Un jueves más regresamos con nuestro manganálisis semanal. En esta ocasión, sacamos nuestro lado más perruno con la serie Ginga: Nagareboshi Gin.

Nagareboshi Gin-02

Continuamos con este mes de mayo dedicado a esos pequeños amigos que nos hacen compañía y que, sin comerlo ni beberlo, se convierten en un elemento de más de cualquier familia. Sí, seguimos hablando de las mascotas. En esta ocasión, y como bien hemos adelantado, hemos dejado salir nuestro lado más perruno para traeros una de esas historias que están protagonizadas por el mejor amigo del hombre: el perro. Además, podemos afirmar que esta obra es una pequeña joya del mundo del manganime que bien merece una mención especial. Hablamos de Ginga: Nagareboshi Gin.

Historia

Nagareboshi Gin-03

Gin es un cachorro de raza Akita Inu que deja a su amo, un muchacho llamado Daisuke, para unirse a una jauría de perros salvajes. Este grupo está reclutando canes de todo Japón para luchar contra Akakabuto, un oso muy peligroso y trastornado, y sus esbirros.

La trama comienza desde el punto de vista de los humanos, pero en determinado momento cambia para que veamos todo según lo miran los peludos protagonistas.

Valores como la amistad, el valor y la superación son algunas de las cosas que nos pueden enseñar estos pequeños grandes amigos. ¿Conseguirán su objetivo y podrán con Akakabuto?

Ginga: Nagareboshi Gin es un manga original creado por Yoshihiro Takahashi en el año 1983. Durante los cuatro años que duró su aventura en la revista Weekly Shōnen Jump, de Shueisha, la obra se recopiló en dieciocho tomos. Asimismo, la historia del pequeño Gin consiguió el galardón al mejor shōnen en los premios de la editorial Shogakukan en 1987.

En 1999 Yoshihiro Takahashi volvió a la carga con la secuela directa de la serie. Ginga Densetsu Weed, que así se tituló, estuvo diez años activo en la revista Manga Goraku y se recogió en sesenta volúmenes. En esta ocasión, el protagonismo recayó en el hijo de Gin, Weed, quien parte en busca de su progenitor.

Por otro lado, Ginga Densetsu Weed: Orion es la tercera parte de la obra que nos presenta a los nietos de Gin: Orion, Sirius, Rigel y Bellatrix. La última obra de la franquicia, Ginga Densetsu Riki, es una precuela de sólo un tomo que tuvo únicamente seis episodios.

Lamentablemente, estos mangas no han sido licenciado en nuestro país y parece que no existen rumores que apunten a que puedan llegar en un futuro.

Anime

La historia de este grupo de perros que tienen a Gin como protagonista pronto llamó la atención de las productores y de los directores, por ello no fue de extrañar que se realizara la adaptación animada de Ginga: Nagareboshi Gin. El 7 de abril de 1986, y bajo la dirección de Tomoharu Katsumata, se emitió el primer episodio del anime en la cadena TV Asashi. Tras veintiún capítulos la obra llegó a su fin en septiembre de ese mismo año.

Nagareboshi Gin-04

Ginga Densetsu Weed, la segunda parte de la serie, no se quedó sin su salto a la pequeña pantalla. En esta ocasión, Toei Animation le cedió el testigo de la animación a Studio Deen, mientras que Kasumata le dio la silla de director a Toshiyuki Kato. Así, la historia de Weed nació en noviembre de 2005 y terminó en mayo del año siguiente tras la emisión de su episodio número veintiséis.

Conclusión

Ginga: Nagareboshi Gin es una obra clásica que, quizás, no es tan conocida como otras series que salieron en Japón durante la década de los ochenta. A pesar de ello, es, sin duda, un diamante en bruto que ningún fan del manganime debe perderse por nada del mundo.

Amistad, trabajo en equipo, valor… muchos son los valores que se ensalzan en cada una de las páginas protagonizadas por este Akita Inu que te llegará al corazón. Por supuesto, estas enseñanzas aparecen también en la adaptación animada, un anime que conserva ese toque mágico de las series de televisión que se realizaban en aquella época. Sin duda es una auténtica delicia.

Lamentablemente, este gran trabajo inicial se encombrece un poco cuando tratamos en tema de las continuaciones. Mucha gente opina que segundas partes nunca fueron buenas, y en el caso de la obra que nos ocupa bien podría decirse así. Y es que la segunda parte de Ginga: Nagareboshi Gin tiene muchos altibajos y no mantiene una misma continuidad. Una auténtica pena.

En definitiva, y sin contar los puntos negativos, Ginga: Nagareboshi Gin es una obra altamente recomendable tanto si te gustan los animales como si no, porque tendréis ante vosotros una gran historia que os calará hondo.

Nagareboshi Gin-05