Por todos es sabido la gran afición de los japoneses por los bichos. Primero la afición de los niños por cazar escarabajos en verano, y desde hace unos meses la de los adultos por los crustáceos. Pero de entre todos ellos hay uno que parece…