portada2K Marin nos trae un nuevo capítulo de la saga XCOM, pero al ser un juego basado más en la acción que en la estrategia sería injusto compararlo con el original, por lo que en este análisis vamos a ignorar su sobrenombre para analizar The Bureau como si de una franquicia nueva de tratara.

 

El inicio de la Agencia

The Bureau es un juego de acción en tercera persona muy inspirado en la saga Mass Effect, en el que tendremos que hacer frente a una invasión alienigena en la década de los 60. Una invasión previa a lo que ocurrirá en el futuro (cuando los acontecimientos de XCOM: Enemy Unknow sucedan) y que sentará las bases de lo que será el XCOM que re descubrimos el año pasado en forma del juego de Firaxis. Como decíamos antes, poco o nada tiene que ver The Bureau con XCOM, comenzando por el gameplay, el cual está dividido en 2 partes muy bien diferenciadas: el cuartel general y las misiones.

El cuartel general contará con las más modernas instalaciones de la época para hacer frente a la invasión alienígena. En él encontraremos el laboratorio en el que los científicos trabajarán duramente para adaptar la tecnología alienígena que vayamos encontrando en nuestras operaciones de campo. Por desgracia, no tendremos opción de elegir qué tecnología queremos investigar ya que todo este proceso será automático y subordinado a la trama, por lo que nuestras visitas a los laboratorios serán para conversar con los científicos y conseguir así nuevos detalles de la historia.

También en el cuartel general llevaremos a cabo la selección del pelotón que nos acompañará durante nuestras misiones, pudiendo elegir la especialidad de nuestros soldados entre comando, francotirador (reconocimiento), ingeniero y apoyo. Además, según vayan subiendo de nivel al completar misiones, podrán ir aprendiendo habilidades específicas de cada clase (por lo general tendremos que elegir entre dos habilidades por cada nuevo nivel). Para ayudarnos a subir de nivel a nuestros soldados, además de llevarlos con nosotros en nuestras misiones podremos enviarlos a misiones secundarias por su cuenta (como ocurría con Assassin’s Creed y las misiones del gremio).

Como decíamos, el cuartel será el lugar dónde nos iremos enterando de gran parte de la trama además de ser el lugar dónde se desarrollarán la mayoría de las conversaciones. Por desgracia el sistema conversacional es bastante pobre ya que, aunque haya veces que podremos elegir entre dos respuestas diferentes, estas no afectarán el desarrollo de la trama ni el comportamiento y/o desarrollo del personaje para con nosotros. Personajes que podían haberse mejorado o profundizado más, ya que es muy difícil empatizar con ellos, las conversaciones carecen algunas veces de sentido, los comentarios graciosos no lo son (y están metidos con calzador)… en general las conversaciones solo aportan el ir desvelando parte de la historia. Historia que llega a ponerse bastante interesante en algunos puntos, con algún buen giro del guión.

vision tactica

La otra parte del gameplay se desarrollará en las misiones de campo. Podremos elegir entre las misiones de la historia principal y las secundarias (no muchas) lo que hará que el título nos dure alrededor de 10 horas, algo por encima de la media actual. En las misiones llevaremos a nuestro personaje junto con 2 soldados que habremos seleccionado previamente. En este punto es dónde la comparación con Mass Effect es más evidente: pulsando un botón entraremos en la visión táctica, en la que la acción se ralentizará y podremos dar órdenes a nuestros soldados, desde las básicas cubrirse, moverse o concentrar el fuego en un enemigo hasta el uso de los ataques especiales que comentamos más arriba. Por supuesto, si un soldado muere lo perderemos para siempre, por lo que a la hora de elegir los soldados que nos acompañen y las órdenes que les demos tendremos que ser inteligentes… no como ellos. La inteligencia de la IA aliada es bastante mala y deberemos de estar muy pendiente de ellos para que no se quede expuesta y los enemigos los acribillen. Enemigos que, a diferencia de nuestros aliados, son sustancialmente más listos, estarán siempre en movimiento para flanquearnos o evitar que lo hagamos nosotros, pero vaya, tampoco os esperéis el equivalente a la quinta sinfonía en inteligencia artificial enemiga.

Al ser un shooter en tercera persona nos encontraremos con el típico sistema de coberturas. Por desgracia el juego no responde a la perfección en este sentido y ciertas acciones son un poco extrañas (como tener que pulsar 2 veces el botón de cubrirse para saltar por encima de una cobertura).

Gráficamente The Bureau cumple a un buen nivel, al que nos tiene acostumbrados el Unreal 3. El modelado de los personajes es muy sólido, con algunos detalles muy buenos. Los escenarios están bien diseñados y cumplen su función y la recreación de la América sesentera es más que digna. Además, la esencia de guerra fría que desprende le añade un plus.

La música acompaña pero no destaca y durante los combates cambia a un ritmo machacón de instrumentos de viento que puede acabar rayando. El juego, como no podría ser de otra forma tratándose de 2K, viene doblado al castellano de forma correcta, pero también le pesan un poco las incongruencias de guión que comentábamos antes con respecto a la interpretación de los actores.

caminando

Conclusión

Muchas cosas han debido de pasar desde que se nos enseñó el juego por primera vez con ese tráiler en primera persona. Se nota que en todos estos años de desarrollo ha cambiado de rumbo varias veces y eso repercute siempre en el resultado final. Se le pueden ver los parches y remiendos, sobre todo en los diálogos. Con todo, es un juego que intenta ser digno, intenta cosas pero no las acaba de hacer bien, pero tampoco mal de todo, convirtiéndolo en un juego regulero al que, si lo juegas sin esperar mucho de él seguramente te divierta.

Nota-Talion-6

 

A favor:

  • La ambientación
  • Los combates, con los soldados desarrollados, pueden ser bastante entretenidos

En contra:

  • Se nota demasiado los varios cambios de rumbo durante el desarrollo
  • El ritmo de juego se puede hacer lento en ocasiones
  • Al juego le pesa el sobrenombre XCOM