[…] Ya no le era posible saber si era Chuang Tzu que soñaba ser una mariposa, o si era una mariposa que soñaba ser Chuang Tzu. El tiempo es algo que nunca vuelve, continúa hasta quién sabe cuándo; por mucho que deseemos volver a cierto…