Una buena forma de comprobar que algo no es tan grave como parece es experimentar algo verdaderamente grave. Hasta que haya algo aún más grave que aquello que creíamos realmente grave. Esto mismo debió de pensar Wally, nuestro ya habitual compañero de aventuras. Hace unas…