abyss-odyssey

Bienvenidos al abismo infinito

Una de las relaciones más fructíferas que estamos viendo en el panorama indie actual es la que mantienen Atlus (Shin Megami Tensei, Catherine, Dragon’s Crown) y ACE Team, estudio chileno que goza de una imaginación desbordante, siendo capaz de dotar a sus propuestas de  gran frescura. A las dos entregas de Zeno Clash o Rock of Ages (uno de mis juegos favoritos a nivel estético) me remito.

Y ahora afrontan el lanzamiento del que sea su título más ambicioso hasta el momento, Abyss Odyssey, con el que pretenden aportar su granito de arena a esa combinación formada por beat ‘m’ up, RPG, y exploración, que tanto gusta a los aficionados desde los tiempos de Castlevania Symphony of the Night.

Nos encontramos en 1890 en la ciudad de Santiago de Chile. Un cráter gigantesco se ha abierto en medio de la ciudad y están escapando hordas de demonios y monstruos. El ejército se ve desbordado pero una misteriosa guerrera de nombre Katrien surge de la nada para ayudarles. Les informa de que el cráter es la entrada a un abismo en el que mora un brujo. Desgraciadamente el brujo se encuentra sumido en un estado de sueño y sus pesadillas están cobrando vida, dotando de vida a las criaturas del folclore y los mitos locales para campar a sus anchas. De hecho, la propia Katrien es producto también de los sueños del brujo, pero ella misma es consciente de que debe detener a estos horrores eliminando al hechicero. De este modo empieza su descenso por el abismo.

Pero nuestra singular heroína no estará sola, ya que otros dos guerreros, el Monje Fantasma y la Pincoya (un espíritu del mar) a la  también se unirán a la caza del brujo, pero acceder a ellos no será posible desde el principio, por lo que habrá que adentrarse con calma y cautela en ese lugar infernal repleto de monstruos y trampas, el cual para más inri, cambia totalmente de aspecto cada vez que alguien lo visita.

abyss-odyssey-1024x529

Todo esto se traduce en una divertidísima propuesta en la que tendremos que descender hasta el fondo del abismo por un gran número de escenarios generados de forma aleatoria (siempre manteniendo las típicas temáticas del género formadas por bosques, cuevas heladas, mazmorras y criptas), con caminos secretos, trampas, muchos tesoros y monstruos que no se dejarán amedrentar fácilmente.

Tenemos tres caminos diferentes para llevar a cabo la aventura: Santa Lucia, Parque Pocuro, y la Catedral Sacramentinos. Cada uno de ellos representa los niveles de dificultad fácil, normal, y dificil, respectivamente, y cuentan con una zona inicial en la superficie, con vendedores y personajes con los que obtener información sobre la trama. Además, cada zona camino cuenta con un número de etapas distinto hasta llegar al brujo. Santa Lucia es la ruta más fácil pero más larga (quince pisos). Parque Pocuro es la más equilibrada y tiene trece pisos, y por último, la Catedral Sacramentinos «solamente» tiene once pisos, pero prácticamente todos ellos poseen una dificultad elevada. Afortunadamente, a lo largo del abismo encontraremos salidas que conectarán un camino con otro, pudiendo alternar entre los distintos niveles de dificultad durante nuestro descenso.

Pero al contrario que otras propuestas similares, en las que el apartado jugable no es más que un machacabotones  al uso, ACE Team ha hecho los deberes y nos presenta un sistema de combate que no tiene nada que envidiar al de un juego de lucha. Complejo, repleto de movimientos especiales, contraataques, cargas y bloqueos, es toda una gozada ir descubriendo los combos y movimientos de nuestros héroes. No obstante, el tutorial inicial no ahonda demasiado en esto, por lo que si vamos atacando a lo loco morderemos el polvo de forma espantosa. Aquí, hasta los enemigos más normales pueden hacernos morder el polvo si nos descuidamos.

Dichos movimientos y ataques pueden ser potenciados al subir de nivel, y ahí es donde entra la carga RPG del título. Derrotando enemigos aumentaremos nuestras estadísticas y habilidades, así como podremos comprar objetos y armas al mercader que encontraremos en distintas partes del abismo…¡pero cuidado! Puesto que si los puntos de vida de nuestro personaje llegan a cero, tomaremos el control de un soldado encargado de llevar el alma del héroe caído a un altar de resurrección. Este soldado también cuenta con sus propio nivel de personaje,  habilidades y movimientos especiales, pero es bastante más débil que los protagonistas, por lo que a veces casi será mejor huir del combate en lugar que enzarzarnos en refriegas innecesarias. ¿El motivo? Si muere el soldado y no hemos llegado al altar, se acabó el juego y tendremos que empezar el descenso nuevamente desde el inicio.

AbyssOdysseyScreen_23

Ahí es donde radica parte del encanto y frescura de Abyss Odyssey, en esa dificultad dura y exigente que nos obliga a conocer bien a los personajes y a no actuar sin pensar. Y como no podemos memorizar los escenarios debido a la aleatoreidad con la que son generados, el desafío es aún mayor. Y para mayor delicia de los amantes del dolor, al morir perderemos absolutamente todas nuestras pertenecncias, manteniendo solamente el nivel y el oro que tuviéramos al morir. Y ya os advierto que los objetos no son nada baratos.

Pero como en todo, podemos realizar alguna que otra triquiñuela para sobrevivir en el abismo. Contamos con una barra de maná que sirve para lanzar un poderoso hechizo cuando está llena, y que además nos permite capturar el alma de un enemigo caído si este se encontraba en las últimas. De este modo, podremos transformarnos golem, espectro, esqueleto, becerro gigante y así hasta más de una veintena de monstruos, utilizar sus ataques, movimientos y hasta su propia vida para avanzar por el abismo. Y cambiar en cualquier momento a nuestro héroe, el cual no habrá sufrido ningún daño.

También existe la posibilidad de establecer un campamento en determinados puntos del abismo, a los que regresaremos al morir. Sin embargo, sus usos son muy limitados y su coste es bastante alto. Afortunadamente, si lo hacemos contaremos con algunos soldados que nos ayudarán a la hora de luchar.

AbyssOdysseyScreen_48

Del mismo modo que los escenarios y tesoros son aleatorios, así lo son también los jefes finales. Aunque un par de ellos son fijos debido a la historia principal, otros pueden esperarnos de forma inesperada al final de uno de los pisos del abismo. Algunos de estos jefes y sub-jefes son versiones oscuras y ultravitaminadas de los protagonistas, que pueden hacernos morder el polvo a las primeras de cambio.

Pero no todo el mundo es hostil en Abyss Odyssey. Junto con el siniestro vendedor (antepasado del buhonero de Resident Evil 4, seguramente), encontraremos soldados moribundos que nos darán objetos, espectros guitarristas que nos darán consejos por un módico precio y taimados demonios que nos ofrecerán regalos y que tarde o temprano volverán para cobrarse su precio en sangre. La nuestra.

Completar Abyss Odyssey por primera vez puede llevarnos en torno a las 3-4 horas.  Y es que aunque los pisos no son demasiado largos, moriremos más veces de las que queramos en un primer momento, algo que se notará aún más si jugamos en el cooperativo para dos jugadores (local o a través de Internet), puesto que posee fuego amigo, y como si de los clásicos Golden Axe o Streets of Rage se tratara, os aseguro que en muchas ocasiones perderemos la vida por los «despistes» de nuestro compañero que por los implacables monstruos.

Derrotar al hechicero (en un combate que podría haber sido bastante más espectacular) tampoco supone el fin de la aventura, puesto que aún tendremos que subir mucho de nivel y explorar las otras rutas del juego, derrotar a los jefes finales ocultos y encontrar todas las páginas del diario perdido de nuestro soñador antagonista. Y el hecho de que todos los escenarios sean aleatorios le añade un plus de rejugabilidad muy alto a la aventura. Lamentablemente no contamos con ningún punto de control si queremos retomar una partida en concreto, por lo que siempre tendremos que comenzar desde una de las tres entradas del abismo.

abyss_odyssey-2575060

Y ya que hablábamos de «fuego amigo», el modo competitivo para hasta cuatro jugadores que nos ofrece ACE Team es un extra muy jugoso en el que, a modo de Super Smash Bros, lucharemos en amplios escenarios para demostrar quien es el ser más peligroso del abismo. En este modo contamos con nueve luchadores principales disponibles y un gran número de personajes de apoyo. Casi todos ellos están bloqueados al inicio, y solo los desbloquearemos al vencer todos los desafíos que nos aguardan en la campaña principal.

Una delicia para los sentidos

No tenéis más que ver un par de imágenes de Abyss Odyssey para daros cuenta de que estamos ante uno de esos juegos que entran por los ojos, y en el que lo que más destaca es su apartado estético, preciosista y colorido gracias a un cell shading elegante tanto en los diálogos entre personajes (traducidos a nuestro idioma, algo raro en un juego de Atlus) como en los numerosos escenarios. Ya sea en una mazmorra repleta de zombis o en un bosque con ninfas y golems, el juego cuenta con una ambientación que nos lleva de la mano a ese mundo de ensueño del brujo con una facilidad pasmosa. Todo ello acompañado con una banda sonora muy acertada, que a ratos nos invita a salir de aventura y en otros es ominosa a la par que épica (recordándonos incluso a ciertas melodías de Shin Megami Tensei).

Abyss Odyssey

14,99 euros. Eso es lo que cuesta Abyss Odyssey en las respectivas plataformas descargables de Playstation 3, Xbox 360 y PC. A nosotros, como grandes aficionados a los juegos de tortazos de la vieja escuela y a los Action RPG, nos ha parecido una de las propuestas más originales de los últimos meses, puesto que si bien no inventa la rueda, su sistema de combate es mucho más profundo y sólido que en otros juegos de corte similar y su dinámica basada en la exploración de escenarios aleatorios siempre supone toda una sorpresa muy bien implementada. La posibilidad de controlar a los enemigos es también todo un acierto que nos ayudará a hacer más llevadero un descenso que se antoja bastante complicado en sus inicios, especialmente cuando descubrimos en nuestras propias carnes que al morir perdemos todos los objetos que teníamos hasta el momento.

Eso si, como suele ser habitual en este tipo de propuestas, jugad siempre con mando. El control con el teclado y ratón en PC es un poco tosco y cuesta hacerse con él a las primeras de cambio,  pudiendo quedarnos vendidos  y mirando para otro lado en algún momento al ejecutar los movimientos especiales con el ratón.

Por lo demás, pocas pegas se le pueden achacar al proyecto más reciente de ACE Team, sin duda alguna el más ambicioso hasta la fecha y que no hace sino respaldar la confianza de Atlus en este equipo de desarrolladores del que esperamos muchas y nuevas sorpresas tan gratas como esta. ¡Os esperamos en el abismo!

A favor

  • Diversión a raudales en un Action RPG con elementos de roguelike con el que estar enganchados durante horas.
  • Sistema de combate sólido y profundo. Por encima de la media en otros juegos de corte similar.
  • Ambientación original basada en las criaturas del folclore y mitos de Chile.
  • Una puñetera maravilla visual y sonora que encandila de principio a fin.
  • Modo cooperativo para dos jugadores y competitivo para cuatro que añaden aún más rejugabilidad a un título ya de por sí adictivo para un único jugador.

En contra

  • El control con teclado y ratón es algo tosco y cuesta acostumbrarse. Se recomienda jugarlo con mando sí o sí.
  • No se dan muchos detalles sobre el sistema de combate en el tutorial inicial.
  • El enfrentamiento final contra el brujo está bastante desaprovechado.
  • Siempre hay que iniciar la aventura desde el inicio al abismo, con todo lo bueno y malo que eso conlleva. Un punto de control para partidas cortas no habría estado mal.

Nota-Talion-8