Aúlla junto a nosotros tras leer el manganálisis dedicado a la obra Wolf’s Rain. Sin duda una pequeña gran joya que nos deja el mundo del manganime.

Wolfs-Rain-02

Hoy es uno de esos días en los que todos los otakus estamos de enhorabuena. Celebrar dos eventos del sector en las mismas fechas (Expomanga en Madrid y Salón del Cómic en Barcelona) no es algo que se vea todos los días, aunque esta coincidencia va a convertirse en uno de esos asuntos que va a traer cola por lo que implica tanto para comerciantes como para asistentes. Riñas a parte, nosotros nos centramos, como cada jueves, en nuestro manganálisis semanal, que en mayo está dirigido a obras manganime que tienen por protagonistas a animales. En esta ocasión nos soltamos la melena para traeros una obra salvaje y hermosa a partes iguales. Una oda a la naturaleza que destaca no sólo por sus personajes, sino también por su realismo. Con todos vosotros, Wolf’s Rain.

Historia

En un mundo post-apocalíptico en el que una gran parte de la flora y la fauna están en peligro, la mayoría de los humanos viven en la más absoluta pobreza. Por otro lado, unos pocos afortunados, los nobles, pueden presumir de vivir como unos auténticos privilegiados. En este escenario es famosa la leyenda que aparece en el Libro de la Luna y que dice que los lobos son unas criaturas místicas que vinieron a la Tierra desde el Paraíso. Asimismo, la historia cuenta que dichos animales encontrarían, junto a La Chica Flor, el camino que lleva al Paraíso y que, posteriormente, el mundo se reiniciaría.

Wolfs-Rain-03

Para muchos esta leyenda es una gran mentira, pues se cree que los lobos se extinguieron hace más de doscientos años. Una certeza muy alejada de la realidad, ya que estos animales han conseguido infiltrarse entre las personas adoptando forma humana, aunque conservando todos sus sentidos de lobo. ¿Qué se traerán entre manos?

Wolf’s Rain es un anime creado por el estudio Bones. La obra estuvo dirigida por Tensai Okamura y contó con un guión de Neiko Nobumoto. Su emisión se inició a principios del año 2003, concretamente en enero, en los canales japoneses Fuji TV y Animax. Los 26 episodios de que consta fueron emitidos en los siete meses siguientes, concluyendo su presencia en la parrilla a finales de julio de ese mismo año.

Manga

Wolfs-Rain-05

Al mismo tiempo en que se emitía en televisión la serie, exactamente en el mes de abril, se publicó el primer episodio de la adaptación a manga de Wolf’s Rain. Contando con guión de Keiko Nobumoto y con ilustraciones de Toshitsugu Iida, la obra en formato papel salió a la luz en las páginas de la revista mensual de corte seinen Magazine Z, propiedad de Kodansha. Los episodios de que consta concluyeron su publicación en febrero del año 2004, siendo recogidos en dos volúmenes recopilatorios.

La característica más notoria de la versión en papel de Wolf’s Rain es que, aunque narra los principales acontecimientos de su original en anime, presenta diversas diferencias con este. De hecho, al igual que ocurre con otras obras que fueron ideadas para la pequeña pantalla y que, posteriormente, dieron el salto al manga (como es el caso de Evangelion), su versión en cómic japonés constituye en ciertos momentos una trama alternativa que puede llegar a complementar a la original. Esto se debe a que en determinados momentos se muestran eventos paralelos a los narrados en el anime, cambiando incluso los diálogos y la cronología de los episodios más fieles, mientras que algunos personajes del anime ni siquiera aparecen en papel. No obstante, el manga también es un punto de referencia para los fans de Wolf’s Rain.

OVAs

La sensación causada por esta obra hizo posible que se plantease la creación de OVAs que llevasen la historia original un poco más adelante. Así, el estudio Bones se puso nuevamente al frente de estas nuevas animaciones que estuvieron dirigidas por Tensai Okamura y tuvieron un guión creado nuevamente por Keiko Nobumoto. La primera de las OVAs se emitió en enero de 2004, mientras que la cuarta y última hizo su aparición un mes después, en febrero de 2004.

Conclusión

Wolf’s Rain es una de esas obras indispensable para cualquier otaku que se precie. Al igual que otras series de renombre, en determinados momentos puede pecar de flojera, aunque, posteriormente, esta remonta increíblemente para atrapar al espectador en una trama que no le dejará indiferente. Un canto a la naturaleza que atrapará al espectador de principio a fin.

En cuanto a la calidad de animación, destaca la minuciosidad a la hora de presentar todos los detalles, desde el más grande hasta el más pequeño. Los personajes, caracterizados por fuertes personalidades, resultan más realistas de lo que cabría esperar de una serie de este calibre, tanto por su citada personalidad como por su diseño. Además, la propia evolución que experimentan estos acerca al público a una realidad ficcionada que llega al corazón del espectador, haciéndole sentir emociones y sensaciones insospechadas.

Mención aparte merece la banda sonora de Wolf’s Rain. Compuesta por Yoko Kanno, esta supone un complemento perfecto para la historia, ilustrándola con mucho acierto y casando con impresionante armonía con los acontecimientos narrados a los que acompaña. Asimismo, la fotografía destaca notoriamente, ya que cada paisaje, a pesar de que en ocasiones estos pueden resultar apagados y sin vida, transmiten mucha más información que cualquier diálogo posible.

Taloniano, no pierdas la oportunidad de ver esta espectacular obra de la animación japonesa que te enganchará de principio a fin. Compra varios paquetes de palomitas y nachos, siéntate frente a la pantalla y empieza a disfrutar de Wolf’s Rain. Nunca una manada le lobos dio tanto de qué hablar.

Wolfs-Rain-04