Los eventos manganime han regresado a Madrid, siendo el Japan Weekend el primero en celebrarse el pasado mes de septiembre. Tallon4 estuvo allí y a continuación os contamos nuestra experiencia.

La espera ha sido larga y plagada de interrogantes, pero al fin podemos decir que la vida vuelve, poco a poco y con mucha prudencia, a la normalidad que conocíamos dentro de los límites que nos permite la situación actual. El fin de semana del 25 y 26 de septiembre tuvo lugar en Ifema – Feria de Madrid una nueva edición del Japan Weekend. Una edición muy especial, pues era la primera en celebrarse tras el parón de la actividad en la capital del último año y medio a causa de la pandemia derivada del Covid-19. Las semanas previas al evento eran muchas las dudas que se cernían sobre el mismo: las limitaciones de aforo, restricciones de horarios, las medidas de seguridad antiCovid, los espacios y normativas del área de restauración, etc. Sin embargo, los organizadores supieron manejar la situación con mano diestra, estableciendo un evento regulado por las medidas sanitarias que, conforme se variaban a días del evento, se modificaron y dieron a conocer de manera transparente y directa al público para que este estuviese informado en todo momento de las normas que se debían cumplir en el recinto. Unas medidas sanitarias acordes a los criterios establecidos por el Ministerio de Sanidad y la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid que, durante los dos días que duró el Japan Weekend, se cumplieron a rajatabla por parte de los organizadores y los asistentes, logrando que los pabellones de Ifema fuesen un espacio seguro en todo momento. Había ganas de reencontrarnos y la gente respondió muy positivamente a lo esperado por todos.

Japan Weekend

Para quienes aún tengan dudas sobre las medidas sanitarias asumidas por Japan Weekend os detallamos cómo fueron. En primer lugar, los asistentes debían esperar la tan odiosa cola de acceso a los pabellones 12 y 14 de Ifema – Feria de Madrid, que en esta ocasión no era tan lenta como en otras ocasiones. Allí se debía respetar la distancia de seguridad. A continuación, justo antes de acceder a los pabellones, la seguridad del lugar te pedía amablemente que te tomaras la temperatura en los termómetros habilitados para ello, confirmando que todo el que accediese lo hiciese en condiciones óptimas para garantizar su seguridad y la de los demás. Una vez dentro todo estaba estratégicamente colocado para que no hubiera aglomeraciones, ensanchando los pasillos entre stands y separando aún más las zonas comerciales de las secciones de restauración para ofrecer una mayor seguridad del espacio.

Aparte de las ya mencionadas medidas de distanciamiento, no podemos dejar pasar la oportunidad de mencionar a los asistentes al evento, quienes respetaron las directrices impuestas por los organizadores. Durante las horas que estuvimos en el Japan Weekend no vimos a nadie, fuera de las zonas dispuestas para comer, sin mascarilla o con ella mal colocada. Asimismo, podíamos encontrar dispensadores de gel hidroalcohólico en diversos puntos del recinto ferial, especialmente en el área de restauración. Así pues, nuestro reconocimiento tanto a la organización como a los asistentes por hacer de este Japan Weekend uno de los eventos más seguros y limpios que nos hemos encontrado en los últimos meses desde que se impusiese en nuestras vidas la pandemia derivada del Covid-19.

Japan Weekend

Centrándonos, ahora sí, en lo que ofrecía el evento, en el pabellón 12 se encontraban los stands comerciales, encabezados por Odaiba Ediciones. Sin embargo, y a pesar del espacio existente, echamos en falta a viejos conocidos que solían atraer a los visitantes con sus artículos. Estas destacadas ausencias de tiendas especializadas en merchandising hicieron posible la extensión de los pasillos entre stands para ampliar el espacio y garantizar la distancia de seguridad entre los visitantes, aunque su ausencia no pasó desapercibida. En este apartado tenemos que darle un pequeño tirón de orejas a la organización, pues, además de los típicos stands de camisetas, chapas y pulseras, pudimos ver comercios que vendían productos falsos, sobre todo figuras. Una crítica reiterada y que se consolida tras cada evento y en la que la organización debe trabajar para mejorar. Esperemos que para futuras ediciones haya un poco de control con respecto a este tema.

También el pabellón 12 acogió gran parte de la agenda cultural del evento, ya que allí se pudo disfrutar de diferentes exhibiciones de artes marciales en el tatami preparado para ello, además de participar en actividades para todos los gustos, como el tiro con arco. Todo ello estaba aderezado con las charlas y la música que se escuchaba desde los dos escenarios que se habían montado.

Japan Weekend

Como ya sabrán los que hayan tenido la oportunidad de acudir a alguna Japan Weekend Madrid previa, los pabellones 12 y 14 de Ifema – Feria de Madrid están conectados por un pasillo muy amplio en el que, en esta ocasión, sólo se encontraban unos pocos stands de asociaciones con actividades. Es en este espacio de tránsito obligado donde se encontraba Fandogamia, editorial que no se quiso perder la fiesta y cuyos responsables destilaron el buen rollo al que nos tienen acostumbrados entre todos los que se acercaban a adquirir alguna de sus obras o merchandising.

Siguiendo con el recorrido, el pabellón 14 se dedicó a la ubicación de los stands no comerciales. Un lugar en el que los artistas pudieron mostrar sus fantásticas creaciones en forma de ilustraciones, llaveros, bolsos, camisetas y demás obras caseras. En comparación al pabellón 12, este estaba mucho más concurrido, haciendo que algunos de los pasillos se colapsaran en algún que otro momento.

Japan Weekend

Al final de este mismo pabellón se encontraba la zona de restauración en la que, tal y como hemos mencionado anteriormente, se podía disfrutar de un momento de descanso para llenar la barriga o aplacar la sed de manera segura y sin problemas de espacio. Para completar esta zona la organización ubicó en el pabellón 14 el escenario principal, uno de los espacios de mayor interés en los Japan Weekend y que, nuevamente y en determinados momentos del fin de semana, aglutinó a gran parte de los asistentes, siendo uno de los reclamos más llamativos del evento.

A pesar de las restricciones y de la dificultad de organizar un evento a la vieja usanza, la organización se esforzó por ofrecer al público entretenimiento y ocio de interés. Es por ello que, a pesar de la ausencia de invitados internacionales, el evento de la capital tuvo el placer de acoger charlas y encuentros con algunos invitados nacionales queridos y reconocidos por el público, como son Pablo D. Lagares (conocido por prestar su voz a Goku) o los Youtubers Hoxy Anime y El Quinto Emperador, entre otros/as. Además, en los últimos tiempos Japan Weekend se ha erigido como un evento cultural que no sólo acoge a todos los públicos, sino que se esfuerza por dar voz a determinados colectivos. A este respecto la organización siempre se ha mostrado muy volcada con los derechos, reivindicaciones y el modo de entender la vida del colectivo LGTBI+. En esta ocasión este colectivo estuvo representado por el grupo Drag Reign, quienes ofrecieron varios encuentros con los espectadores muy entretenidos y en los que las risas estuvieron aseguradas.

Japan Weekend

En definitiva, la última edición del Japan Weekend Madrid estuvo lejos de ser el evento que alguna vez pudimos disfrutar en la capital, pero supuso un punto de partida muy esperanzador para la recuperación y reactivación de este tipo de encuentros en la capital. Un evento que con los años se ha proclamado el mejor evento de la capital y que, tras el golpe asestado por el Covid-19, tiene un largo camino para volver a ser lo que era pero que ya ha puesto la primera piedra del camino para resurgir y (esperemos) mejorar en diversos aspectos que aún deben pulirse (como la venta de productos falsificados). Un Japan Weekend muy especial que nos permitió reencontrarnos con un tipo de ocio que echábamos de menos y que se ha demostrado que, si se establecen y respetan medidas de seguridad sanitaria adecuadas, son seguros y todo un reclamo para el público.

Japan Weekend