siempre lo podéis alternar con los refrescos, como esta bebida energética de anguilas ;-P

bebida_anguila