Las aventuras gráficas tuvieron su apogeo en la época de los 90, con Lucas Arts repartiendo titulazos a diestro y siniestro dentro de la comunidad PC. Después, en pleno año 2000 sufrieron un enorme retroceso, refugiándose el grueso de los jugadores en los juegos de Rol online y en los shooters. Afortunadamente, a día de hoy las aventuras gráficas han vuelto a repuntar un poco y van llegando a cuentagotas a PC y consola, siendo el último caso de ellas El testamento de Sherlock Holmes, un juego que llega de la mano de Warner Bros y Frogwares con la premisa de hacernos estrujar los sesos con enrevesados puzzles y una trama de misterio e intriga.

 

Un viaje a la Londres de 1898

El testamento de Sherlock Holmes nos traslada a la Londres del año 1898, un lugar donde la gente de bien se alojaba en el centro de la ciudad, mientras que en los enormes barrios periféricos estaban rodeados de pobreza, suciedad y violencia. Allí, en el 221B de Baker Street vive Sherlock Holmes, un fabuloso detective que destaca por su increíble inteligencia y sus grandes dotes deductivos, y que se verá por primera vez envuelto en una trama que hará que tanto la opinión pública como su inseparable Watson tengan dudas sobre su moralidad y buen hacer.

La historia del juego comienza con una serie de extraños asesinatos perpetrados en diferentes puntos de Londres. Lo más chocante de todo es la brutalidad con el que se han cometido, estando las víctimas llenas de heridas y mutilaciones, hecho que nos hace pensar que hay una importante trama detrás de ellos. Para no destrozar la historia del juego no hablaremos más sobre este punto, ya que dañar la sorpresa narrativa en una aventura gráfica sería como ver “el sexto sentido“ sabiendo el final de antemano (¿quién no tiene un amigo cafre que le cuenta el final de las películas?).

 

 

Dejando a un lado pues la historia principal, al jugador le gustará saber que durante el juego conoceremos detalles del personaje de ficción creado por Sir Arthur Conan Doyle, como la toma de heroína y cocaína en sus momentos ociosos, o que el personaje de Holmes está basado en el  Dr. Joseph Bell. Por otro lado, dentro del juego también se hacen menciones a los títulos anteriores del detective, como su encuentro con Jack “el destripador“, que fue el primer asesino en serie de la historia y que tenía en Whitechapel su zona más activa, o la persecución a Arsène Lupin, el ladrón más famoso de la literatura.

 

Una jugabilidad por pulir

El género de las aventuras gráficas no ha evolucionado mucho desde su creación,  pudiendo encontrar las típicas de “point and click” o las que podremos mover nosotros al personaje e interactuar con los escenarios. El testamento de Sherlock Holmes es una de estas últimas, en las que nosotros encarnaremos a un personaje, ya sea en primera o tercera persona, que tendrá que descubrir diferentes objetos y sonsacar información a los personajes no jugables para avanzar en la aventura.

Desgraciadamente, el sistema de juego es un tanto tosco, ya que en ocasiones se hará complicado elegir con qué objeto del escenario queremos interactuar, e incluso algunas animaciones harán que nos movamos por los diferentes lugares un poco a trompicones y de forma un tanto torpe.

Por lo demás, y obviando algunos bugs y la mala decisión de no incluir autoguardado, el juego se deja jugar bastante bien, y aunque no dispone de un apartado técnico notable, sí que es lo suficientemente bueno como para que no se haga desagradable jugarlo.

 

 

Otro punto que tenemos que resaltar en el juego es la ambientación, siendo el trabajo de Frogwares  en este aspecto soberbio. Y es que gracias a ella conseguimos hacernos una idea de cómo eran los lugares de Londres hace 100 años, pudiendo visitar Whitechapel con su pobreza e inmundicia característica, o lugares más nobles con la ropa y artefactos de la época.

 

Elemental, mi querido Watson

El testamento de Sherlock Holmes es una aventura que está bien compensada en lo que se refiere a diálogos y puzzles, aunque como es natural, al estar basado en un personaje de novela como el inteligentísimo detective, la trama y los personajes tienen un gran peso dentro del título.

Lo que más nos ha gustado de la obra de Frogwares son la gran variedad de puzzles disponibles, tocando cada uno de ellos diferentes habilidades como la lógica o la memoria. Además, si en alguno de ellos nos atascamos dispondremos de dos habilidades disponibles para no aburrirnos de la aventura: resolverlo de forma automática o utilizar el sexto sentido de Sherlock Holmes. La primera de ellas no hace falta detallarla en exceso, ya que nos permitirá resolver el puzzle de forma automática si creemos que no seremos capaces de dar con la solución. La segunda de ellas es una pequeña ayuda que nos ayudará a desatascarnos en medio de un puzzle, resolviéndolo de forma parcial para que podamos ver su mecánica y terminarlo nosotros.

 

 

Como ya hemos comentado anteriormente, la historia se hará cada vez más enrevesada cuanto más vayamos avanzando en el juego, y aunque es cierto que en el final se consiguen atar prácticamente todos los cabos, también lo es que en algunos momentos se hace de forma precipitada y un poco opaca, obligando al jugador a estar alerta en todo momento si no quiere quedarse con cara de póker al llegar al final.

 

Conclusiones finales

El testamento de Sherlock Holmes no revoluciona el género de las aventuras gráficas ni representa un título que pondríamos en el top ten del género, pero sí que dispone de punto fuertes como su ambientación, puzzles y diálogos, que lo hacen un título atractivo y divertido.

Desgraciadamente, el juego dispone de algún que otro bug y unas animaciones que deberían haberse pulido mucho más antes de sacar el juego, amén de la ausencia de autoguardado, algo crucial en el día de hoy.

Definitivamente, nosotros las 7 horas que nos ha durado el juego lo hemos disfrutado y nos ha entretenido, por lo que creemos que si estáis con mono de un juego que ponga a prueba vuestro coco con puzzles variados y una historia de novela tenéis que darle una oportunidad.

 

{youtube}jIZ08pZcg18?hd=1|560|315{/youtube}

 

A favor

  • La originalidad y variedad de sus puzzles
  • Una ambientación perfecta de la Londres de 1898
  • La historia es interesante y engancha al jugador

 

En Contra

  • La ausencia de autoguardado
  • Algunas animaciones y pequeños bugs que lastran la jugabilidad
  • La mecánica de juego da algunos pequeños problemas
 
Nota