Dicen que nada es imposible, pero hay cosas que lo son y siempre lo serán. Como, por ejemplo, coger un lápiz y dibujar un círculo en el sentido de las agujas del reloj y, al mismo tiempo, trazar otro, en sentido contrario con la pierna….