Ediciones Fujur nos trae La amiga de mi hermana, obra de Battan con la que esta autora se estrena a lo grande en el mercado del manga en castellano. ¡Cuidado con los spoilers!

En un mercado cada vez más saturado por títulos que buscan atraer la atención de las masas gracias a diseños atractivos y sugerentes y a tramas llenas de acción y aventuras que, en ocasiones, parecen cortadas por el mismo patrón, resulta difícil encontrar historias que escapen a esta normativa asentada de consumo compulsivo de mangas genéricos. Sin embargo, la aparición de editoriales de nueva generación, con una visión y objetivo divulgativo que se aleja de lo puramente comercial, nos permite conocer nuevos autores y autoras que comparten con sus obras su particular visión del mundo. Una visión en la que, debido a su implicación, plasman con un aura diferente sus ideas, dando como resultado historias mucho más personales llenas de fuerza y sentimiento únicos. Gracias a la apuesta de estas editoriales podemos disfrutar hoy en día de títulos mucho más intimistas que, más allá de ofrecernos historias que se sustentan en temáticas trilladas, piden al lector calma, paciencia y tiempo para sumergirse en tramas que nos arrastran a historias mucho más intimistas y profundas, en las que la acción deja paso a la introspección y el análisis de la propia vida humana. Este es el caso de Ediciones Fujur, editorial joven pero con las ideas muy bien asentadas, que recientemente ha sacado al mercado el quinto título de su catálogo. En esta ocasión nos presentan La amiga de mi hermana, un relato singular de género yuri en el que tres mujeres de distintas edades nos hablan sobre sus experiencias amorosas, en especial ese “amor verdadero” que nunca llega a olvidarse y que termina marcando gran parte de la conducta de cada una de ellas. Una historia que nos ayuda a reflexionar sobre lo que realmente importa en nuestra vida y que nos muestra, una vez más, que aquello que más nos marca y que siempre nos acompaña son las personas, los recuerdos y las memorias vividas junto a ellas, y no los objetos materiales que puedan llegar a nuestra vida de manera temporal. Un volumen con el que Battan se estrena en nuestro idioma y que, esperemos, sea el primero de muchos títulos firmados por esta reconocida autora en castellano.

“Lo que más detesto en esta vida es no poder conseguir aquello que más deseo por mí misma”

La amiga de mi hermana

La amiga de mi hermana comienza cuando Ruriko Miyata, una estudiante de secundaria, se reencuentra con Kyoko Watarai, una antigua amiga de su hermana, Natsu, con la que comienza a establecer una relación muy estrecha. A base de tardes de charlas y confidencias, Ruri desnuda su alma frente al lector, a quien hace conocedor de sus impresiones y sentimientos por Kyoko: una mujer madura, independiente, sensual, refinada, de pelo azabache y mirada profunda que siempre la observa como si estuviese buscando algo de vital importancia en su interior. Conforme la trama avanza, el lector se mete de lleno en una historia de amores y desamores en la que será testigo de la influencia y la marca que ha dejado en cada una de ellas el tiempo pasado en compañía de las demás, siendo la propia Kyoko el epicentro de las turbulencias sentimentales que afligen a las hermanas.

La amiga de mi hermana (Ane no Yuujin) es un manga de estilo cotidiano (slice of life) creado por Battan que fue sacada al mercado en formato físico por LEED PUBLISHING Co., Ltd. en el año 2020. Fue en abril de este año 2021 cuando Ediciones Fujur anunció que se había hecho con los derechos de publicación en castellano de La amiga de mi hermana, su quinta licencia y primera de esta autora tanto en su catálogo como en el mercado nacional. Tras unos meses de espera, ya está a la venta este tomo único que podemos encontrar en tiendas especializadas y en la tienda de Ediciones Fujur a un precio de 8,50 euros.

Sobre la autora

Battan es una mangaka que se ha hecho un hueco en el mundo del cómic japonés gracias a su peculiar narrativa y su genuino estilo de dibujo, el cual le ha servido el reconocimiento del público tanto dentro como fuera de Japón. Especializada en obras slice of life protagonizadas por mujeres, esta autora comenzó su carrera profesional en 2016 con la comedia Tenmongakusha no Otto ga Aresugite Shindoi. También perteneciente al género cómico se encuentra su reciente obra Kemutai Ane to Zurui Imouto (2021). No obstante, la gran mayoría de su catálogo destaca por su alto contenido dramático. En este género podemos encontrar los títulos Nijiiro Complex (2015), Kakeochi Girl (2018), La amiga de mi hermana (Ane no Yuujin, 2019), Itemo Tattemo Irarenai no (2020) y Soshite Heroine wa Inaku Natta (2021). Asimismo, de su autoría son los títulos Kiniitteru Manga (2020) y el yuri Mabataki (2021). También ha publicado junto a otros autores en Manga Niku (2018).

La amiga de mi hermana

Edición de La amiga de mi hermana por Ediciones Fujur

Ediciones Fujur nos descubre a esta autora de reconocimiento internacional con un volumen único que ha llegado al mercado en una edición en formato rústica con sobrecubierta y un tamaño de 13×18cm (B6). El tomo consta de 192 páginas en blanco y negro. Para aquellos que quieran echar un vistazo a la historia antes de decidirse a comprarla, la editorial ha compartido en su web una preview de la misma donde se pueden leer las primeras páginas del primer capítulo. En caso de decidiros a haceros con este título, recordad que si lo hacéis en la web de la editorial recibiréis de regalo un marcapáginas exclusivo.

El tomo en sí está formado por cinco capítulos, los cuales dan forma a la historia y abarcan un amplio periodo de tiempo en el que el lector acompaña y ve evolucionar a Ruri, Nat y Kyoko. En ellos, Battan modela una obra con una narrativa fluida y llena de personalidad y un dibujo genuino con el cual nos hace partícipes del sabor amargo del amor verdadero que experimentan las tres protagonistas. Además, este volumen incluye de regalo tres postales exclusivas protagonizadas por Kyoko.

En cuanto a la edición de Ediciones Fujur, esta cuenta con un buen acabado final, con una alta calidad de impresión, realizada en hojas de alto gramaje, y que dispone de textos claros y bien justificados. Esta calidad final, sumado a un precio ajustado que evita alzarse hasta los 9 euros, hacen nuevamente de este tomo uno de los más atrayentes en cuanto a calidad-precio del mercado, tal y como ya hemos mencionado en otros títulos de su catálogo. En lo referente a la traducción al castellano, esta está firmada por J. Agustín Izquierdo. Su trabajo sobresale por ofrecer al lector un vocabulario sencillo y accesible, al que en momentos muy concretos se le añaden notas al pie para complementar la traducción y facilitar su comprensión al lector. Esto ayuda a que el tomo se pueda leer con mucha facilidad y agilidad, haciendo de la lectura un pasatiempo absorvente, fluido y muy agradable.

La amiga de mi hermana

Valoración personal

Antes de comenzar con el análisis de la obra debo subrayar que esta no está dirigida a todos los públicos. Bien es cierto que cualquier lector con conocimiento puede acceder a este título, en el que Battan da una visión particular del amor y la sexualidad desde el punto de vista de tres mujeres. Sin embargo, el poder acceder a este título de manera sencilla no implica que su contenido pueda ser digerido satisfactoriamente por todos los públicos. Por ello, y debido a su trama, más madura y realista que la media de títulos del mercado, se hace necesario que el lector posea igualmente cierta madurez y perspectiva de la vida, o al menos una mentalidad abierta y preclara para poder disfrutar de esta obra con los cinco sentidos. Y digo con los cinco sentidos porque a pesar de ser una obra visual, el estilo narrativo y de dibujo de Battan provocan en el lector sensaciones que le llevan a meterse de lleno en la historia, permitiéndonos disfrutar del aroma sugerente de Kyoko, del sabor amargo de ese amor frustrado, o sintiendo en nuestra propia piel las caricias inocentes, pero con segundas intenciones, que se regalan las protagonistas. Así que la experiencia no se queda meramente en el plano visual, sino que va más allá. Algo sorprendente y de lo que pocos títulos actuales del mercado nacional pueden presumir. Por ello, hay que tener muy claro que este título se aleja mucho de la mayoría de mangas que copan el mercado, pero que ofrece una experiencia única que sacia y nos aporta calor en un plano distinto al habitual.

La amiga de mi hermana

En cuanto a la trama, ya existen muchos títulos que ofrecen esa visión del primer amor o del amor verdadero, pero de una manera mucho más comercial y saturada. Sin embargo, lo que hace especial a La amiga de mi hermana es que esta visión se da única y exclusivamente a través de los sentimientos y experiencias de tres mujeres entrelazadas entre sí. Una peculiaridad con la que Ediciones Fujur vuelve a romper moldes y subraya su deseo de ampliar los horizontes preestablecidos en el mercado nacional. Pero más importante del hecho de que la carga argumental la lleven tres mujeres, las cuales hacen de narradoras y protagonistas de la obra, lo que destaca es su estilo narrativo. La obra se desarrolla sin prisa, pero sin pausa, mostrando al lector el inicio de una relación que comienza con lentitud, pero con seguridad, algo que todos entendemos que debería ser así pero que pocas veces los autores plasman con realismo en sus trabajos. De esta manera, los sentimientos de amor entre las tres mujeres nacen del tiempo que comparten juntas, de la confianza que se tienen, de las confidencias que se revelan. En definitiva, sale del hecho de abrirte en canal con una persona que te transmite paz, serenidad, confianza, una persona que consideras parte de ti y a la que, por tanto, quieres hacer partícipe de tu vida, tus preocupaciones y tus dudas. Y eso es algo realmente hermoso porque no queda forzado ni apresurado, sino muy real y vívido.

Asimismo, la obra incide en las apariencias, en como estas dañan y pueden llevar a malentendidos. Ese es el caso de Kyoko, una mujer que por su físico y aire maduro la gente presume que lo tiene todo, tanto en lo personal como en lo profesional. Algo que es completamente ajeno a la realidad, ya que la chica vive en una constante búsqueda de algo que la llene sin alcanzarlo debido a que ese algo es justamente su alma gemela, su amor verdadero. Esto me lleva a destacar otro de los mensajes más hermosos que regala al lector La amiga de mi hermana. Se trata de la idea de que los tesoros que cada uno podemos poseer no deben ser materiales, sino que lo más valioso de nuestras vidas son las personas que forman parte de ella, los momentos compartidos con las personas que amamos y los recuerdos que nos dejan. La vida, efímera, solo cobra sentido por las personas que nos rodean y acompañan en el viaje y que hacen de cada momento único y especial. Personas que van y vienen pero que con su paso nos aportan algo nuevo y nos transforman. E incluso en el caso de perder a esas personas tan valiosas, la vida sigue y debemos seguir adelante a pesar de que sea costoso. Nuevamente un mensaje de lo más hermoso.

La amiga de mi hermana

En lo que respecta al estilo de dibujo, Battan nos regala unos trazos finos elegantes y muy expresivos. De hecho, hay viñetas sin texto con mucha fuerza y que transmiten a la perfección los sentimientos de la persona que narra, mucho mejor que si la página estuviese llenas de texto pero con personajes sin emoción en su rostro. Además, los personajes destacan por aunar en su persona la redondez de sus rostros con los picos de sus narices. Una mezcla de formas que generan diseños curiosos, genuinos y armónicos que resultan muy agradables al ojo. De igual manera Ruriko, Natsu y Kyoko son los únicos elementos imprescindibles de la obra, de tal manera que los fondos y el resto de personajes llegan a quedar en un segundo plano, sin formas definidas en algunas ocasiones, ya que el peso de la trama la llevan ellas.

Enlazando con el párrafo anterior, Ruriko, Natsu y Kyoko destacan por ser tres mujeres con una personalidad muy definida y fuerte que se ven movidas por la fuerza de sus sentimientos. Es precisamente su marcado carácter el que les lleva a ser mujeres decididas, independientes, que dirigen sus vidas y que desean conseguir todo lo que se propongan por sus propios medios. Aun así, en lo que respecta a los sentimientos se muestran tímidas e incluso miedosas, como si las apariencias las retuviesen a la hora de decir en voz alta aquello que desean de verdad, de sincerarse y demostrar abiertamente lo que sienten.

En cuanto a la edición en castellano, reiterar lo mencionado en párrafos anteriores. La traducción es sencilla y muy cercana, por lo que llega fácilmente al lector sin mayores complicaciones. Además, el tomo físico final presenta una calidad excepcional, con una gran relación calidad-precio.

Así pues, La amiga de mi hermana es un título diferente, con una narrativa singular y fresca que huye de lo meramente comercial y de las prisas del día a día para reclamar a un tipo de lector mentalmente maduro que pueda sacarle el máximo partido a la historia. Un título que no bebe del éxito inmediato entre las masas, sino que busca a un público más específico al que susurrarle la trama de manera intimista, pausada y con el corazón en la mano, dando prioridad a los sentimientos y las emociones de las protagonistas. Una especie de bote salvavidas en medio de un mar de títulos genéricos que ofrece una experiencia renovadora a todos aquellos que, queriendo disfrutar de la industria del manga, buscamos algo diferente que nos atrape y nos haga disfrutar de una buena historia junto a una taza de café bien caliente. Así pues, puede que no estemos ante un título superventas, pero sí ante una obra que nos aporta una visión nueva sobre amores rechazados ofrecido desde el punto de vista de tres mujeres en distintas etapas de la vida. Una visión en femenino de los sentimientos que nos hacen tan humanos y de los que casi siempre cuesta desprenderse.

La amiga de mi hermana