El perro más puñetero de los videojuegos regresa al Retroanuncio. ¿Listos para emular a Elmer Fudd? La temporada de patos está abierta.

Las últimas entregas de El Retroanuncio han estado protagonizadas por el desquiciante pique que se traían Nintendo y Sega entre manos, pero hoy queremos ir aún más atrás en el tiempo. Más concretamente a la época en la que NES acababa de irrumpir en los hogares japoneses bajo el nombre de Famicom. Y bien, ¿recordáis los juegos de disparos que salieron para la primera sobremesa de Nintendo? Haced memoria los que tengáis más edad, pero seguro que si decimos «perro puñetero y risitas» y «videojuegos» os acordaréis directamente del desgraciado can que aparecía en Duck Hunt, uno de los títulos más míticos de la consola. Este juego de caza venía acompañado de otros sucedáneos: Wild Gunman, ambientado en el oeste, y Hogan’s Alley, en el que debíamos disparar a los criminales y tener cuidado con los civiles. Y lo mejor de la versión japonesa es que, al contrario que la cutre pistola que recibimos en Occidente, allí ellos contaban con un revólver que ni el de Harry el Sucio!