Si combinásemos la mascota de Android con un cubo de basura de la ciudad de Springfield, obtendríamos al protagonista de Adventures of Robbo. Hace milenios, las desarrolladoras de videojuegos acostumbraban a recurrir a adorables personajes para dar vida a sus creaciones. Sin ser realmente conscientes…