xbatman_arkham_origins_vita.jpg.pagespeed.ic.SLXfiVF3vN

Fans del Murciélago, prestad atención a las últimas declaraciones de Mark Pacini, director de Batman: Arkham Origins Blackgate, porque arrojan importantes datos acerca de la jugabilidad del esperado título portátil protagonizado por el Caballero Oscuro.

Para empezar, Pacini ha dejado bien claro que el juego está estructurado como un Mega Man, pudiendo elegir entre varios niveles con su respectivo jefe final en un menú inicial, mezclando así la mecánica de los «metroidvania» con la del robot azul de Capcom.

Sin embargo, al contrario que en los juegos de Mega Man, aquí no conseguiremos trajes o poderes de los jefes que derrotemos, sino que estos se desbloquearán al terminar el juego. Además, el orden de niveles que sigamos desembocará en varios finales, por lo que la rejugabilidad está asegurada.

La primera partida de Batman: Arkham Originis Blackgate se estima en unas 10 horas, cifra que fácilmente puede doblarse gracias a los finales alternativos y distintas maneras de encarar el juego. La espera hasta el 25 de octubre se nos está haciendo eterna.