El mundo se enfrenta a un terrible desastre que sólo Deku, Bakugō y Todoroki podrán detener. Os presentamos nuestra crítica de My Hero Academia: Misión Mundial de Héroes.

El 3 de agosto de 2018 llegaba a los cines de todo Japón My Hero Academia: Dos Héroes (Boku no Hero Academia The Movie: Futari no Hero), la primera película de la franquicia My Hero Academia con la que esta daba un paso más allá para expandir su universo en un nuevo formato. Tras el éxito de la misma, el 20 de diciembre de 2019 llegaba a los cines nipones My Hero Academia: El Despertar de los Héroes (My Hero Academia: Heroes Rising), largometraje que el autor del manga original, Kôhei Horikoshi, afirmaba que sería el último de la obra. Sin embargo, el mangaka recapacitó y decidió dar luz verde a un nuevo proyecto cinematográfico que ha sido supervisado por él mismo y que está llamado a ampliar aún más el universo de estos héroes cuyo poder y seguidores no dejan de crecer día a día. Tras disfrutar de las dos primeras entregas en castellano (aunque la primera de ellas canceló su estreno en cines debido a la crisis sanitaria derivada del Covid-19 y se estrenó directamente en plataformas digitales), ahora llega a todos los cines de España la nueva entrega de la franquicia, My Hero Academia: Misión Mundial de Héroes (My Hero Academia World Heroes’ Mission). Un nuevo y apasionante título con el que Selecta Visión nos invita a disfrutar en pantalla grande de una aventura trepidante cargada de tensión en la que el espectador se verá involucrado en una conspiración a nivel internacional que pondrá a prueba a Deku y compañía. Un largometraje que, al igual que la serie de animación, mezcla acción, drama y humor en grandes cantidades que obligan al espectador a mantener toda su atención en la pantalla. Una película que engancha desde el primer momento debido a la acción constante y ágil, a una narración que no da tregua y a una sucesión y variedad de escenarios que nos transportan por todo el mundo sin movernos de la butaca. Una oportunidad de oro para disfrutar a lo grande y como se merece de, a nuestro parecer, la mejor película de My Hero Academia hasta la fecha.

«¡Rendirse no es una opción!»

El 80% de la población mundial cuenta con dones, poderes que les permiten realizar acciones sobrenaturales que pueden utilizar para defender a los más débiles, como es el caso de los héroes, o para atormentar y hacer el mal, como es el caso de los villanos. En un escenario tan dividido, y para algunos desequilibrado, comienza a extenderse el grupo Humarise, una asociación que cree en el día del juicio final de los dones, por el cual la humanidad se dirige a su autodestrucción a causa, precisamente, de todos aquellos que poseen un don. Dirigidos por su líder, Fleck Turn, Humarise decide crear unos artefactos denominados Bombas Trigger cuyo cometido es erradicar a todas las personas con poderes para que el mundo sea exclusivamente de aquellos que consideran almas puras, es decir, gente sin don. Para evitar que Humarise lleve a cabo su cometido los héroes de todo el mundo deciden unir sus fuerzas y dividirse en grupos que se reparten por todos los continentes con la misión de encontrar y neutralizar las Bombas Trigger que la organización ha instalado en veinticinco países.

My Hero Academia

Debido a que están realizando sus prácticas en la agencia de Endeavor, Izuku Midoriya, Bakugō Katsuki y Shôto Todoroki son enviados junto al escuadrón de Endeavor a buscar la Bomba Trigger ubicada en Otheon. Tras un escandaloso robo Deku se cruza en el camino de Rody Soul, un ladrón de poca monta que acepta cualquier trabajo con tal de conseguir dinero con el que mantener a sus hermanos pequeños. Sin embargo, en su último trabajo Rody confunde el maletín con joyas robadas que debe entregar con un maletín que contienen información sensible de Humarise, lo que le convierte en el objetivo de la organización. Pero todo se complica aún más cuando la policía acusa a Deku de ser el autor de un asesinato múltiple, motivo por el cual pasa a ser un fugitivo en busca y captura, al tiempo que se convierte en el blanco de los villanos que van tras el ladrón del maletín. Junto a Rody, Deku deberá probar su inocencia al tiempo que colabora con sus compañeros de equipo para localizar y desactivar la Bomba Trigger que se encuentra en su área y que amenaza la integridad de todas las personas con don. La cuestión es, ¿será capaz de combatir y salir victorioso en todos los frentes?

My Hero Academia: Misión Mundial de Héroes (My Hero Academia World Heroes’ Mission) se estrenó en los cines de todo Japón el pasado 6 de agosto y actualmente es la película más taquillera de la franquicia My Hero Academia, con una recaudación en el archipiélago asiático que supera los 26 M de dólares. En España, Selecta Visión anunció en un directo realizado a finales de septiembre de este año la licencia de esta tercera y (hasta la fecha) última película. Durante el pasado 27 Manga Barcelona la distribuidora catalana ofreció en su stand el tráiler en castellano de esta cinta que aterriza en los cines de todo el país el 12 de noviembre.

Sobre la producción

Kenji Nagasaki dirige esta nueva entrega cinematográfica de My Hero Academia para el estudio BONES. No es algo que le resulte nuevo, ya que Nagasaki está estrechamente ligado a esta franquicia que ha sabido entender y explotar con acierto en la gran pantalla, siendo él mismo quien dirigió My Hero Academia: Dos héroes y My Hero Academia: El despertar de los héroes, además de parte de la serie de televisión y capítulos especiales de la misma. En esta aventura cuenta con la ayuda del guionista Yousuke Kuroda y del mangaka Kôhei Horikoshi, quien ha supervisado esta entrega.

My Hero Academia World Heroes’ Mission

Impresiones

Nadie pone en duda de que la trama de My Hero Academia: Misión Mundial de Héroes es bastante típica y tópica. Se trata de la más que trillada historia en la que los “malos” quieren destruir el mundo y los “buenos” tratan de salvarlo a toda costa, algo que hemos visto hasta la saciedad en las numerosas obras audiovisuales protagonizadas por héroes. Sin embargo, también somos conscientes de que la diferencia que hace que una obra de estas características triunfe reside en la narración y en el carisma de los personajes. Y en este sentido Kenji Nagasaki y BONES lo han hecho fenomenal. Partiendo de una trama de sobra conocida han conseguido armar, con ayuda de personajes familiares y queridos por los fans de My Hero Academia, un producto audiovisual de más de 100 minutos de duración en el que el espectador se ve incapaz de apartar la atención de la pantalla gracias a una narración fluida, excepcionalmente ágil y fresca. Una película dinámica y con un ritmo casi constante (salvo una breve excepción) que le convierte en el largometraje más entretenido y divertido de los que hasta ahora ha dirigido Kenji Nagasaki para esta franquicia.

Como he mencionado en el párrafo anterior, la narración es un factor a tener en cuenta a la hora de valorar un largometraje y en este caso My Hero Academia: Misión Mundial de Héroes aprueba sobradamente a este respecto. Sin embargo, no todo lo que reluce es oro. Tal y como estamos acostumbrados por la serie de animación, la película My Hero Academia: Misión Mundial de Héroes cuenta con altibajos en la animación, lo que quiere decir que hay escenas en las que los personajes apenas son garabatos identificables sin forma definida. Por el contrario, esta película también cuenta con escenas en las que la animación va más allá de lo que estamos acostumbrados para ofrecernos un maravilloso despliegue visual que eleva la espectacularidad de los combates hasta un nuevo nivel del que nos va a resultar difícil descender de cara a futuras temporadas de la serie de televisión. Una animación que en algunos momentos llega a deformar el espacio, a retorcerlo, consiguiendo un efecto dinámico de lo más estimulante, visualmente hablando, que atrapa y arrastra al espectador con maestría. Una animación que no hace sino acentuar la necesidad de más acción que todo espectador exige en este tipo de relatos audiovisuales. Este es el motivo por el cual las escenas precariamente dibujadas y animadas quedan en un segundo plano, completamente eclipsadas por secuencias de batallas que cortan la respiración.

Aún así, narración y animación no serían nada sin unos personajes capaces de cargar sobre sus hombros el peso de ambas. De esta manera, el espectador se reencuentra en la gran pantalla con personajes de sobra conocidos y queridos. Midoriya, Kacchan y Shôto son los que encabezan y dan forma a una lista en la que también se encuentran el resto de alumnos de la clase 1-A de la UA, así como compañeros de escuela, profesores y demás héroes conocidos.

En relación con el párrafo anterior, una de las cualidades que hacen de My Hero Academia una obra tan querida por los fans es que, aun teniendo a un protagonista destacado, este se encuentra rodeado de un grupo de amigos que le ayuda en el avance de la trama y que se han convertido en elementos indispensables de la narración, siendo algunos de ellos incluso más destacados y queridos que el propio Deku. Es por eso que esta franquicia siempre trata de dar sus minutos de gloria a cada uno de los miembro de la UA. Esto es algo que ya pudimos ver en My Hero Academia: El Despertar de los Héroes y en My Hero Academia: Dos Héroes, aunque esta segunda ponía más en relieve la persona de Bakugō que del resto de personajes. Aún así, muchos fans sentíamos que en las películas previas se estaba dando de lado a otro de los personajes con mayor carga argumental de la obra: Shôto Todoroki. Pues bien, tal y como hemos mencionado My Hero Academia: Misión Mundial de Héroes aplaca esa necesidad para ofrecernos una película que, si bien involucra a todos los héroes ya conocidos del anime y el manga, da un especial (y necesario) protagonismo a los tres pilares de la obra original: Deku, Bakugō y Todoroki.

Estos tres llevan la carga argumental y dan forma a la trama con sus peculiares formas de ser. Shôto sigue siendo el más ingenuo, aunque siempre está dispuesto a ayudar, llegando allá donde se le requiere en el momento preciso y con su singular estilo; más de lo mismo podría decirse del malhumorado Bakugō, quien da lo mejor de sí en cada una de las batallas que afronta, pero sin dejar de lado su carácter arisco y autoritario, el cual no hace sino envalentonar al personaje en sus escenas protagónicas. Por último se encuentra Deku, el héroe protagonista que orquesta la obra y dirige al resto según sus necesidades u objetivos. El héroe por antonomasia que aúna en su persona el valor, la fuerza, la determinación, la compasión, el esfuerzo, la perseverancia y el carisma de todo protagonista que se precie. Asimismo, sólo él es capaz de mostrar en su tierna persona la fortaleza de un héroe, la ingenuidad de un adolescente y la apreciación de un auténtico amigo. Todos ellos forman un grupo en el que el humor, el compañerismo y la compenetración dan lugar a unas batallas coreografiadas de gran calidad o, al menos, del entretenimiento que el espectador espera encontrar en una película de estas características (salvando las carencias técnicas de algunas de las escenas). Tres personajes que ensalzan y ponen de relieve los principales mensajes de la franquicia: el valor, la amistad, la cooperación, la fe en los demás, el no rendirse nunca y el ir un paso más allá si se trata de salvar a aquellos que lo necesiten. A ellos se les une el personaje de Rody, el compañero de turno de Deku que, al contrario que otros personajes de relleno de las películas, consigue empatizar con el público gracias a su carisma, su forma de ser, su situación personal y su utilidad en la trama (y hasta aquí podemos leer, para saber más deberéis ver la película).

Otra de las particularidades de My Hero Academia: Misión Mundial de Héroes es, precisamente, su carácter internacional. Bien es sabido que el manga y el anime son dos industrias que hace muchos años que dejaron de ser de consumo exclusivo japonés. Al contrario, cada vez son más los fans del resto de Oriente y Occidente que descubren su pasión por el cómic y la animación de origen japonés, algo que tampoco desapercibido para el país asiático. Es por ello que cada vez son más los títulos que deciden incorporar en su contenido referencias y alusiones a países extranjeros. La franquicia My Hero Academia es una más de las muchas que han visto este filón y ha hecho guiños fuera de sus fronteras, especialmente a América. Y como no podía ser de otra manera, la película My Hero Academia: Misión Mundial de Héroes toma esas referencias pasadas para llevarlas a un nuevo plano en el que, directamente, involucra al mundo entero en su trama. Como era de esperar la obra se desarrolla casi por completo en un lugar ficticio, Otheon, pero también son constantes y recurrentes las breves escenas que algunos héroes desarrollan en países tan atrayentes y turísticos como pueden ser Francia, Egipto o Estados Unidos. De esta manera, el espectador foráneo se siente involucrado en una trama con elevadas dosis de epicidad que no deja a nadie indiferente.

Siguiendo con la epicidad con la que terminábamos el párrafo anterior, la banda sonora es la pieza fundamental para que el puzle conecte por completo y dé un resultado tan espectacular. Yuki Hayashi, quien ha trabajado en las anteriores películas de la franquicia, firma una partitura cuyas melodías casan a la perfección con cada uno de los momentos que aparecen en pantalla. No sólo eso, sino que la música se adapta al entorno en el que se encuentran nuestros protagonistas, metiéndonos más de lleno en la historia. Mención aparte merece el tema principal, Empathy, el cual está interpretado por Asian Kung-Fu Generation y supone la guinda del pastel de una película destinada a triunfar y que nos muestra una nueva etapa de la animación japonesa.

Llegados a este punto, dedico una breve mención a hablar de la traducción al castellano del largometraje. En nuestro caso, el preestreno de la película se realizó en VOSE, por lo que pudimos disfrutar de las voces originales de los personajes (algo que nos encanta, aunque no por ello dejamos de disfrutar del elenco de actores y actrices de doblaje que dan vida a los personajes en castellano). Aun así, debemos subrayar la calidad de la traducción y de los subtítulos, los cuales gozan de la frescura y la jerga juvenil que caracteriza a los personajes de My Hero Academia. Con frases directas, expresiones coloquiales y muy nuestras (como la de «pedaleando, que es gerundio») y un vocabulario sencillo y asequible, el espectador consigue disfrutar por completo de una experiencia inmersiva que le introduce de lleno en una nueva aventura con las particularidades del universo de My Hero Academia. Además, la legibilidad en pantalla grande es perfecta, por lo que no hay problemas en leer los subtítulos al tiempo que se visualiza la acción de fondo.

Talonianos, tal y como habéis podido leer sólo tenemos buenas palabras para My Hero Academia: Misión Mundial de Héroes, como hemos dicho, la mejor película cinematográfica de la franquicia hasta la fecha por diversos y justificados motivos. Si sois seguidores/as de las aventuras de Deku y compañía, os animamos a que acudáis al cine a partir del 12 de noviembre para que disfrutéis de esta película. Una película que merece ser vista más de una vez para descubrir todos los secretos, cameos y mensajes que posee. Nosotras pensamos repetir, ¿y vosotros?