A través de una comparativa de las versiones de Mass Effect 3 realizada por Digitalfoundry para Eurogamer, podemos ver los puntos fuertes y débiles de las versiones para PlayStation 3, Xbox 360 y Wii U, siendo las dos últimas las que mejor salen paradas del examen. Quizás lo que más nos interesa a todos es saber si la versión de Wii U está a la altura de las circunstancias, hecho que parece quedar claro en el resumen que os dejamos a continuación a pesar de algunos lamentables defectos.

Gracias a Kotaku por el resumen.

En cinemáticas:

Los resultados son ambiguos. Vemos una pequeña ventaja sobre Xbox 360 en alguna escena, pero el resto parece situarse entre la versión para la consola de Microsoft y la versión de bajo rendimiento de PlayStation 3. En sólo un área vemos que la versión para PS3 es superior a la de Wii U: andando a través del hospital de la Ciudadela podemos ver algunas caídas de frames en la nueva consola de Nintendo. La cantidad de personajes no jugables que aparecen parece ser el problema, algo que nos indica que la potencia de la CPU va a suponer un gran reto para los desarrolladores.

En el juego:

El rendimiento es una preocupación en PS3, mientras que en Wii U y Xbox 360 van a la par en muchos momentos de la jugabilidad. Los momentos en los que hay muchos efectos en la pantalla causan caídas de frames en la consola de Microsoft, mientras que Wii U parece ser relativamente consistente -incluso en exteriores, como la huida de Palaven-. De todas formas, el vídeo final demuestra que no te puedes fiar de un rendimiento constante en el juego. Aquí, por razones que eludimos, Wii U sufre bastante en un simple intercambio de disparos. Esto es el indicativo de que en un número de áreas a través del juego, la nueva consola iguala o incluso palidece respecto a la versión de PS3. Por fortuna, esas zonas están esparcidas en el tiempo en el que hemos evaluado el juego.

Finalmente parece que se confirma lo que muchos desarrolladores están diciendo, y es que la CPU de la nueva consola de Nintendo parece ser relativamente poco competitiva comparándola con máquinas de hace más de 5 años. A algunos no les importará tanto como a otros este aspecto, pero nosotros pensamos que haber incrementado los costes de producción para lanzar una máquina más competitiva no le habría hecho ningún daño a Nintendo ni a sus usuarios.