Como todos sabéis hoy es el día de San Valentín, una fiesta muy extendida a lo largo y ancho de todo el planeta. Un día que ha perdido sus raíces religiosas, sustituyendolas por un afán comercial consumista que a veces roza lo absurdo, pero ¡Ahhh…! A quién no le gusta recibir un detalle este día de tu media naranja, un regalito o una bonita declaración de amor.

Por un conocimiento poco valorado por la sociedad general llamado “culturilla friki” y que en Tallon4 conocemos bien, casi todos nosotros sabemos que en Japón la tradición es regalar chocolate,… bueno maticemos: que las mujeres regalen chocolate a los hombres. Pero que no os engañe una equivocada primera impresión, esta no es una tradición machista, ni una fiesta dedicada al regocijo de los hombres más golosos. Nada más lejos de la realidad, pues en Japón regalar chocolate en la actualidad, a veces oculta una oscura y perversa intención de algunas mujeres.

 

Un poquito de historia

En Japón, San Valentín fue implantado en el año 1936, cuando la compañía de dulces Morozoff comenzó una campaña de marketing para que las chicas regalasen chocolate a los chicos que les gustaban como obsequio en este 14 de febrero, el día del amor. Visto lo visto, la campaña dio buenísimos resultados, pues un estudio realizado hace pocos años confirmó que la venta de chocolate para estas fechas supone un total del 50% de las ventas anuales del producto en todo Japón.

 

 

Chocolate para todos

Si algo define a la sociedad japonesa es la seriedad con que se toman todos los aspectos de su vida social, siempre haciendo las cosas exageradamente adecuadas para contentar a las personas que les rodean. Y San Valentín no es una excepción, más bien un ejemplo perfecto de este extremismo.

Inicialmente, por San Valentín, las chicas regalaban chocolate hecho a mano con mucho mimo y amor a la persona de la cual estaban enamoradas, pero en la actualidad muy poco del chocolate que se regala está hecho a mano, ya que los japoneses tienen poco tiempo libre y menos aún ganas de cocinar, es mucho más sencillo comprar cualquiera de los productos elaborados con chocolate que se venden en las tiendas. Tampoco se regala chocolate exclusivamente a los novios, esposos o a los que se desea que lo sean. Existen varios tipos de regalos chocolateados para este día. Veamoslos:

  • Honmei choco 本命チョコ (chocolate verdadero): Es el chocolate más típico, el que se regala a la pareja, novio, esposo o al chico que te gusta. Algunas chicas lo hacen a mano y otras compran marcas más elegantes y caras.

  • Giri choco 義理チョコ (chocolate de obligación): Este es el chocolate para los compañeros de trabajo, amigos, parientes, etc… el de guardar las apariencias y ser cordial con el resto de la sociedad.

  • Tomo choco 友チョコ– (chocolate de amistad): Este chocolate se intercambia en las aulas de los colegios entre los más pequeños. En algunas guarderías y colegio de primaria se está dejando de hacer ya que algunos niños no reciben ninguno y se quedan traumatizados (va en serio). También se puede incluir en esta categoría el que se regalan entre las amigas.

  • Fami choco ファミチョコ (chocolate para la familia): Se suele regalar entre la familia: padres, hermanos, hijos…

  • Sewa choco 世話チョコ– (chocolate de agradecimiento): Chocolates para las personas que nos han hecho un favor: amigos, profesores, compañeros…

  • Gyaku choco 逆チョコ (chocolate “al revés”): Esta variedad no es tan común, pero es el más original. Lo regalan algunos hombres a las mujeres, y como es lo contrario de lo que marca la tradición, todo el envoltorio está impreso al revés, como visto en un espejo.

 

La verdad oculta

Pero la verdad que ocultan muchos de estos regalos (no en todos los casos) no es tan dulce como el chocolate. Viajemos unas décadas atrás, hasta 1965, cuando una pastelería convenció a su clientela masculina para que devolvieran el regalo que las chicas les habían hecho con tanto amor en forma delicioso marshmallows: blanquito, recóndito e igual de dulce. Desde entonces, el día 14 de marzo es el Día Blanco, o White Day, aunque esta celebración ha variado un poco en este tiempo… Actualmente los hombres no devuelven el detalle del chocolate con golosos marshmallows, sino regalos mucho más caros que muchas veces son elegidos por las propias beneficiarias, entre los que se suelen encontrar joyas, bolsos y calzado de marca.

 

Ante todo dejar claro que igual que no a todos los españoles les gustan las sevillanas y los toros, no todas las mujeres japonesas utilizan de esta forma a los hombres, ni todos los hombres japoneses se dejan utilizar, pero es un aspecto de la celebración que se extiende rápidamente por el país nipón, impulsado por las grandes marcas y el afán de ventas. Aunque si echamos un poco la vista atrás en la historia esta puede ser una dulce venganza del pueblo femenino japonés hacia una conducta especialmente machista que ha dominado la sociedad nipona desde que se conservan textos escritos.

Y vosotros talonianos… ¿Cómo celebraréis este día? ¿Con chocolate artesano al más puro estilo consumista japonés? Queremos ver los resultados ¡Cuéntanoslo!