Pocas veces se da la fantástica situación de que diversas empresas españolas decidan apostar por un mismo producto adaptado a diversas industrias. Sin embargo, cuando esta casualidad se da, el resultado es una impresionante corriente que atrapa a los fans en algún determinado momento y que les induce a conocer el antes o el después –en función de en qué momento descubran la obra- de la trama. Esto es lo que ha sucedido en España con uno de los mangas y animes que más historias derivadas y adaptaciones tiene. La sangrienta historia de Saya, protagonista de la saga Blood, que se inició con un guión, continuó con tres novelas y acabó creando todo un universo al que resulta difícil seguirle la pista.

BLOOD: THE LAST VAMPIRE

Saya, una adolescente mitad humana mitad vampiro es la única elegida que puede acabar con unos seres llamados quirópteros. Los quirópteros se caracterizan por adoptar forma humana, lo que les permite vivir entre la gente normal, a la vez que el consumo de sangre les da una fuerza sobrehumana que sólo poseen cuando adquieren su verdadera forma.

En la base americana de Yokohama, la joven Saya acata obedientemente y sin hacer preguntas su cometido como salvadora de la raza humana. Con ayuda de una katana, la muchacha se dedica a dar caza a sus enemigos de una manera eficaz y mortífera. A pesar de ello, no puede evitar preguntarse una y otra vez “¿Hasta cuándo va a seguir esto?”, ya que las órdenes que cumple no son del todo de su agrado. Un día, Saya recibe la orden de acercarse a Akiko, una estudiante que ha sido atacada en extrañas circunstancias por un grupo de hombres. Para ello, la cazavampiros deberá matricularse en el mismo instituto que Akiko y entablar una relación que la ayude a sonsacarle toda la información necesaria para cumplir su misión. Sin embargo, Akiko decide huir con una amiga de la que sólo conoce su nombre, Maya, pero a quien ha contado vía telefónica todos y cada uno de los problemas que sufre en su vida estudiantil y familiar.

Por ello, Saya deberá ir en busca de Akiko para salvarla y descubrir de una vez por todas dónde se ubica la guarida de sus enemigos. Lo que no esperará será encontrarse con una chica similar a ella que le mostrará el enorme poder con el que puede manipularla a su antojo.

Blood: El Último Vampiro es el título del manga creado por Benkyo Tamaoki, conocido artista del género hentai. La historia fue publicada en 2001 en la revista Kadokawa Shoten y, posteriormente, los seis episodios de que consta fueron recopilados en un tomo único. La peculiaridad de este manga es que está destinado a mayores de 18 años debido al elevado contenido violento y erótico que posee. No en vano, Tamaoki quiso mostrar de manera sutil la influencia que Carmilla, el libro escrito por el irlandés Sheridan Le Fanu, dejó en él cuando la leyó en la adolescencia –Carmilla, la protagonista de la novela, es una vampiresa que comienza a sentir algo especial por la joven Laura, una chica de la que se hace muy amiga y a la que cuidaba cuando era pequeña-. Además, Blood: The Last Vampire dio origen a un live-action que se emitió en televisión en 2008.

En el caso de España, la editorial Ivréa se hizo con los derechos de publicación de la obra, que apareció en las librerías especializadas en junio de 2002.

Edición Blood: The Last Vampire de Selecta Visión

Selecta Visión tuvo el placer de editar en 2007 la primera versión animada del universo Blood en España. Para ello, creó una edición en DVD que cuenta con una carátula reversible. En cuanto a las opciones de audio, el espectador puede elegir entre escuchar el film en español o en versión original, ambas opciones en el Standard 5.1 DD, o en catalán en 2.0; en cuanto a los subtítulos, se puede disfrutar de ellos en versión castellana y con una legibilidad que permite captar todos los detalles de la historia. El film viene con 12 accesos directos a escenas.

Además, Selecta Visión sorprendió a los fans de la obra con un amplio surtido de contenidos extra que va desde biografías –de Hiroyuki Kitakubo, Mamoru Oshii, Satsuma Terada y Youki Kudoh-, un ‘making of’ de Blood: The Last Vampire de veinte minutos de duración, el trailer promocional del film, una explicación que relaciona el manga y el anime –apartado en el que se explica que la historia original de la película fue desarrollada por Mamoru Oshii y que la serie de tres novelas que la siguieron comenzaron a publicarse en el año 2000, siendo el encargado de escribirlas Junichi  Fujisaku, el director ejecutivo de la versión animada, quien a su vez contó con la ayuda del ilustrador Satoru Nakamura-, una guía de Blood para no perderse detalle de la obra, las fichas técnicas y artísticas  y una galería de fotogramas de la película. Todo por sólo 9,99 euros.

 

BLOOD+

Blood: The Last Vampire inspiró una continuación que, de la misma manera, llegó en versión manga y anime. Antes de realizar el anime fue necesario crear tres series de mangas que por motivos de cesiones y derechos fueron publicados en distintas revistas. No obstante, la edición Kazenban de todas ellas fue publicada por la editorial Kadokawa Shoten. A continuación se analizará cada una de las obras por separado.

Blood+

Blood+ fue la primera de las series que apareció tras la edición original Blood: The Last Vampire. Fue creado por Asuka Katsura y publicado en la revista Shōnen Ace entre diciembre de 2005 y abril de 2007. Los capítulos de los que consta fueron recopilados posteriormente en cinco volúmenes.

En esta versión, Saya Otonashi es una estudiante de secundaria que vive con su familia adoptiva: su padre George y sus hermanos Kai Miyagusuku y Riku Miyagusuku. Un día, después de clase de gimnasia, Saya va en busca de su hermano Riku, momento en el que se encuentra con un desconocido violonchelista. Sin embargo, la melodía que escucha le recuerda a algo, aunque no sabe identificar exactamente a qué. Esa misma noche decide ir a dar un paseo con la excusa de ir de compras, pero un encontronazo inesperado con algo extremadamente peligroso, un ser que no es humano e intenta asesinarla, la hará cambiar de planes. Asustada, Saya huye intentando escapar, pero el quiróptero la sigue. Cuando parece que todo está perdido, aparece el desconocido del violonchelo, quien se interpone entre el monstruo y la chica. Ese ser es Hagi, un hombre con increíbles habilidades y al cargo de la protección de Saya. Viéndose incapaz de ganar frente al quiróptero, Hagi pide a la chica que luche, pero ella no parece entender a qué se refiere. Desesperado, el hombre le da a beber su sangre, despertando el lado dormido de Saya, el espíritu de un vampiro guerrero encargado de exterminar a los quirópteros. Pero a pesar de la ayuda de Hagi, Saya se negará a aceptar su destino mientras los recuerdos de su pasado vuelven a su cabeza, lo que la hará darse cuenta de que existe un objetivo mayor que la caza de los quirópteros: la destrucción de su único semejante, Diva.

Entre los recuerdos de Saya cabe destacar el de la guerra de Vietnam, periodo que vivió en Blood: The Last Vampire, elemento común que relaciona ambas obras. Lo interesante de esta saga es que Saya, en su intento por cumplir con su misión y descubrir su pasado, muestra un lado más humano y cariñoso que en la versión anterior, algo que también se debe a la inclusión de personajes secundarios como su Caballero y sus hermanos. Además, las situaciones con su hermano mayor, Kai, proporcionan algunos momentos comprometidos y cómicos. Finalmente cabe destacar la inclusión de diseños con toques antiguos, lo que ayuda al imaginar al lector que se alterna la historia en tiempo presente con unos recuerdos difusos que ni siquiera pertenecen a la misma década.

Blood+ Adagio

Blood+ Adagio es la segunda serie de mangas que continúan la historia de Saya y Hagi, esta vez narrando su experiencia en la corte rusa antes de la Revolución. Fue escrito por Kumiko Suekane y publicado en la revista Beans As entre abril y diciembre de 2006.

En esta ocasión, Saya es enviada a la corte de los zares Nicolás II y Alejandra, meses antes del estallido dela Revolución Rusa.Allí, acompañado de su inseparable Caballero, deberá acabar con los quirópteros que amenazan a la familia real. Tiempo después, descubrirán que tanto el monje Rasputín como la duquesa Anastasia no son lo que parecen ser a primera vista. Además, la sombra de Diva amenaza a todos los residentes en palacio.

Lo llamativo de esta saga es que se basa en acontecimientos reales para desarrollar una historia en la que muchas caras conocidas deberán desenvolverse en un ambiente completamente desconocido. La complicidad del “Monje Loco”, Grigori Yefímovich Rasputín, con la zarina Alejandra Romanov, la debilidad del príncipe Alexei Romanov –quien permanecía aislado la mayor parte del tiempo ante el temor de que falleciese desangrado, pues era hemofílico- e incluso el carácter despreocupado de la duquesa Anastasia son empleados con maestría para enlazar dos historias que poco tienen que ver, pero en las que la verdadera historia del mundo sirve de base para dar cobijo y fundamento a la trama de Saya y los suyos.

 

Blood+ Ciudadela Nocturna

La tercera y última saga de la factoría Blood+ la compone Blood+ Ciudadela Nocturna. Escrita por Hirotaka Kisaragi fue publicada en la revista Asuka Ciel en 2005. Un año después, los capítulos que la componen fueron recopilados en un tomo único.

Esta vez, la historia se sitúa en Shanghai, a finales del invierno de 1993. Un policía joven llamado Nishi investiga una serie de asesinatos en los que las víctimas murieron desangradas. Cuando el caso pasa a ser dirigido por una misteriosa organización, ésta le recomienda a Nishi que olvide todo lo que ha visto. Sin embargo, Nishi es atacado por un quiróptero del que Hagi, quien va en busca de Saya, le salva. Debido a ello, Nishi despertará un interés mayor por conocer lo sucedido con los asesinatos, con los quirópteros y con la misteriosa organización que le quitó del caso.

Si se compara con las otras dos series de la saga Blood+, Ciudadela Nocturna es el volumen más flojo a nivel argumental. Si bien es interesante y divertido ver a Hagi desenvolverse en un ambiente que no es el suyo –al igual que pasaba en la corte rusa en Blood+ Adagio-, lo cierto es que el tratamiento que el mangaka Kisaragi –conocido autor en el terreno yaoi- le da a su relación con Nishi la hace perder encanto. Probablemente esto sea debido a que durante las dos sagas anteriores la relación sentimental entre Saya y Hagi se potenció hasta el punto de hacer desear a las fans que la pareja diese un paso más allá en el ámbito sentimental. Sin embargo, aquí toda referencia a Saya y su relación con su Caballero queda en un segundo plano, aunque no se olvida pues el amor de Hagi perdura a través del tiempo. Además, Blood+ Ciudadela Nocturna se creó bajo la concepción de manga shonen-ai –en vez de shonen-, lo que le encuadra en el género shojo, algo que no se relaciona en exceso con el universo de Blood.

Centrándonos en España, Norma Editorial se hizo con los derechos de las tres sagas que conforman la serie Blood+, que se vieron por primera vez en las librerías especializadas españolas en 2008.

Ediciones Blood+ de Norma Editorial

En 2008, Norma Editorial publicó el primero de los cinco volúmenes de Blood+. El tomo fue editado con las mismas características que la edición japonesa, incluyendo al inicio de cada tomo hojas a color. En lo referente a la traducción, también abundan las explicaciones de referencias nacionales que Katsura incluyó cuando elaboró la historia, como el significado de algunas bebidas desconocidas en occidente. Además, al final de cada tomo se incluyen contenidos extra, como tiras cómicas.

Un año después, en 2009, Norma editó Blood+ Adagio, la segunda serie de Blood+. Continuando con su estilo, los dos tomos de esta saga cuentan con páginas a color y unos extras de lujo. En el primer volumen se incluye una entrevista con Seiji Takeda, de Mainichi Broadcasting Systems, en la que explica por qué titularon a la obra Adagio. “El Adagio es una pieza musical de tempo pausado. […] En una sinfonía, el compositor asigna un tempo y textura a cada movimiento de la misma, y ejemplos famosos de Adagios son el tercer movimiento de la Novena Sinfonía de Beethoven, el tercer movimiento de la Sinfonía Fantástica de Berliozs y el último movimiento de la Novena Sinfonía de Gustav Mahler, entre otros muchos”, explica. Añade que “en nuestra historia, el Adagio casa perfectamente con la relación entre nuestros protagonistas, Saya y Hagi, que tanto tiempo llevan juntos, pero sin acabar de manifestar sus sentimientos”.

En el segundo volumen de Blood+ Adagio, los contenidos extra los forman un conjunto de bocetos preliminares de los principales personajes de la obra, desde los estilos modificados de Saya y Hagi a los diseños de personajes históricos como son Anastasia Romanov y Grigori Rasputín.

Por último, Blood+ Ciudadela Nocturna también posee páginas a color y el característico formato rústica con sobrecubierta en color mate de hojas cosidas. Una edición de lujo para una saga que no puede ni debe quedar en el olvido.

Lo mejor de las ediciones de Blood+ de Norma es que todos los tomos, a pesar de adjuntar páginas a color y contenidos extra, se venden a un precio unitario de 7,50 euros, todo un aliciente para los fans de la saga que no pueden dejar pasar la oportunidad de tener la serie en formato original traducido al castellano –ya que, normalmente, los mangas que incluyen color suelen elevar su precio de venta-.

Al igual que ocurrió con Blood: The Last Vampire, la primera saga de Blood+ fue adaptada para la pequeña pantalla, esta vez en formato serie de anime. Producida por el estudio Production I.G. y dirigida por Junichi Fujisaku, el primer episodio se emitió en octubre de 2005 en la cadena nipona MBS/TBS. Tras un total de cincuenta episodios, la emisión concluyó en septiembre del año siguiente.

Como es habitual, el anime no concuerda al cien por cien con la versión original del manga, lo que no quita mérito a la serie animada. Al contrario, la música creada por el siempre magnífico Hans Zimmer y Mark Mancipa, así como la increíble animación de las escenas hacen del la serie televisiva un complemento necesario del manga. Un filón de interés para los fans que, en el caso de España, Selecta Visión supo identificar a tiempo, por lo que adquirió los derechos de la serie.

Edición Blood+ de Selecta Visión

El mismo año en que Selecta Visión editó la película de Blood: The Last Vampire, también sacó a la venta la edición en DVD de Blood+, que fue relanzada en junio de 2011. Para ello, dividió los 50 capítulos en dos temporadas que sacó por separado, en dos cajas contenedor con 6 DVD cada una. En ellas, se puede elegir entre visionar la serie en versión original en japonés 2.0, o en versión castellano 2.0. Además, se pueden añadir subtítulos en español para acompañar la edición original a la que muchos están acostumbrados.

En cuanto a los extras, destaca la posibilidad de ver los openings y endings por separado –desde el 1 al 4- subtitulados tanto en castellano como en japonés, la ficha técnica, artística y de personajes de la obra, datos de producción –entre los que se encuentran datos de dirección, diseño y planning- un apartado especial destinado a la música de Blood+– en la que se hace un recorrido de la trayectoria profesional de Hans Zimmer -ganador del Oscar por la banda sonora de El Rey León– y Mark Mancina, fichas de personajes protagonistas y secundarios y muchos más extras que no te puedes perder.

En esta ocasión, Selecta Visión anuncia al principio de cada DVD que Blood+ no es un anime recomendado para menores de 13 años, por lo que todos aquellos menores que quieran verla quedan advertidos de antemano. Mención a parte merecen las imágenes grabadas en cada CD, así como las ilustraciones interiores de las cajas contenedores. Dos ediciones integrales de coleccionista que todos los fans pueden conseguir por 29,99 euros cada una de ellas.

 

BLOOD-C

Blood-C es la última de las versiones de la historia de Saya. Creada por Ranmaru Kotone, comenzó a publicarse en mayo de 2011 en la revista Monthly Shōnen Ace. Su publicación aún sigue abierta.

La historia narra la vida de Saya Kisaragi, una estudiante de segundo año de bachiller que vive con su padre en una aldea alejada de la gran ciudad. Además, es hija de una sacerdotisa que falleció cuando era pequeña, por lo que vive en un templo que cuida junto a su padre. De las cosas que recuerda de su progenitora está el hecho de que luchaba contra unos seres que devoraban humanos y a los que llamaba «Furukimono». Debido a su maldad, la madre de Saya cazaba esos monstruos con la intención de proteger a la gente del pueblo, incluida su familia. Sin embargo, poco a poco irá descubriendo su pasado y la auténtica misión que la depara el futuro.

Norma Editorial anunció hace tiempo que ya ha adquirido los derechos de este nuevo manga de Blood, el cual pondrá a la venta a finales de año, previsiblemente para el Salón del Manga de Barcelona.

También se realizó una adaptación al anime producida por el estudio Production I.G. en colaboración con el grupo de mangakas CLAMP y dirigida por Tsutomu Mizushima. El primer capítulo fue emitido en julio de 2011 por la cadena de televisión MBS/TBS y el último en septiembre de ese mismo año tras un total de doce episodios. Además, una película, titulada Blood-C: The Last Dark, fue estrenada el pasado 2 de junio de 2012 en los cines nipones.

 

CONCLUSIÓN

Blood es un universo que no sólo ha marcado época, sino que sabe amoldarse a cada estilo y época reinventándose una y otra vez en función de los autores. Sin embargo, hay cosas que se mantienen en todas las sagas. El hecho de que en las diversas  versiones Saya se pregunte “cuánto va a durar esto” demuestra al espectador que la heroína no está a gusto con su papel protagonista, que preferiría ser una chica normal del montón sin un cometido tan importante como el que le ha sido asignado: acabar con los quirópteros y salvar la raza humana.

Si nos centramos más profundamente en cada una de las ediciones, comprobamos que el dibujo de Blood: The Tlast Vampire es más primario y tosco, mientras que las ediciones siguientes presentan un nivel de detalle y acabado más limpio y definido. Quizás en un momento puedan sorprender las escenas de tono altamente sexual que Tamaoki incluyó en Blood: The Last Vampire y que son exclusivamente para deleite y diversión de su público objetivo, el género masculino. Sin embargo, y a pesar de que no aportan contenido vital a la obra, sí que sirven para mostrar lo sádica que es Maya, quien no duda en usar de cualquier manera a quien sea con tal de conseguir sus propios fines. No obstante, el título de “el último vampiro” confiere la idea de que es la última criatura original de su especie –una asociación de palabras que se da a menudo en la temática vampírica-.

En cuanto a la versión de Blood+, la introducción de personajes como Hagi, el Caballero de Saya, introducen un elemento romántico que seguro ha enganchado a más de una (y de uno), a la vez que los hermanos de Saya –Kai y Riku- sacan el lado más humano y sentimental de la letal cazavampiros. Por su parte, Blood-C le da un nuevo giro a la historia, ofreciendo al lector un nuevo punto de vista de la popular historia.

El extenso abanico de publicaciones relacionadas con el mundo de Blood hacen que sea imposible tocar todas y cada una de las obras –los videojuegos no han sido tratados por falta de espacio, ya que si no este manganálisis no tendría fin- pero, en opinión de una seguidora más de la serie, confío en que los autores del mañana no olviden esta trama que tanto juego ha dado y que tantas veces se ha reinventado a sí misma. Toda una joya de la industria del manganime que ha sido llevada a numerosos países en sus distintas versiones y de la que los fans españoles pueden sentirse afortunados de poseer en lengua materna.

Por último, desde Tallon4 queremos agradecer a Selecta Visión y a Norma Editorial todo el material que nos han proporcionado para documentarnos y sin el cual este manganálisis no habría sido posible.