¿Alguna vez habéis escuchado unos pasos tras los vuestros en un callejón oscuro, o en un camino solitario? Puede deberse a varios motivos: el primero, que habéis tomado demasiadas cervezas en el bar; segundo, que tenéis demasiado miedo como para no diferenciar el eco de…