otaku

Más de una vez hemos oído, y hasta hoy nosotros también así lo creíamos, que un otaku en Japón no es una persona bien vista, describiéndolos como tipos poco sociables, raritos y que están encadenados a una obsesión por el manga y todo cuanto a él rodea que roza lo insano.  En nuestro país se ha popularizado mucho durante estos últimos años de auge de la cultura japonesa (y oriental en general) llamarse a sí mismo “otaku” o a los amigos y conocidos que comparten la afición por el manga y el anime. Esto ha provocado muchas voces que repetían que estábamos malinterpretando un término que en principio era despectivo… e insisto, nosotros pensábamos lo mismo hasta la fecha.Navegando por internet hemos encontrado un artículo muy interesante que habla sobre el término “otaku” en Japón y como se está generalizando y popularizando un significado alterado del conjunto de personas que se pueden incluir en esta descripción.

Pues este artículo de Culture Japan, nos ha hecho conocer un poco más sobre el término “otaku” en Japón, y por qué ha llegado hasta nosotros la mala asociación de conceptos.

Parece que un programa muy popular en la televisión Japonesa realizó hace poco un reportaje sobre “Cómo gastan su dinero los otakus”, pero el resultado no fue muy bueno. Primeramente parece que en el programa se decía  “todos los otakus son así”, cuando en verdad se mostraba un solo tipo de otaku: “otaku 2D Bishojo”, es decir, el tipo de otaku interesado en juegos de estética manga donde las protagonistas,  siempre mujeres, interactúan con el jugador y en la mayoría de casos se centra en temáticas de romanticismo, conquista y erotismo. Además, al revisar los comentarios de la comunidad nipona sobre el mismo, mucha gente creía que era un “yarase” o “fake”, o sea, que estaban actuando y que parecía que los productores se hubieran pasado por el Animate más cercano comprando todo lo que había de moda y lo “vomitaran” por toda la habitación. Parecía que para ojos expertos había posters especialmente sospechosos, como los que cuelgan de la barra que atraviesa la habitación.

La palabra “otaku” es interpretada de muchas y diferentes maneras por muchas personas. Por ejemplo, un otaku del vino, un otaku de los trenes, y se refiere a las personas que son especialistas en ciertas áreas. Sin embargo, la definición más popular del término, gracias a programas como este que aparecen en los medios japoneses y que ayudan a difundir y alterar su significado, es exactamente la reflejada en este reportaje.

Si todo el mundo empieza a creer lo mismo, el termino otaku se verá acotado a un tipo de personaje cómico e inútil, y los aficionados al manga o al anime estarán cohibidos de hablar y mostrar su afición por miedo al rechazo social.

“No todos los otakus son como el que salió en ese programa de TV y es importante hacerlo saber a otras personas compartiendo tus intereses en línea y no en línea, ya que si no lo que ocurrirá será que continuaremos siendo etiquetados como otakus solitarios-que-sólo-compran-artículos-de-anime-en-lugar-de-alimentos, y cada vez será más difícil muchas personas compartir su pasión por el anime.”

Una buena conclusión sacada directamente del artículo, ya que expresa maravillosamente el cuadro en el que encasilla la sociedad japonesa a los otakus. Pero no solo se podría aplicar a la sociedad japonesa, ya que mucha gente peca de la misma forma, encasillando, por ejemplo, a los jugadores de videojuegos como violentos o a los aficionados al rol de peligrosos.