La línea que une un juego complicado y uno frustrante es demasiado fina. Nunca vienen mal los retos casi imposibles, ¿pero realmente es necesario pasarse al bando de lo inalcanzable? Bounder es un buen ejemplo de como los desarrolladores pueden disfrutar de lo lindo imaginando…