La sociedad japonesa moderna es mega-consumista y por eso millones de productos de todo tipo luchan por hacerse un lugar en el exigente y fugaz mercado del consumismo nipón. Esto lleva a las marcas a gastar recursos y dinero en promocionar sus novedades de formas…