292649

Desde la semana pasada los usuarios de PlayStation 3 podemos disfrutar de la versión demo de Puppeteer, que los usuarios de japoneses llevan disfrutando desde hace algún tiempo. Gavin Moore, creador de otras sagas como The Getaway o Siren: Blood Curse, es el encargado de llevarnos al mundo de las marionetas. Eso si, Puppeteer ha sido desarrollado por el estudio japonés SCE Japan Studio en exclusiva para la consola de sobremesa de Sony.

Muchos pensaréis que un juego de plataformas está estrictamente diseñado para los más peques de la casa, pero no os dejéis engañar tan fácilmente. En esta y otras muchas ocasiones los directores recrean un mundo de fantasía que perfectamente pueden ser compartidos por personas de todas las edades. Puppeteer tiene muchos toques a priori infantiles, pero a su vez contiene esa esencia que solo los mayores captarán mejor. Todo ello unido a un apartado artístico y a una excelente banda sonora que nos deleita de principio a fin.

No, no exagero para nada en absoluto. Conforme iba avanzando por los diferentes escenarios cada vez tenía más ganas de seguir y saber mucho más sobre la historia que esconde este plataformas bidimensional. La verdad sea dicha, nada más comenzar nos damos cuenta de que estamos ante un producto diferente, que nos va a atrapar queramos o no. Parte de la culpa la tiene el excelente doblaje al castellano del que hace gala Pupetter.

Pero como dijo Jack el Destripador, «vayamos por partes» y conozcamos Puppeteer desde el principio. Nada más comenzar nos dan la bienvenida al mágico teatro de lo extraño y lo fantástico. A partir de este punto el narrador nos cuenta que un malvado oso de peluche le roba a su dueña, la Diosa Luna, sus dos posesiones más preciadas: la piedra lunar negra y unas tijeras mágicas llamadas Caliburs (nada que ver con cierta saga de lucha de Namco-Bandai).

Tres años más tarde de este terrible acontecimiento, el amado peluche de la Diosa Luna es autoproclamado Rey Oso Luna. El malvado Rey Oso noche tras noche encierra las almas de los niños en marionetas de madera. Es aquí donde por primera vez vemos a nuestro protagonista, Kutaro. Un desafortunado incidente hace que el Rey Oso le arranque la cabeza para tragársela. Y tras este terrible suceso nuestro héroe es arrojado a lo más oscuro del castillo.

puppeteer_screenstgs12_0002

Como cualquier plataformas, hacerse con sus controles es algo aparentemente sencillo. Su jugabilidad es muy adaptable, por lo cual no nos constará demasiado esfuerzo hacernos con el control de Kutaro. Gavin Moore también había pensado que al ser un juego de plataformas en 2D sería posible añadir un segundo jugador para ayudar a nuestro protagonista. Dicho y hecho. El segundo personaje del juego es algo extraño, y nos irá ayudando con algo de magia en cada escenario. Este personaje secundario se trata de Ying Yang, un gato volador que nos enseñará a sobrevivir en este mundo mágico.

Una de las características propias de Puppeteer es que si perdemos la cabeza y no la recuperar rápidamente, perderemos una vida y a empezar de nuevo. Pero tranquilos, que contamos con las Chispas de Luna a modo de  puntos de control con los que  volver a la vida en caso de perder todas las cabezas.

En esta característica es donde reside un gran toque del humor de Puppeteer, ya que cada cabeza que nos pongamos tendrá escondida una pequeña magia en su interior. Por ejemplo, si cogemos una cabeza de esqueleto, nos servirá para interactuar con el entorno en los cuales nos encontremos con esqueletos para que estos nos den más Chispas de Luna.

Puppeteer

Uno de los aspectos que hacen de Puppeteer algo diferente en el género de las plataformas, son los escenarios. No me refiero al manido argumento de que «todos son diferentes», sino que la visualización de los mismos es realmente rompeadora. Según Kutaro avanza en los escenarios, estos también se irán desplazando, como si de verdad se tratase de una actuación de teatro de marionetas.

Ya hemos comentado que el doblaje de Puppeteer es otro de sus puntos fuertes. Sony se ha esmerado en dotar de vida a los personajes y transmitir la sensación de pertenecer realmente a una historia cargada de sensaciones.

Puppeteer-02

Os preguntaréis por los aspectos negativos de Puppeteer. Pero lo cierto es que la única pega es la duración de la demo (unos escasos quince minutos). No obstante, la demo cumple sobradamente para captar a potenciales jugadores, puesto que sus virtudes, tal y como habéis visto, no son pocas.

En definitiva, Puppeteer tiene todas las papeletas para triunfar en Occidente y competir de cara a cara con el mismísimo Rayman y sus amigos.

La versión final de este atípico plataformas llegará a nuestro país el próximo día 12 de septiembre y estará disponible mediante la plataforma digital de PlayStation Network y en formato físico.