¿Recordáis que en el 2008, el director de Piratas del Caribe, Gore Verbinski, dijo que estaba trabajando en una película de Bioshock? Pues dejad de pensar en ella, ya que todos los problemas e impedimentos que ha sufrido han terminado con el proyecto de una forma fulminante.

Así lo ha confirmado Ken Lavine al medio Eurogamer: «Gore quería hacer una película que fuera calificada como R, con un montón de sangre y un presupuesto de 200 millones de dólares, pero tan solo consiguió una financiación de 80 millones, y el no quería hacer una película de 80 millones». En ese momento entró en el proyecto el director de 28 semanas después, Juan Carlos Fresnadillo, pero en marzo decidió abandonar también el proyecto y ese fue el fin de tan prometedor proyecto: «Trajeron a otro director y yo no creí que encajará en el proyecto, y 2K es una de esas compañías que pone un montón de confianza en la gente creativa. Por eso me dijeron: ‘si te quieres cargar la película, hazlo’. Así que la maté».

Por fortuna, existe un resquicio de que el proyecto vuelva a ver la luz, aunque para eso «tienen que estar involucradas las personas correctas».

¿Os habría gustado ir al cine a ver una película de Bioshock? Háznoslo saber 🙂