No es que fuese el juego de nuestros sueños, ni una gran apuesta en el mercado de los juegos de conducción, pero da penita saber que ya no montaremos a bordo de un Chocobo a toda velocidad para llegar a la meta antes que el…