Planeta Cómic y Naoki Urasawa nos presentan Monster: Another Monster, una novela en la que el pasado y el presente se dan la mano debido a una nueva oleada de crímenes en Europa.

Monster es una obra que supuso un antes y un después no solo en la historia del manga, sino también en la trayectoria profesional de su autor, Naoki Urasawa. Una historia imprescindible, inmortal y precursora de una nueva manera de abordar el género del suspense psicológico a un nivel nunca antes visto. Una de esas obras que cualquier lector de cómic debe leer al menos una vez en la vida. Ahora, Planeta Cómic, editorial que tiene disponible en su catálogo la edición Kanzenban de Monster (publicada originalmente entre 2009 y 2010), nos da la oportunidad de seguir profundizando en el fascinante mundo creado por Urasawa a través de una novela que nos devuelve a esa Alemania aterrorizada por el “monstruo” Johan y que pone al lector frente a frente con algunos de los personajes más significativos de la obra original para tratar de desentrañar una nueva oleada de crímenes que han tenido lugar en Austria. Con una maestría narrativa sin igual y una base bien asentada, el lector comenzará un nuevo viaje que le llevará a saltos entre el presente y el pasado para tratar de establecer la conexión entre dos sucesos a priori distintos, pero con demasiados aspectos similares. Hoy nos adentramos en la novela Monster: Another Monster del maestro Naoki Urasawa.

“Manipular a una persona a voluntad, ¿acaso no es poseerla completamente? ¿Acaso no es convertirse en un dios?”

En 1998 Alemania y el mundo entero fueron testigos de una oleada de crímenes que azotó los cimientos de una sociedad que trataba de salir adelante en una de sus etapas más complejas de la historia reciente: la reunificación tras la caída del muro de Berlín. Una serie de asesinatos relacionados entre sí que comenzaron diez años atrás, concretamente la noche en la que el neurocirujano de origen japonés Kenzo Tenma salvó la vida a un niño llamado Johan, dando comienzo a una caza que cambiaría su vida y la de muchos otros ciudadanos para siempre.

Años después, el 14 de noviembre de 2000, Gustav Kottman se presenta en el Hospital de Santa Úrsula en Nonnburg, a las afueras de Salzburgo (Austria), donde asesina a sangre fría y con un hacha a tres trabajadores del centro antes de quitarse la vida. Tras investigar el caso como reportero freelance, Werner Weber establece una conexión entre el caso del “asesino del hacha” y otros crímenes ocurridos en los días anteriores a la matanza del hospital. La cuestión es, ¿dónde se había visto antes una serie de asesinatos y suicidios en cadena relacionados entre sí en Europa? La respuesta es clara: los cometidos por el “monstruo” de Alemania en 1998. Así, sus pesquisas para resolver el crimen de Nonnburg le llevarán a embarcarse en un viaje de investigación que le hará recorrer los principales escenarios de los crímenes promovidos por Johan y hablar con muchos de los implicados en el caso. ¿Acaso ha nacido un nuevo “monstruo” en el viejo continente?

Monster: Another Monster (Mohitotsu no Monster) es una novela escrita por Naoki Urasawa en base a los informes del periodista ficticio Werner Weber. La obra original fue publicada en 2002 por la editorial Shogakukan. Tras haber publicado Monster, la editorial Planeta Cómic anunció durante la edición digital de Manga Barcelona Limited Edition de 2020 que se había hecho con los derechos de publicación de esta novela. Tras unos meses de espera, ya tenemos entre manos este libro que aborda el caso de Johan desde un nuevo punto de vista y aportando nuevos datos de los personajes implicados en el caso.

Monster: Another Monster

Sobre los autores

Hablar de Naoki Urasawa es hacerlo de uno de los autores más importantes y de referencia del manga, considerado el maestro del suspense o del psicosuspense. Nacido en 1960 en Tokio y fan declarado de Osamu Tezuka (especialmente de su obra Phoenix), comenzó en el mundo del dibujo y la ilustración a los cuatro años. Su primer trabajo, Return, fue publicado en 1982. Tras pasar un tiempo como asistente, Urasawa hizo su debut como mangaka en 1983 con Beta! Y su primer gran trabajo consistió en realizar las ilustraciones de Pineapple Army (manga de Kazuya Kudo, 1986–1988).

Aunque cuenta con obras cómicas como Yawara! (1986-1993) y Dancing Policeman (1987), e incluso de género deportivo como Happy! (1993-1999) y Jigoro! (1994), su auténtico talento como autor reside en su capacidad para crear thriller de suspense psicológico. Entre sus obras destacan Master Keaton (junto a Hokusei Katsushika, 1988-1994), Monster (1994-2001), 20th Century Boys (1999-2006), Monster: Another Monster (2002), PLUTO (junto a Osamu Tezuka, 2003-2009), 21st Century Boys (2006-2007), Billy Bat (junto a Takashi Nagasaki, 2008-2016), Master Keaton Remaster (junto a Takashi Nagasaki, 2012-2014) y Mujirushi (2017-2018), entre otras. Incluso participó junto a otros autores en la obra Tensai-tachi no Kyouen (2012-2014)

Además, a lo largo de su trayectoria profesional ha sido reconocido con diversos galardones, siendo el primero de ellos el premio Shogakukan al Artista Manga Revelación de 1982. Entre estos también se encuentran tres Premio de Manga Shōgakukan (en 1990 con Yawara!, en 2001 con Monster y en 2003 con 20th Century Boys), dos Premio Cultural Tezuka Osamu (en 1999 por Monster y en 2005 por PLUTO), y un Premio Kodansha de Manga (en 2001 con 20th Century Boys). También ha participado como miembro del staff en la adaptación animada de algunas de sus obras, como Yawara!, PLUTO, Monster, Monster Extra: Hottan, Master Keaton y su OVA, entre otras.

Por otro lado se encuentra Takashi Nagasaki, editor, guionista, escritor y ex-editor de revistas de manga que coordinó la publicación de diversas obras creadas por Osamu Tezuka, Sanpei Shirato, Takao Saito, Kenshi Hirokane, George Akiyama y Rumiko Takahashi, entre otros. Durante su segundo año en Shogakukan conoció a Naoki Urasawa, de quien editó casi todos sus títulos. Es autor de algunos mangas de géneros tan dispares como el terror psicológico, el misterio y la aventura, entre los que se encuentran Shin Kijou no Kowloon (junto a Tomo Aoki, 2005-2009), Dias Police: Ihou Keisatsu (junto a Shinichi Sugimura, 2006-2009), Deka Girl (junto a Seimu Yoshizawa, 2008-2011), Billy Bat (junto a Naoki Urasawa, 2008-2016), Yuukoku no Rasputin (junto a Junji Ito y Masaru Satou, 2010-2012), Usagi Tantei Monogatari (junto a Seimu Yoshizaki, 2012), Master Keaton Remaster (junto a Naoki urasawa, 2012-2014), Yamaterasu Code (junto a Michitsune Nakajima, 2012-2014), Abracadabra: Ryouki Hanzai Tokusoushitsu (junto a Seimu Yoshizawa, 2014),  Eden Ui Wang (junto a Sang Cheol Lee, 2014) y ZIG (junto a Tetsuya Saruwatari, 2017), entre otras.

La verdad sobre el origen de todo: el Kinderheim 511

Entre 1949 y 1975 casi 800.000 niños que quedaron huérfanos a causa de la II Guerra Mundial fueron internados en orfanatos alemanes de postguerra, donde se les practicaron brutales agresiones de carácter físico, mental y sexual, así como negación de comida y otro tipo de extorsiones y sometimientos. A estos centros también fueron a parar los hijos de menores de edad y de madres solteras, así como jóvenes catalogados como “difíciles”. Esta red de orfanatos de postguerra era dependiente del estado, municipios, organizaciones privadas e Iglesias y tenían una forma de educar conocida en alemán como «pedagogía negra» que, en la mayoría de los casos, causó a los niños y niñas traumas que los han acompañado de por vida. De todos ellos, 500.000 pasaron por orfanatos de Alemania del Este, entre ellos unos 135.000 por instituciones especiales conocidas por sus métodos de «reeducación» especialmente crueles por medio de un adiestramiento de tipo militar y de una inserción coercitiva en el colectivo del sistema comunista.

Desde 2005, la Comisión de peticiones del Parlamento federal (Bundestag) escuchó las declaraciones de decenas de víctimas y en 2008 se formó una mesa redonda encargada de analizar dichos testimonios dirigida por la ex vicepresidenta del Bundestag Antje Vollmer. Aunque las primeras conclusiones exponían abiertamente los abusos y deshumanizaciones de los menores cometidos en los orfanatos, no fue hasta 2010 cuando se creó un fondo de 120 millones de euros con los que se pretendía indemnizar a las víctimas, las cuales lo consideraron insuficiente. Sin embargo, dichas ayudas sólo estaban dirigidas a aquellos presos de orfanatos de la República Federal de Alemania (RFA). No fue hasta 2012 cuando se decidió crear un fondo específicamente destinado para las víctimas de maltratos en los orfanatos de la desaparecida República Democrática Alemana (RDA). Dicho fondo se creó con un importe de 40 millones de euros que pasó a 364 millones tras la ampliación aprobada en 2015.

A pesar de que la existencia de estos orfanatos de reeducación es un hecho real e innegable, no hay constancia de ningún orfanato llamado Kinderheim 511, tal y como se indica en el manga. De la misma manera, a pesar de que se llevaron a cabo métodos de reeducación, no se tiene constancia de que se empleasen métodos tan extremos de la negación del individuo como se relatan en el manga. Este es un claro ejemplo de cómo Naoki Urasawa toma elementos reales que, combinados con una potente base histórica, unos personajes llenos de fuerza, personalidad y trasfondo, una narración magistral y un toque indispensable de ficción, consigue crear una historia fascinante llena de matices que llevan al lector por un camino entre lo real y lo irreal que condiciona su visión de la historia.

Monster: Another Monster

Edición de Monster: Another Monster por Planeta Cómic

Planeta Cómic ha sacado al mercado esta novela en formato rústica con solapas a un precio de 18,95 euros. Con un total de 410 páginas, la mayor parte de ella son en blanco y negro, aunque al final se incluye el cuento ilustrado El despertar del monstruo que está a color. Estas se dividen en un total de 31 capítulos y el suplemento especial final.

En cuanto a la estructura, lo cierto es que el libro tiene un esquema muy sencillo y fácil de seguir que facilita la lectura de manera más o menos lineal. Lo primero que el lector se encuentra nada más abrir el volumen es un Mensaje del autor, Naoki Urasawa, así como un Prefacio que introduce a la obra en sí. Tras el Índice, el lector se introduce en los asesinatos del Hospital de Santa Úrsula en Nonnburg a través de un Prólogo que establece las líneas de investigación de los crímenes de Austria para enlazarlos rápidamente con su símil alemán, los crímenes de Johan. Tras esta exposición de los hechos se abre el que es el primero de los dos grandes bloques de la historia. La Primera Parte (1986-1997) lleva al periodista Weber a seguir los pasos del caso del “monstruo” de Alemania, por lo que se traslada a este país para reconstruir sus pasos al tiempo que se recogen entrevistas con viejos conocidos y principales personajes relacionados con el caso, como son Eva Heinemann, Heinrich Lunge, Rudi Gillen, Julius Reichwein, Erna Tietze, Karl Schuwald y Lotte Frank. También se profundiza un poco más en la personalidad de Kenzo Tenma a través del testimonio de dos de sus antiguos compañeros en Japón, lo cual aporta algo más de información acerca de este excepcional protagonista.

Tras este se encuentra el bloque denominado Segunda Parte (1997-1998), en el que tanto el periodista como el lector se trasladan al otro gran escenario de Monster: República Checa. En este apartado se ubican sus encuentros con Jan Suk, Karel Ranke y Fritz Verdeman, además de espacios dedicados a la mansión de las rosas rojas, Anna, el cuaderno de Grimmer, Steiner el Magnífico, Klaus Poppe y Franz Bonaparta, entre otros. Tras el Capítulo final que cierra la historia de Weber, el lector se encuentra con una Nota del traductor en la que se explica el origen de esta novela y el cuento ilustrado El despertar del monstruo. Cabe destacar que toda la obra cuenta con documentación fotográfica e ilustraciones de los personajes durante sus entrevistas con Weber.

En cuanto a la traducción, esta es obra de Pau Pitarch (Daruma Serveis Lingüístics SL), quien ha mantenido la línea narrativa del manga original para que no haya diferencias significativas con este. Con un vocabulario sencillo que incluye palabras técnicas, la obra se presenta ante el lector con un lenguaje muy asequible y una narración fluida que facilita su lectura. No obstante, encontramos algunos fallos (repetición de palabras o desorden en una frase) que se pueden revisar de cara a futuras ediciones.

Monster: Another Monster

Valoración personal

Adentrarse en una obra de Naoki Urasawa supone una experiencia completa que debe disfrutarse con los cinco sentidos, ya que posee una capacidad artística y narrativa exquisitas que consiguen recrear en la mente del lector un paisaje único lleno de personajes, historias, crímenes y tramas entrelazadas en las que una vez te sumerges ya no puedes salir hasta averiguar el desenlace de todo. Monster representa a la perfección esa red de hilos que se van entrelazando de una manera tan elaborada, eficaz y resistente que atrapa al lector de manera sinigual, transmitiéndole ese suspense y ese terror que en algunos momentos llega a provocar la sombra de Johan y sus secuaces a lo largo de la historia. Por ello, volver a revivir parte de esa emoción de la obra original es algo difícil de describir con palabras, pero que la novela Monster: Another Monster consigue (con ciertas salvedades) gracias en gran medida al repaso que hace de la obra original. No obstante, esta novela no posee al 100% la garra de Monster. El dibujo de Urasawa tiene mucha fuerza narrativa y su ausencia se nota, pero aun así esta novela cuenta con apartados escalofriantes que trasladan al lector a las partes más oscuras y retorcidas de la mente humana, las partes más tensas del manga original, y eso aporta valor al relato.

He de decir que es más que recomendable haber leído el manga original antes de ponerse con la novela, ya que esta plantea dos problemas para el lector: el primero es que desde el inicio se desvela el final de Monster, revelando principalmente el destino de Johan. El segundo es que Weber hace un viaje por los principales escenarios en los que se desarrolla la acción del manga, por lo que requiere de un ejercicio de memoria para ubicar el escenario con la acción que allí transcurre. Bien es cierto que si no se tiene la historia original muy reciente este repaso ayuda a refrescar la memoria. Precisamente por repasar casi punto por punto lo sucedido en el manga original cabría pensar que es factible la opción de leer directamente la light novel, pero lo cierto es que el lector se estaría perdiendo muchos detalles narrativos y una esencia que sólo el dibujo del manga original es capaz de transmitir y hacer sentir al lector.

En cuanto a la narración de la novela, esta es muy directa. Desde el primer momento implica al lector en la historia al hablarle de frente, como si fuese un diario personal del periodista, pero con la idea de que lo lean “lectores” ajenos a él que quieran conocer esta historia de cerca. De hecho, hay momentos en los que la narración llega a ser algo perturbadora e inquietante. La obra en sí misma, gracias al saber hacer de Urasawa, tiene una capacidad asombrosa para recrear escenarios y testimonios singulares que ayudan a ampliar ese universo adictivo que supone Monster y del que el lector siempre quiere saber más.

En cuanto a la edición de Planeta Cómic, lo cierto es que no se le puede poner ningún “pero”, salvo algún que otro fallo que se puede solventar con una revisión del texto. De hecho, la lectura es bastante fácil, fluida y agradable que permite digerir la obra del tirón o por partes según el tiempo libre del que dispongamos para dedicarle. Una oportunidad única de emprender un nuevo viaje por Europa (y Japón) muy especial en el que autor y lector van de la mano en un intento por esclarecer aún más qué pasa por la mente de esos a los que la sociedad denomina “monstruos”.

Monster: Another Monster