Paradojas de la vida. Un enorme nubarrón amenaza con mojar toda la ropa recién tendida. Nuestra madre, confiando en nuestra buena memoria y en las posibles ganas de movernos del sofá, nos alerta de que quitemos la ropa cuando ella se haya ido. “Claro, descuida”….