assassins4

Qué dura tiene que ser la vida de pirata, talonianos. Hay ciertas expectativas que solo un buen filibustero debe cumplir. Aunque uno tenga a su devota esposa en casa, es más que probable que todavía haya que tener algunas relaciones extra-matrimoniales. Para guardar las apariencias, por supuesto.

Esa es la situación problemática en la que se encuentra inmerso  Edward Kenway, protagonista de Assassins Creed IV: Black Flag. En una entrevista con Polygon, Darby McDevitt, guionista principal del juego, explica que la lucha de Kenway para permanecer fiel tendrá un tema central en la historia del título.

McDevitt indica que «Edward Kenway es un pirata obsceno y escandaloso como el que más, pero también es un hombre casado, y una de sus principales motivaciones en Assassin Creed IV: Black Flag es hacerse rico y probarse a sí mismo como un» hombre de calidad » a su familia y superiores, aunque para ello deba conocer a mujeres «no muy especiales» y mantener relaciones íntimas con ellas, como con la dama pirata Anne Bonny».

Parece como si el amigo Kenway tuviera una comprensión muy ambigua del término «hombre de calidad.»  ¿Quién sabe cuántos bebés asesinos están corriendo gracias a él? ¿Aprovechará acaso Ubisoft el carácter mujeriego del personaje para justificar nuevas entregas de la franquicia? Eso es algo que está fuera de toda duda.

Fuente: Polygon