Si había una cosa que no quería ni en pintura en la década de los noventa era un puto furby. ¡Los odiaba a muerte! Para ti, que seguro que también deseabas que ardieran todos en el infierno, te presento Tattletail, un título que mezcla el terror…