Yo, como fan de trastos inútiles, me he sentido atraído por el DualShock 4 de Slime que ha presentado Hori para PlayStation 4. ¡Sí, sí, va en serio! Yo no jugaría ni muerto con un mando así a nada, pero que me aspen si no me gustaría tenerlo en mi vitrina, manosearlo y acariciarlo cual película porno en manos de un prepuber.

Según Siliconera, fuente de la noticia, el mando está pensado para ser disfrutado por los más peques y mide 135mm x 68mm x 30mm y su cable mide tres metros de largo. ¿Su precio? Pues unos 24 euretes, algo que no está mal para lo que es.

¿Talonianos, haréis cola para comprarlo el 19 de octubre? Si es así, espero que mandéis alguna cosilla desde Japón, ya que tiene pinta de que esto aquí no va a llegar.