Ni Titanic ni El Diario de Noa. Si alguien quiere desahogarse a base de lagrimones, nada como la introducción de Adventures of Lolo. Una pequeña bolita azul es separada de su amada bolita rosa porque, como es habitual, un gran monstruo ha secuestrado a la chica…