Editorial Kodai y Nishimoto Rou nos traen Twilight, una historia madura y muy cruda sobre un amor tóxico con un trasfondo sincero y puro. ¡Cuidado con los spoilers!

¡Muy buenas talonianos! Ha pasado un tiempo desde la última vez que nos leímos por esta sección que tanto me gusta. En estos meses hemos podido comprobar cómo los títulos de temática boys love se van abriendo un camino cada vez más amplio en nuestro panorama del manga, aunque aún seguimos a años luz de Japón, e incluso de vecinos como Francia, Alemania e Italia (por no hablar de Estados Unidos). Pero lo importante es que el ritmo en España tampoco para, lo que nos permite descubrir o poder hacernos con obras que siempre son bienvenidas a nuestras mangatecas. Y como os digo, la publicación en castellano de títulos BL no para, ¡y el trabajo se me acumula! Así que voy a ponerme las pilas empezando por reseñar algunas de las últimas novedades editoriales que se han unido a mi biblioteca manga (y a la de muchos otros). Hoy me adentro en Twilight, un título atrayente a la par que oscuro y ciertamente perturbador que me ha hecho meditar. Se trata del tercer tomo de temática BL que publica Editorial Kodai (recordemos que Our Dining Table lo reseñé hace tiempo y me gustó bastante, y Yamada y el Chico lo tengo como ‘reseña pendiente’ de este año y pienso hablaros de esta obra más adelante). Una obra que quedó en el 9º puesto en la categoría NEWCOMER de los BL AWARDS 2019. En cualquier caso, el tomo del que hoy hablamos es uno de esos títulos que o te encantan o no te gustan nada, pero que recomiendo a todo el mundo que lo lea para descubrir que en esta temática existe una variedad muy interesante de tramas, algunas de ellas con mucha calidad y argumentos más elaborados de lo que solemos ver.

Sinopsis

Yôhei Yukihara es un estudiante de instituto que ha tenido muy mala suerte en la vida. Abandonado por su madre cuando tenía seis años, su experiencia le dice que para caer bien a los demás debe guardarse sus sentimientos y emociones para sí mismo con tal de lograr encajar en la sociedad, aunque hasta el momento no lo ha conseguido. Un día, mientras se encuentra haciendo fotos con la vieja cámara de su difunto abuelo, Yôhei tiene un encontronazo con Ryô Takagi, el alumno más popular del instituto, guapo y con un futuro prometedor en el fútbol. Poco a poco los dos muchachos comienzan a acercarse, de manera que Ryô se convierte en el primer amigo de verdad que tiene Yôhei, lo que le hace ser mucho más sensible a todo cuanto siente cuando está en compañía del otro chico. Con el tiempo esa amistad se va transformando en algo más hasta que Ryô termina por confesarse al otro. Sin embargo, el rumor de su relación revoluciona el instituto y provoca un accidente que hace que la vida de ambos tome un camino que ninguno esperaba.

Es así como los dos comienzan una vida juntos que, en lugar de traerles felicidad, les atormenta y ata de una manera opresiva, oscura y tóxica, haciendo que casi olviden los sentimientos puros e inocentes que tenían el uno por el otro en su época estudiantil. Por ello, ambos deberán replantearse su situación actual y resolver por sí mismos qué pueden y están dispuestos a hacer con tal de que la otra persona sea feliz.

Twilight

Impresiones

La verdad es que cuando Editorial Kodai anunció esta licencia me llamó mucho la atención y pensé que tenía muy buena pinta. Además, la portada me atrajo considerablemente. Y la verdad es que su lectura no decepciona. La historia se aleja mucho de alguno de los títulos más desenfadados que vemos publicados por otras editoriales. No es tan alegre ni mucho menos tan “color de rosa” como otras obras, pero precisamente esa crudeza de la historia que se narra, los claroscuros emocionales de los personajes y toda la tristeza que acarrean sobre sus hombros es lo que le da ese toque único y especial a esta historia. ¿Qué es una historia que no es para todos los públicos? Puede ser, pero eso no implica que quien decida darle una oportunidad no la vaya a disfrutar y no vaya a descubrir una trama diferente, turbia pero como un mensaje final muy optimista y que aporta ese rayito de luz y esperanza que todos, incluso en nuestros momentos más difíciles, deberíamos ser capaces de ver.

Entrando de lleno en el análisis de este tomo único, repito que la trama es uno de los principales alicientes, ya que se narra una historia dura y muy madura para lo que estamos acostumbrados a ver editado en castellano. Podemos decir que el tomo se divide en dos partes: la primera, mucho más animada y luminosa, nos presenta a los protagonistas, cómo se conocen, cómo se van acercando, y cómo nace ese amor entre ambos. Esta parte se desarrolla de una manera bastante rápida, ya que los dos van algo lanzados, pero dada la breve extensión de la obra tampoco cabe espacio para detenerse más en la base de la historia; tras el accidente da comienzo la segunda parte, mucho más oscura, bien hilada con la parte anterior, en la que los personajes dejan ver su lado más egoísta, manipulador y abusivo con tal de retener a su lado lo único bueno que poseen (que es la otra persona). Así pues, no es una trama al uso, ya que la pareja se mantiene igual tanto al inicio como al final a pesar de las adversidades. Precisamente ese hecho es el que le da un toque tan sombrío a la historia. Los dos protagonistas empiezan con buen pie hasta que un accidente trunca su futuro y les hace experimentar un giro radical en sus personalidades, lo que les lleva a encadenarse físicamente el uno al otro, dejando de la lado los sentimientos iniciales que siguen teniendo en el fondo de sus corazones. Y a pesar de todo lo malo que ocurre en casi el 80% del tomo, en ese 20% restante (que viene siendo el principio y el final) queda hueco para los buenos consejos o moralejas. Y una de las mejores frases que ejemplifican esto es la siguiente: “las cosas buenas no son las de más valor sino aquellas que avanzan contigo y de las que puedes sacar lo mejor”, es decir, justo lo que les ocurre a ellos, que el uno es capaz de sacar lo mejor del otro, aunque sus propios miedos y malestar personal les impide verlo y, peor aún, hacerlo posible.

Twilight

En el caso de Twilight, hablar del apartado de personajes supone hacerlo de uno de los más farragosos y complejos de la obra. En primer lugar, tenemos a Yôhei Yukihara, un chaval que sabe bien lo que implica la soledad, el ser dado de lado por la sociedad, el no encajar en ninguna parte. Eso explica su aire retraído y solitario, su dolor y angustia, además de su manía arraigada de no decir abiertamente lo que piensa o lo que quiere con tal de no molestar o incomodar a los demás. Es un chico solitario al que un día se le abren los ojos, concretamente en el momento en que conoce a Ryô. Es él quien le enseña lo que es la amistad, lo que es disfrutar de la vida, tener sueños y esperanzas y quien le hace ver que puedes ser lo suficientemente importante para alguien como para querer tener una relación más seria y cercana con esa persona. Y también es él quien le enseña a no respetar la distancia social, jaja.

Por otro lado, está Ryô Takagi, un chaval que tiene todo lo que Yôhei podría desear. Un chico popular, con amigos y con un futuro prometedor que, de pronto, encuentra a alguien que le faltaba en su mundo y que se convierte en un pilar imprescindible de su vida. Y por culpa de un elemento ajeno a su relación los dos se ven envueltos en un accidente que cambia por completo sus vidas y les hace convertirse en personas que no son. Ambos se transforman en seres que, sin haber perdido su amor inicial por el otro, muestran una cara mucho más egoísta, tóxica y retorcida. Se trata de dos personas completamente dependientes el uno del otro pero que tras el accidente, y debido al dolor que acarrean de su pasado, sólo saben hacerse daño y que necesitan con urgencia sincerarse entre ellos y empezar desde cero. La cuestión es que ambos se culpan de la situación en la que se encuentra el otro, pero ninguno de ellos es realmente culpable de lo que sucedió. La culpa la tienen los demás, los rumores y la mala fe de otros. Aún así, y a pesar de todo, los dos se apoyan sin ser conscientes de ello. Yôhei se preocupa por el bienestar de Ryô, aunque con ello solo logre enfurecer aún más al chico, quien se siente inútil por aferrar a su lado al otro; y Ryô ha creado un lugar seguro y confortable para Yôhei, justo lo que necesitaba. Los dos se sienten egoístas por buscar sus propias tretas para mantenerse al lado de la otra persona sin saber que eso es lo que necesitan para ser felices y seguir adelante, aunque de una manera mucho más sana, sincera y de confianza y respeto de lo que lo hacen.

Twilight

En cuanto al dibujo, la verdad es que me gusta mucho el estilo de Nishimoto Rou. La autora tiene una habilidad muy buena con los trazos, alternando líneas finas con líneas de mayor grosor según lo requiera la historia. Además, le dedica especial atención a los fondos, algo que no se suele ver con frecuencia, ya que otras/os autoras/es del género optan por hacer fondos poco elaborados que sirven de una manera muy básica para ubicar a los personajes. Sin embargo, esta autora le dedica tiempo a realizar fondos más elaborados, con más detalles y que, desde luego, le dan un toque más completo a la obra. Especialmente me gusta algo que esta autora explota con mucha maestría y es la expresividad de los personajes. Dado el dolor y sufrimiento que ambos protagonistas cargan sobre sus hombros era de esperar que estos fuesen muy expresivos y reflejasen sus emociones a través del rostro. Y a este respecto la autora no falla. Más aún, me fascina la forma en que utiliza los ojos (que me encantan) para transmitir gran parte de las emociones de sus dueños, haciéndolos más luminosos, oscuros o difusos según lo requiere la situación. También cabe destacar el uso de la luz y de los claroscuros en toda la obra de una manera muy acertada y a veces incluso simbólica. Así pues, me quito el sombrero ante el arte de Nishimoto Rou y su genial estilo de dibujo. Ole, ole y ole.

Y ahora entro de lleno en una parte que me gusta mucho, como ya sabéis, y son las escenas hot. Si habéis leído Twilight ya lo habréis visto y si no ya os lo digo yo: este tomo tiene mucho sexo explícito, sin censura, y es tremendo (motivo por el cual el tomo se vende retractilado y con una pegatina de aviso). Siempre defiendo que cuando compras este tipo de obras ya sabes lo que vas buscando y no me parece bien que se censure el contenido, por ello aplaudo que en Twilight se muestre todo tal y como viene de origen, sin censura, de manera que esas escenas más subiditas de tono se puedan disfrutar sin problemas para que, además, aporten a la historia una parte esencial y bastante importante de la misma. Que digo que si fuese censurado tampoco cambiaría ese aporte, pero dado el tono opresivo de la obra queda mucho mejor que todo vaya a pelo y sin censura, ole por KODAI. Además, siguiendo la calidad del dibujo de Nishimoto Rou, estas escenas muestran mucha tensión y vivacidad gracias a la gama gestual de los personajes cuando se encuentran en la cama. Desde sus expresiones faciales a la tensión de sus cuerpos (brazos, manos, muslos, etc), todo el diseño de estas escenas transmite mucho más de lo que podría hacer cualquier bocadillo de diálogo.

Como tengo ya por costumbre, le voy a dedicar un parrafito muy corto a la edición en castellano. Editorial KODAI está realizando un muy buen trabajo con la publicación de sus títulos en castellano. Las obras que llegan de su mano lo hacen con un muy buen acabado tanto de continente como de contenido, con ediciones cuidadas y traducciones muy buenas. En el caso de Twilight hay momentos en que la traducción llega a ser poética y eso me encanta, hace que su lectura sea mucho más agradable. Además, este tomo incluye una postalita de regalo por el elevado coste del tomo. Que no es mucho, pero estos extras siempre se agradecen porque a los coleccionistas nos gusta tener merchandising exclusivo de todo lo que compramos, así que genial.

Twilight

En resumen, Twilight es un boys love muy diferente a lo que estamos acostumbrados los lectores en castellano de este género. Una obra muy cruda, con mucho dolor psicológico de sus personajes pero que da un halo de esperanza para los mismos al final de la obra. Una historia que hace pensar y que deja un buen sabor de boca con el inconfundible sello de la Editorial KODAI.


Lo mejor:

  • Los buenos mensajes que aporta la obra, como que no es necesario ser perfecto para ser lo que alguien necesita en su vida.
  • El espíritu de lucha de los dos personajes, especialmente de Ryô.
  • El estilo de dibujo de Nishimoto Rou.
  • Las escenas hot y la destreza con la que se describen visualmente.

Lo peor:

  • El precio un tanto elevado. Aunque el tomo es gordito y dicho incremento se debe a la decisión de retractilar el tomo por su contenido explícito, puede ser un factor que eche a alguien para atrás.
  • Que desde el inicio, desde que se conocen, ya se les trata casi de parejita cuando no lo son. A ese respecto hay poco desarrollo, ya que desde el inicio se da a entender que son pareja, algo que se sabe que va a pasar, pero no da tiempo para su desarrollo.
Twilight

Ficha Técnica:

Título:  Twilight
Título original: Twilight
Autor/a: Nishimoto Rou
Tipo: Yaoi
Género: Romance, drama, psicológico
Revista: Canna
Editorial japonesa: Printemps Shuppan
Editorial Española: KODAI
Año: 2018 / 2021
Número de tomos: 1