hina-matsuri-001

Cada 3 de marzo se celebra en Japón el Festival de las Muñecas, también conocido como Días de las Niñas o Festival de los ciruelos, pues se realiza cuando estos están ya floridos. Cada año por estas fechas las familias japonesas exponen una serie de muñecas en un altar con diferentes escalones, con el fin de que ayudaren a que la niña de la casa crezca sana y feliz.

Esta tradición surgió en la Era Heian (desde el año 794 al 1185) cuando se celebraba el tercer día del tercer mes lunar, pero igual que ocurre con otras celebraciones japonesas, cuando se implantó el calendario occidental pasó al día 3 del tercer mes del año. La tradición dice que se tienen que colocar todas las muñecas durante el mes de febrero, y guardarlas al finalizar el día 3 de marzo. Si se retiran más tarde, la niña tardará más de la cuenta en casarse.

hinamatsuri_doll

Poner muñecas en una celebración dedicada a los niños no parece nada fuera de lo habitual desde nuestra mentalidad occidental, sin embargo el significado está lejos del que podamos imaginar. Antiguamente se creía que las muñecas tenían la extraña virtud de atrapar en su interior los malos espíritus. Es por este motivo que en muchas casas se tenía muñecas tradicionales, para que los malos espíritus quedaran atrapados en su interior y no afectaran a los más pequeños de la casa. Seguro que sois muchos los que comprendéis ahora porqué muchos videojuegos o películas de miedo con ambientación japonesa tradicional, las muñecas malvadas o poseídas juegan un papel clave en la ambientación.

1803873-1

En las casas donde este día se celebra más tradicionalmente hoy se servirá una cena especial, llena de simbolismos para la buena fortuna de la pequeña de la casa. El menú se compondrá de un sake blanco dulce, hecho a base de una combinación de arroz, koji y shochu, que simboliza la purificación interior; unas bolitas de arroz de diferentes colores llamadas hina-arare que protegen a las niñas de la mala suerte y las enfermedades; hishimochi, un dulce en forma de diamante que dicen puede expulsar a los malos espíritus; y el ushiojiru, una sopa de almejas, que representan la perfecta unión de la pareja.

¡Jo! ¡Cualquiera quisiera regresar a la infancia solo para que te alimenten con semejante menú!

El altar de muñecas que se monta para la celebración está formado por 1 escalón con dos figuras, los más pequeños, y por 7 peldaños los más tradicionales. En el primero están las dos muñecas imprescindibles, que simbolizan a los emperadores. En el segundo escalón se ponen las damas de la corte. Seguidas de los músicos en el tercer peldaño. En el cuarto está situado el gobierno y en el quinto los samuráis, que protegen al emperador y su corte. Los dos últimos peldaños, los más cercanos al suelo, son para los diferentes enseres, muebles y decorados.

display

¡Feliz día a todas las niñas!

Fuente: Descubrir Japón