Xbox One

Después de toda una noche de habladurías y rumores, por fin la propia Microsoft lo ha confirmado oficialmente: Xbox One no contará con sus absurdas políticas de DRM y el bloqueo regional desaparecerá por arte de magia.

De esta manera, parece que por fin la presión ejercida por la comunidad de jugadores de todo el planeta (que pocas veces se ha encontrado tan unidad como hasta ahora) ha hecho efecto en la compañía de Redmond, haciendo que de marcha atrás en sus locos planes de conquista mundial de cara a la nueva generación. Parece que por una vez el feedback ha servido para algo.

Así que tomad nota, que a partir de ahora la Xbox One contará con unas características mucho más amistosas de cara al usuario:

-No se requerirá conexión online permanente.

-No necesitará un reconocimiento online cada 24 horas.

-La conexión a Internet solo es necesaria al iniciar la consola por primera vez.

-Todos los discos de juego de Xbox One funcionarán igual que los de Xbox 360.

-Todos los juegos descargables funcionarán de forma offline como online.

-No habrá trabas algunas a la segunda mano.

-El control regional ha sido eliminado.

Sin embargo, hay una pregunta que queda por responder: ¿Seguirá sirviendo Kinect al Gran Hermano o podremos apagarlo a voluntad?