medievil

¡Saludos, talonianos y bienvenidos de nuevo una semana más a la sección más dicharachera de esta ilustre web: Desde Suiza con amor! En esta semana tenemos la ocasión de preparar un conjuro de magia negra para hacer resucitar a un caballero medieval. Si, como  podéis leer en el titular de hoy, este honorable caballero medieval no es sin duda otro que Sir Daniel Fortesque. Este montón de huesos será invocado en el día de hoy para recordar sus hazañas en las consolas de generaciones pasadas, donde a más de uno dio muchas horas de juego.

Medievil es uno de esos juegos que con tanto cariño guardamos en nuestra memoria, ya que pertenece a la edad de oro de los plataformas tridimensionales de la primera consola de Sony. ¿Y cuales eran los ingredientes de Medievil para diferenciarlo de Spyro, Crash y compañía?  Ni más ni menos que mucho humor negro al que hay que sumar personajes muy carismáticos y entrañables.

Sony seguía en su muy buena linea en la creación de juegos brillantes para PlayStation. La creación de Sir Daniel Fortesque recayó en las manos de Chris Sorrell, mientras que el desarrollo del juego se encargaría el equipo de SCE Cambridge Studios. El estudio europeo nos narraba una novedosa historia llena de similitudes con los mundos de Tim Burton, especialmente Pesadilla antes de Navidad. Tan solo que aquí encarnábamos a un saco de huesos envuelto ataviado en una armadura de la Edad Media… ¡y tuerto para más señas!

Pero echemos la vista atrás para recordar más detalladamente el poco lustre de Sir Daniel en nuestras consolas, ya que como bien sabéis, las compañías solo se acuerdan de los personajes viejunos cuando nos quieren sacar los cuartos a base de nostalgia.

En 1998, época de pleno apogeo de la primera sobremesa de Sony, aparecía un nuevo título que buscaba llegar a un público un poco más maduro pero al mismo tiempo gamberro.  Medievil apostaba por un toque único donde los haya, logrando  muy buena aceptación por parte del público. Todo esto nos hizo creer estar ante una prometedora y duradera saga.  ¡Infelices de nosotros!

wallpaper_medievil_2_02_1600

El estudio europeo de SCE Cambridge nos situaba en el año 1286 donde un maligno brujo llamado Zarok fue desterrado del reino de Gallowmere por practicar la nigromancia. Ante tal hecho, el brujo no dudó un instante en formar un ejército de soldados esqueletos, zombies, y criaturas de otro mundo para lanzarse a la conquista de dicho reino. Es entonces cuando nuestro querido héroe entra en acción al mando del ejército del Rey Peregrino.

Como podéis observar, a Sir Daniel le falta un ojo. Fue en esta misma batalla cuando en una de las primeras andanadas de flechas, una de ellas le impactó en uno de sus ojos, dejándolo así fuera de combate a las primeras de cambio. Aunque la leyenda de nuestro héroe nos narra otra historia en la cuál él mismo derrotó al malvado brujo, pero es sólo eso, una leyenda.

Tras ganar el ejército del reino la batalla, Zarok se retiró rápidamente para regresar cien años más tarde e intentar de nuevo la conquista de Gallowmere. En esta segunda intentona el brujo obtiene el premio deseado, ya que el reino se encontraba totalmente desprotegido y el hechicero contaba de nuevo con su ejército de no muertos. Pero había un detalle que se le escapó a Zarok: al invocar a las criaturas no contaba con que también traería a la vida de nuevo a Sir Daniel, y que éste quería recuperar su honorabilidad defendiendo a su amado reino. Es aquí donde comienza Medievil.

La jugabilidad era impresionante, siendo muy fácil  hacernos con su control en todas sus acciones. No había excusa valida para no explorar todos los mapas en busca de nuevas armas, cálices de vida y monedas de oro. Tenía todos los ingredientes para convertirse en una gran saga, como todos sabemos ya a estas alturas. Por ello en el año 2000 lanzaron al mercado la secuela de Medievil.

medievil_2_hd_wallpaper_by_rawtalent93-d4jgu85

En esta segunda parte damos un salto en el tiempo muy significativo, recorriendo más de 500 años después de lo sucedido en la Edad Media. En esta entrega nos sitúan en el año 1886 en la ciudad de Londres, donde los rumores entre los brujos y hechiceros de la época buscaban con ansías el libro de hechizos de Zarok. Lord Palethorn tomaría el poder del libro y con él reunirá todo el arte de la magia negra para conquistar el Imperio Británico. Pero como ya sucedería en la primera entrega, al despertar a todos las criaturas, Palethorn también invocó  a nuestro protagonista.

Una de las novedades más curiosas es la opción de poder controlar a una mano (no seais malpensados). Dicha mano nos ayudará a avanzar por nuestra aventura, sorteando cualquier tipo de peligro. En esta secuela mejoraría mucho el apartado de la jugabilidad añadiendo mejoras y alguna que otra nueva arma.

Esta sería la primera y última secuela de la saga Medievil, que ni tan siquiera llegó a convertirse en saga. Ya que para Sony había más y mejores títulos rindiendo en la consola.  Sorprendentemente, en el año 2005 la compañía japonesa decidío sacar una versión mejorada de la primera entrega para la primera consola portátil de Sony, la PSP.  Con el título de Medievil Resurrection, devolvieron temporalmente a la vida una vez más a Sir Daniel Fortesque.

MediEvil-Resurrection-2-82L7LQJX4C-1600x1200

Medievil Resurrection no es más que una revisión de la primera entrega. Y dicho sea de paso, estamos ante una muy buena revisión. Otorga al título  muy buenos gráficos, mejoras en su jugabilidad, mayor variedad de armas, escenarios más amplios y detallados, más variedad de enemigos, y como guinda del pastel encontramos elementos inéditos de la historia y pequeños minijuegos que nos harán pasar más horas delante de nuestra portátil.

Desde entonces Sony parece haber olvidado a Sir Daniel. Esta sería la última ocasión que veríamos una aventura protagonizada por nuestro montón de huesos favoritos. Porque aunque Sir Daniel haya vuelto a la vida para aumentar el catálogo de personajes de PlayStation All Star Battle Royale, ya se podía oler en el ambiente un hedor a podrido a largas distancias. Y no precisamente el suyo.

Una vez más y para nuestra desgracia, uno de los personajes más carismáticos está a expensas de estas grandes compañías, las cuales solo parecen acordarse de ellos para subir el caché de algún clónico sacacuartos mal hecho.

En nuestros corazones aún echamos de menos a nuestro Sir Daniel Fortesque y su peculiar manera de caminar. Recordamos con anhelo aquellas tardes en una ambientación medieval a lo Tim Burton. Nosotros por nuestra parte, esperamos a que seas resucitado una vez más. Descansa en paz, mohoso caballero.