metalgearrising

Jack is back!

Hace aproximadamente un año llegaba a Playstation 3 y Xbox 360 el que sin duda ha sido el desarrollo más accidentado para Konami y Hideo Kojima en los últimos años: Metal Gear Rising. La historia ya la conocemos todos a estas alturas. Presentado por todo lo alto en el E3 de 2010 bajo el subtítulo de «Lightning Bolt Action» frente al clásico «Tactical Espionage Action» de las entregas anteriores, el juego se concibió como un título puente entre Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty y Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots, en el que se nos contaría como Raiden rescataba a la pequeña Sunny Gurlukovich de los Patriots, a la vez que veía su cuerpo humano remplazado por uno cibernético. Todo ello a través de un par de tráilers que mostraban una jugabilidad muy temprana pero original bajo el siguiente concepto: Zandatsu.

El tiempo pasó y no se supo nada del bueno de Raiden. En secreto, nuestro twittero favorito decidió cancelar el juego hasta ver que, ya que en Kojima Productions eran unos legos en esto de los hack’ n ‘slash, lo mejor que podía hacer era encargárselo a los maestros del género: Platinum Games. Y así, en menos de 14 meses, los creadores de Bayonetta, Madworld, Vanquish y The Wonderful 101 se marcaron un señor juegazo que ya pudimos disfrutar en consola. Y ahora, para sorpresa de todos, también lo hace en PC.

Decimos que es una sorpresa porque desde hace once años, el universo Metal Gear no se adentraba en los terrenos del PC (más concretamente, desde aquel vergonzoso port de Metal Gear Solid 2: Substance). Para que Raiden haya llegado finalmente a PC ha sido necesario que los fans de todo el mundo se unieran exigiendo a Konami una versión a la altura para esta plataforma, que poco a poco va abriéndose camino entre los estudios japoneses, siempre reacios a ella debido a la escasa popularidad del PC como plataforma de juegos en el país nipón.

Y ahora por fin, desde hace escasas semanas, por fin tenemos el célebre Metal Gear Rising: Revengeance de Platinum Games en nuestros compatibles. ¿Habrá merecido la pena el año de espera?

metal gear rising

Para aquellos que hayan vivido en una cueva durante los últimos meses debe quedarles clara una cosa: no nos encontramos ante un Metal Gear al uso. Es un spin-off centrado en la acción, así que no debe valorarse según los mismos baremos que emplearíamos para las aventuras de Snake. Aquí prima la acción rápida y vertiginosa por encima de todo. Sí, es cierto que hay algunos elementos que se mantienen de la serie original, como las conversaciones por codec (menos pesadas de lo habitual), las secuencias cinemáticas espectaculares, los giros argumentales que nos dejan con el culo torcido (para bien o para mal), momentos (escasos) que se prestan al sigilo, y guiños a otras entregas como las famosas cajas para esconderse, así como información y cameos de otros personajes conocidos.

Y es que también hay que recordar que tras pasar por las manos de Platinum y cambiar el enfoque a la acción pura y dura, el argumento también ha sido modificado por nuestro amigo Kojima. Ahora está situado cuatro años después de los hechos de Guns of the Patriots, en un mundo en el que las PMC (Compañías Militares Privadas) campan a sus anchas. Raiden forma parte de una de ellas, MAVERICK, encargada de pacificar zonas en guerra, por lo que no tardará en entrar en conflicto con los miembros de DESPERADO, otra PMC que busca justo lo contrario, avivar nuevamente el fuego del conflicto en el que el mundo se encontraba inmerso años antes. Y como estamos ante el argumento de un Metal Gear, «hasta aquí puedo leer».

metal-gear-rising-nanopast

Un portento técnico con escasas novedades

Otra cosa que debe quedar clara en esta versión para PC de Metal Gear Rising: Revengeance, es que el juego es exactamente el mismo que el que ya vimos en consola hace un año. La historia se mantiene inalterable (con una duración de 6 horas aproximadamente en su primera partida), y con dos capítulos extra protagonizados por Jetstream Sam y Blade Wolf, de una hora de duración cada uno y que nos permiten expandir las motivaciones e historia de los enemigos de Raiden. Tampoco podemos olvidar las numerosas VR Missions, que expandirán aún más la vida del juego, ya de por sí rejugable hasta decir basta.

El resto de elementos que hicieron triunfar la propuesta de Platinum y Konami se mantienen inalterables: Dificultad de órdago, jugabilidad vertiginosa basada en los contrataques y parries, y uso del citado zandatsu para cortar y trocear todo lo que encontremos en nuestro camino, teniendo que arrancar la columna vertebral de nuestros enemigos cibernéticos para recuperar la salud. Todo con un nivel de violencia mucho más alto que en anteriores Metal Gear y una banda sonora muy rockera.

Como auténticas novedades de contenido se encuentra el clásico modo en el que nos enfrentamos a los jefes finales (inexplicablemente ausente en la versión original), y la posibilidad de volver a ver las secuencias de vídeo fuera del propio juego.

metal_gear_solid_rising-2432241

Pero lo que verdaderamente hemos de tener en cuenta es si técnicamente el port está a la altura, o nos encontramos ante un nuevo Metal Gear Solid 2, Silent Hill 3 u Onimusha 3 en PC, auténticos despropósitos en lo que a conversiones se refiere. Afortunadamente ese no es el caso de Metal Gear Rising. Parece que Platinum Games se ha tomado en serio su estreno en PC, superando con creces el trabajo realizado por Konami de forma independiente en sus ports anteriores, y han conseguido lanzar la versión más nítida y estable del juego, funcionando en una alta gama de ordenadores a 60 imágenes por segundo (algo prácticamente imprescindible en un juego tan vertiginoso como este). Las configuraciones de resolución y soporte con una amplia gama de tarjetas gráficas son abrumadoras. De muy baja potencia debe ser el ordenador que tengáis para no poder disfrutar de este rubiales cibernético.

Eso sí, jugablemente os recomendamos, emplear un pad para disfrutar del juego (solo acepta el mando de Xbox 360, y desgraciadamente, los programas para emular el mando de Microsoft con uno genérico dan muchos problemas). Con el teclado manejamos a Raiden, y con el ratón movemos tanto la cámara como repartimos estopa. Por defecto, con el botón izquierdo realizamos los golpes fuertes y con el derecho los débiles. Con esta configuración, en ocasiones nos encontraremos vendidos al intentar cuadrar la cámara y atacar a la vez, empleando el mismo periférico para ello. No es imposible hacerse con ello, pero sinceramente, no es el control más cómodo para un juego de este estilo.

metalgear rising

Entonces, ¿merece la pena o no?

¿Pero qué clase de pregunta es esta? ¡Por supuesto que debéis probar Metal Gear Rising: Revengeance sin ninguna demora! La cuestión es si debéis hacerlo en PC o en consolas. Como podéis ver, ambas versiones son prácticamente idénticas salvo en un par de detalles (el modo jefes finales, la ligera mejora gráfica y acostumbraros a un control algo difícil en sus primeros momentos en caso de que no tengáis un mando). Por lo demás, es el mismo juego que ya disfrutamos en Playstation 3 y Xbox 360 hace un año. En caso de que lo jugárais en su momento, pasad de esta conversión, puesto que está centrada en aquellos que aún no lo han catado y carecen de una consola para ello. El juego es igual de redondo en las tres plataformas, y si aún no habéis disfrutado del escarceo entre Kojima y Platinum, esta es una ocasión de lujo para ello. Su precio económico (19,99 euros, el mismo que en consolas actualmente), gran adaptabilidad gráfica y jugabilidad endiablada pesan muy a su favor. Pero con un mando, por piedad.

Lo mejor

  • Metal Gear finalmente vuelve a PC tras años de espera
  • Conversión muy cuidada a nivel técnico. El juego cumple sobradamente en una amplia gama de ordenadores, demostrando que Platinum puede llevar sus juegos al PC sin problemas.
  • Igual de frenético, desafiante y divertido que la versión original de consolas.
  • Pese a ser un hack ‘n’ slash puro y duro, los guiños y referencias al universo Metal Gear siguen presente.
  • Su reducido precio (19,99 euros) y la inclusión de los DLC y un modo extra nos mantendrán pegados durante mucho tiempo…

Lo peor

  • …pese a que la historia principal se sigue completando en un suspiro.
  • Una vez más, se recomienda encarecidamente un mando para jugar a un título de estas características en PC.

Nota-Talion-8coma5